Tat­tán Va­len­cia: La su­per­es­tre­lla de la TV angelina

Con más de 15 años de tra­yec­to­ria, se des­ta­ca por su ex­tro­ver­ti­da per­so­na­li­dad y for­ma de ves­tir, y du­ran­te mu­cho tiem­po se de­di­có a ser el do­ble del Pu­ma Ro­drí­guez.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - NUESTRA GENTE -

Ál­va­ro Her­nán Va­len­cia Arria­ga­da, de 54 años, más co­no­ci­do co­mo “Tat­tán”, es un co­mu­ni­ca­dor in­na­to, re­la­cio­na­dor pú­bli­co de pro­fe­sión, con más de trein­ta y cin­co años de tra­yec­to­ria, con una ac­ti­vi­dad la­bo­ral que va des­de la lo­cu­ción, animación y el can­to.

Es­te mul­ti­fa­cé­ti­co co­mu­ni­ca­dor - oriun­do de la ciu­dad de Con­cep­ción y ha­ce más de 15 años ra­di­ca­do en Los Án­ge­les-, se des­ta­ca por su ex­tro­ver­ti­da per­so­na­li­dad y for­ma de ves­tir, lo que lla­ma la aten­ción de mu­chos an­ge­li­nos.

Pa­ra co­no­cer más a fon­do su tra­yec­to­ria, Ál­va­ro Va­len­cia con­ver­só con La Tri­bu­na y con­tó su his­to­ria y anéc­do- tas en es­tos más de 35 años de tra­ba­jo.

Us­ted tie­ne un es­ti­lo de ves­tir ca­rac­te­rís­ti­co. ¿ Hay al­go o al­guien que ha­ya in­flui­do en es­to?

Bueno, yo es­tu­ve muy vin­cu­la­do con mi abue­lo, y to­mé mu­chas co­sas de él, co­mo la co­lle­ra, que siem­pre la uso, ade­más de an­dar siem­pre con un to­que de ele­gan­cia, for­mal, pe­ro tam­bién in­for­mal, pe­ro no al lo­te.

Me que­dé pe­ga­do en los 80, con la se­rie Da­llas y tam­bién hay al­go de John Tra­vol­ta, si te fi­jas en esa épo­ca era un es­ti­lo va­que­ro ame­ri­cano, jeans muy ajus­ta­dos, bo­tas va­que­ras o de hua­so, y pa­ra arri­ba for­mal.

A mí me gus­ta mar­car la di­fe­ren­cia, pe­ro tam­po­co ser ‘cha­ba­cano’, esa es la idea, siem­pre man­te­nien­do un es­ti­lo, y con res­pe­to.

¿ Cuá­les han si­do las ac­ti­vi­da­des en las que se ha desem­pe­ña­do du­ran­te su tra­yec­to­ria?

Mu­cho tiem­po imi­té al Pu­ma Ro­drí­guez, he es­ta­do en pro­gra­mas de te­le­vi­sión im­por­tan­tes, ra­dio y de­di­ca­do al can­to. Esa tra­yec­to­ria la lle­vo prác­ti­ca­men­te de to­da una vi­da.

¿ Có­mo es la cer­ca­nía con la gen­te?

La gen­te me de­tie­ne en la ca­lle, me sa­lu­dan, pi­den au­tó­gra­fos, nos sa­ca­mos fo­tos, quie­ren co­no­cer del per­so­na­je, co­noz­co a mu­cha gen­te, y el he­cho que te ubi­quen en el es­ce­na­rio o en la ca­lle es sú­per lin­do.

Yo soy muy cer­cano con la gen­te, me gus­ta el feed­back, y co­mo otras per­so­nas, no ten­go pro­ble­ma de con­ver­sar con ellos, sa­car­me fo­tos, re­ga­lar­les ka­rao­kes.

Ten­go des­de ad­mi­ra­do­ras has­ta gen­te que me odia. Cuan­do uno es­tá en el me­dio del es­pec­tácu­lo tie­ne gen­te que te odia y te ama.

Un gran hom­bre, Buddy Ri­chard, me di­jo ha­ce mu­chos años atrás en un even­to, “nun­ca te preo­cu­pes de lo que di­gan de ti, preocú­pa­te de que ha­blen de ti, y el día en que no ha­blen de ti en el me­dio que no­so­tros nos desen­vol­ve­mos, ahí preocú­pa­te”.

Agra­dez­co las mues­tras de ca­ri­ño, por­que yo me de­bo a ellos, por­que si soy lo que soy es en gran me­di­da a ellos. En de­fi­ni­ti­va, no­so­tros vi­vi­mos de la gen­te, y qué gra­ti­fi­can­te es que la gen­te te re­co­noz­ca y te sa­lu­de y te dé el es­pa­cio. Acá pa­sa que la gen­te les tie­ne ca­ri­ño a los per­so­na­jes.

¿ Cuá­les han si­do sus ma­yo­res re­cuer­dos o sa­tis­fac­cio­nes du­ran­te es­tos 35 años?

He te­ni­do co­sas muy lin­das, re­cuer­do ha­ber es­ta­do can­tan­do en San­tia­go, cuan­do lle­gó Ger­va­sio, yo es­ta­ba can­tan­do y ob­via­men­te se di­sol­vió to­do, se subió al es­ce­na­rio, me pi­de el mi­cró­fono y le ha­bla al pú­bli­co di­cién­do­les que yo soy un can­tan­te igual a él, me­re­cién­do­me el mis­mo res­pe­to que el pú­bli­co te­nía ha­cia él, yo se­guí can­tan­do y des­pués ter­mi­na­mos can­tan­do jun­tos “Una pa­la y un som­bre­ro”, que tam­bién era par­te de mi re­per­to­rio y fue al­go bo­ni­to.

Tam­bién, pa­ra el te­rre­mo­to yo es­ta­ba en una ra­dio en Na­ci­mien­to, mu­chos ha­bi­tan­tes que­da­ron sin na­da, en­ton­ces hi­ce un me­ga­even­to so­li­da­rio, y fi­nal­men­te lo­gra­mos ayu­dar a mu­cha gen­te dam­ni­fi­ca­da. Yo ha­go mu­chos even­tos so­li­da­rios.

Yo tra­je a Don Fran­cis­co a Los Án­ge­les, pa­ra una Te­le­tón, esa fue la úni­ca vez que pa­só por acá. Co­mo eso, son mi­les de re­cuer­do her­mo­sos que ten­go.

¿Có­mo se de­fi­ni­ría us­ted?

Nor­mal­men­te la gen­te te eti­que­ta con ca­rac­te­rís­ti­cas que no son, sin co­no­cer a las per­so­nas, pe­ro si uno se da el tiem­po de co­no­cer bien a las per­so­nas cam­bia la per­cep­ción.

Soy una per­so­na muy so­la, abo­ca­do a mis hi­jos y nie­tos y me re­fu­gio en la mú­si­ca, el mun­do nues­tro es muy es­pe­cial, por­que te ven con mu­cha gen­te, mu­je­res, per­so­nas im­por­tan­tes, don­de uno va te abren las puer­tas.

Pe­ro aquí hay un te­ma im­por­tan­te que es tu en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal, ese ca­ri­ño de la gen­te que des­pués te vea en la ca­lle, no soy un des­co­no­ci­do en mi pro­pia ciu­dad, y eso tie­ne un va­lor sú­per im­por­tan­te, me res­pe­to yo y res­pe­to al res­to. Uno tie­ne que te­ner cre­di­bi­li­dad por lo que ha­ce.

¿Qué lo lle­vó a de­di­car­se a es­to?

Hay un mo­men­to en que los pa­dres te pre­gun­tan so­bre lo que quie­res ser cuan­do gran­de o lo que vas a ser en la vi­da, y yo des­de muy pe­que­ño des­cu­brí al­go muy im­por­tan­te, ha­cer lo que me gus­ta, lo que amo, pe­ro fe­liz, y ser un hom­bre fe­liz de al­ma y co­ra­zón, por lo que ha­go.

Ten­go fa­mi­lia­res, ami­gos que tra­ba­jan y ga­nan mu­cho más que yo, pe­ro no son fe­li­ces.

¿Tie­ne al­gún sig­ni­fi­ca­do su apo­do Tat­tán?

Cuan­do era chi­co que­ría ser ac­tor o pi­lo­to, por mi for­ma de ser di­fe­ren­te, mi abue­lo -mi ta­ta- me en­gan­chó, can­tá­ba­mos jun­tos y siem­pre me de­cía écha­le pa­ra ade­lan­te, y en­ton­ces cuan­do él mue­re me pon­go co­mo ho­me­na­je a él: “tat­tán”, que vie­ne de ta­ta.

Y hoy en día Tat­tán su­pera a Ál­va­ro, hoy la gen­te me co­no­ce co­mo el Tat­tán de la te­le, el que can­ta y mu­chos me di­cen el ‘ Pu­ma Ro­drí­guez’ por mi es­ti­lo.

¿ En que se en­cuen­tra ac­tual­men­te?

En es­tos mo­men­tos es­toy en ra­dio, mis shows y es­pec­tácu­los y en la te­le­vi­sión, que es lo que amo, ser co­mu­ni­ca­dor so­cial. Y esas tres áreas yo las desa­rro­llo tam­bién en el can­to, pe­ro los fi­nes de se­ma­na ha­go even­tos, re­per­to­rio co­mo can­tan­te co­mer­cial, son aque­llos te­mas que tú co­no­ces por uno u otro mo­ti­vo, el co­ro, la em­pe­za­da.

Cuan­do asu­mo un desafío, ob­je­ti­vo o pro­yec­to de vi­da, es con to­do, lo ten­go que sa­car ade­lan­te co­mo sea, den­tro de las he­rra­mien­tas y los be­ne­fi­cios que me da a la vi­da.

TAT­TÁN, RE­CI­BE SU APO­DO en ho­me­na­je a su abue­lo, por lo que pa­só a ser su nom­bre ar­tís­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.