“Tips” de fe­li­ci­dad

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ja­vier Bronf­man Es­cue­la de Go­bierno Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez

El gran des­con­ten­to ciu­da­dano con el sis­te­ma de pen­sio­nes ha lo­gra­do ins­ta­lar en la agen­da pú­bli­ca la ne­ce­si­dad de cam­bios ur­gen­tes en es­ta ma­te­ria. Las reunio­nes del co­mi­té po­lí­ti­co en La Mo­ne­da han abor­da­do el te­ma y el Eje­cu­ti­vo ha plan­tea­do una se­rie de me­di­das pa­ra re­for­mar el sis­te­ma. Den­tro de las prin­ci­pa­les pro­pues­tas des­ta­can la crea­ción de una AFP es­ta­tal y el au­men­to de las co­ti­za­cio­nes en un 5% a car­go del em­plea­dor.

An­tes de una even­tual re­for­ma es im­por­tan­te de­fi­nir de ma­ne­ra con­cre­ta el pro­ble­ma a re­sol­ver. En el ca­so de nues­tro sis­te­ma de pen­sio­nes, el pro­ble­ma ra­di­ca en el ba­jo ni­vel de las pen­sio­nes. Lue­go, es im­por­tan­te ana­li­zar los mé­ri­tos de las pro­pues­tas a la luz del ob­je­ti­vo de­fi­ni­do -au­men­tar el mon­to de las pen­sio­nes-. Pa­ra lo­grar es­te pro­pó­si­to en un sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual co­mo el nues­tro exis­ten dos al­ter­na­ti­vas (no ex­clu­yen­tes): apor­tar más a las cuen­tas in­di­vi­dua­les y/o me­jo­rar las ren­ta­bi­li­da­des de los fon­dos.

La crea­ción de una AFP es­ta­tal au­men­ta la ofer­ta de em­pre­sas pro­vee­do­ras de ser­vi­cios de ad­mi­nis­tra­ción de fon­dos, lo que en teo­ría im­pri­me com­pe­ten­cia al sis­te­ma. Sin em­bar­go, me­no­res co­mi­sio­nes no ne­ce­sa­ria­men­te se tra­du­cen en me­jo­res pen­sio­nes fu­tu­ras, más bien in­cre­men­tan el suel­do lí­qui­do de los tra­ba­ja­do­res que co­ti­zan -un be­ne­fi­cio desea­ble, pe­ro ale­ja­do del ob­je­ti­vo de me­jo­rar las pen­sio­nes-. Es por es­to que no que­da cla­ro có­mo una AFP es­ta­tal se ha­ce car­go del desafío de au­men­tar las pen­sio­nes. ¿Có­mo pre­ten­de es­ta nue­va em­pre­sa es­ta­tal me­jo­rar las pen­sio­nes de sus afi­lia­dos?

Adi­cio­nal­men­te se­ría im­por­tan­te en­ten­der có­mo en­tra una AFP es­ta­tal a “com­pe­tir” en es­te sis­te­ma. ¿Pos­tu­la­rá a la li­ci­ta­ción de nue­vos co­ti­zan­tes? De ser así, ¿có­mo nos ase­gu­ra­mos que la com­pe­ten­cia se­rá leal?

Si la re­for­ma in­clu­ye ade­más un au­men­to en los apor­tes, es­to efec­ti­va­men­te se tra­du­ci­ría en me­jo­res pen­sio­nes. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te pen­sar se­ria­men­te en los efec­tos que es­to pue­de te­ner en el mer­ca­do la­bo­ral. El au­men­to de las co­ti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les im­pues­to a los em­plea­do­res po­dría ge­ne­rar dis­tor­sio­nes al mer­ca­do la­bo­ral, me­no­res sa­la­rios pa­ra nue­vos tra­ba­ja­do­res e in­cen­ti­var la in­for­ma­li­dad y el tra­ba­jo in­de­pen­dien­te. Es­tos in­cen­ti­vos po­drían ge­ne­rar más la­gu­nas de co­ti­za­ción y por en­de dis­mi­nuir las pen­sio­nes.

Por otro la­do, la pro­pues­ta que con­tem­pla la de­vo­lu­ción de las co­mi­sio­nes an­te ren­ta­bi­li­da­des ne­ga­ti­vas po­dría ge­ne­rar una fuer­te aver­sión al ries­go por par­te de las ad­mi­nis­tra­do­ras; a me­nor ries­go me­nor ren­ta­bi­li­dad, lo que en el lar­go pla­zo po­dría im­pac­tar ne­ga­ti­va­men­te en las pen­sio­nes.

An­tes de em­bar­car­se en otra re­for­ma, es im­por­tan­te de­fi­nir un ob­je­ti­vo cla­ro y eva­luar las di­fe­ren­tes op­cio­nes a la luz de es­tos ob­je­ti­vos. Una AFP es­ta­tal po­dría no ser la so­lu­ción, sin em­bar­go, pen­sar en nue­vas fór­mu­las y po­lí­ti­cas com­ple­men­ta­rias po­dría ser el ca­mino pa­ra lo­grar­lo.

El au­men­to de las co­ti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les im­pues­to a los em­plea­do­res po­dría ge­ne­rar dis­tor­sio­nes al mer­ca­do la­bo­ral, me­no­res sa­la­rios pa­ra nue­vos tra­ba­ja­do­res e in­cen­ti­var la in­for­ma­li­dad y el tra­ba­jo in­de­pen­dien­te. Es­tos in­cen­ti­vos po­drían ge­ne­rar más la­gu­nas de co­ti­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.