La edu­ca­ción y la cri­sis éti­ca

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ale­jan­dro Me­ge Val­de­be­ni­to

A la edu­ca­ción se le asig­nan dos fun­cio­nes bá­si­cas: la trans­mi­sión de la cul­tu­ra a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y la for­ma­ción éti­ca del co­no­ci­mien­to, que de­be ser trans­ver­sal a to­das las ac­ti­vi­da­des que for­man par­te de la edu­ca­ción for­mal. La éti­ca, co­mo cien­cia que es­tu­dia la con­duc­ta hu­ma­na es el fun­da­men­to teó­ri­co de los ac­tos mo­ra­les y tie­ne que ver con los va­lo­res que ca­da so­cie­dad es­pe­ra del com­por­ta­mien­to de quie­nes la cons­ti­tu­yen y, si bien las ac­cio­nes mo­ra­les son una exi­gen­cia pa­ra to­dos, lo son, es­pe­cial­men­te pa­ra quie­nes, en los dis­tin­tos ám­bi­tos de la vi­da hu­ma­na, cum­plen fun­cio­nes de res­pon­sa­bi­li­dad y li­de­raz­go en la orien­ta­ción y con­duc­ción de la so­cie­dad.

Que la éti­ca en nues­tra so­cie­dad se en­cuen­tra en cri­sis es una reali­dad in­des­men­ti­ble, y co­mo la edu­ca­ción y la éti­ca se in­fluen­cian mu­tua­men­te, la cri­sis de la éti­ca, lo es, tam­bién, de la edu­ca­ción, lo que se re­fle­ja en una sen­sa­ción de in­de­fen­sión, ines­ta­bi­li­dad y des­con­fian­za que, dí­ga­se lo que se di­ga pa­ra jus­ti­fi­car­la, se en­cuen­tra pre­sen­te en las ac­ti­vi­da­des so­cia­les del día a día, que mues­tran por­fia­da­men­te he­chos que vul­ne­ran la éti­ca pri­va­da y pú­bli­ca y ha­ce per­der la cre­di­bi­li­dad en los re­fe­ren­tes obli­ga­dos en que se mi­ra ca­da ciu­da­dano pa­ra juz­gar sus pro­pias ac­cio­nes y jus­ti­fi­car la in­mo­ra­li­dad con que al­gu­nos ac­túan y que, se quie­ra o no, po­nen en te­la de jui­cio la ca­li­dad y la efi­cien­cia de la edu­ca­ción pa­ra ins­ta­lar y for­ta­le­cer en ca­da per­so­na los va­lo­res éti­cos que la so­cie­dad le ha en­co­men­da­do co­mo la más im­por­tan­te de su ta­rea for­ma­ti­va. Más aún, cuan­do la éti­ca se con­si­de­ra un fac­tor de su­per­vi­ven­cia hu­ma­na y la ba­se de una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca que, sin ella, se desmorona.

En una so­cie­dad sin mo­ral, cun­de el des­alien­to y la in­se­gu­ri­dad, co­mo lo di­je­ra En­ri­que Mac-iver, en su dis­cur­so de in­cor­po­ra­ción al Ate­neo de Chi­le, en agos­to de 1900: “Voy a ha­bla­ros so­bre al­gu­nos as­pec­tos de la cri­sis mo­ral que atra­ve­sa­mos; pues yo creo que ella exis­te y en ma­yor gra­do y con ca­rac­te­res más per­ni­cio­sos pa­ra el pro­gre­so de Chi­le que la du­ra y pro­lon­ga­da cri­sis eco­nó­mi­ca que to­dos pal­pan”. Y, cuan­do se pre­gun­ta so­bre lo que más a con­tri­bui­do a co­lo­car al país en el es­ta­do que se en­cuen­tra, re­fle­xio­na: “Me re­fie­ro ¿por qué no de­cir­lo bien al­to? A nues­tra fal­ta de mo­ra­li­dad pú­bli­ca que otros po­drían lla­mar in­mo­ra­li­dad pú­bli­ca”.

A ca­si 116 años de ese me­mo­ra­ble dis­cur­so, el Pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, Hu­go Dol­mestch Urra –pro­fe­sor nor­ma­lis­ta, pri­me­ro- une el rol de la jus­ti­cia y la edu­ca­ción con la éti­ca de la vi­da hu­ma­na ya que la ac­ción de am­bas pier­den sen­ti­do si no con­tri­bu­yen a la for­ma­ción mo­ral de las per­so­nas y, pa­ra evi­tar­lo, di­ce, la edu­ca­ción “re­quie­re de una for­ma­ción va­ló­ri­ca con­tun­den­te”.

¿Ten­dre­mos que es­pe­rar otro si­glo pa­ra edi­fi­car la edu­ca­ción éti­ca que la so­cie­dad re­quie­re?

Que la éti­ca en nues­tra so­cie­dad se en­cuen­tra en cri­sis es una reali­dad in­des­men­ti­ble, y co­mo la edu­ca­ción y la éti­ca se in­fluen­cian mu­tua­men­te, la cri­sis de la éti­ca, lo es, tam­bién, de la edu­ca­ción, lo que se re­fle­ja en una sen­sa­ción de in­de­fen­sión, ines­ta­bi­li­dad y des­con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.