Las re­des so­cia­les y las reac­cio­nes emo­cio­na­les

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Es de­ber de to­dos con­tri­buir a la paz so­cial pa­ra que el res­pe­to en­tre las per­so­nas, em­pre­sas, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, las ideo­lo­gías po­lí­ti­cas, re­li­gio­sas, de co­lec­ti­vi­da­des, aso­cia­cio­nes gre­mia­les, sin­di­ca­les, mo­vi­mien­tos cul­tu­ra­les, en­tre otras; en­ti­da­des pú­bli­cas y pri­va­das, no des­tru­ya el bie­nes­tar de la co­mu­ni­dad. To­dos de­ben ca­mi­nar des­de su ve­re­da, bus­can­do ser un apor­te al bien co­mún. #Yo­pien­soen+

Pa­ra na­die re­sul­ta ex­tra­ño sa­ber que la pre­sen­cia de las re­des so­cia­les en la úl­ti­ma dé­ca­da, cam­bió pa­ra siem­pre la for­ma en que nos co­mu­ni­ca­mos. Ac­tual­men­te, prác­ti­ca­men­te to­das las per­so­nas tie­nen al me­nos al­gu­na cuen­ta en Fa­ce­book, Twit­ter, Ins­ta­gram, Snap­chat, What­sapp u otra.

Co­mo ele­men­to pa­ra la li­bre ex­pre­sión se han trans­for­ma­do sin lu­gar a du­das en es­pa­cios de in­ter­ac­ción sin pre­ce­den­tes, ya que han si­do ges­to­ras de gran­des revoluciones a ni­vel lo­cal, na­cio­nal e in­clu­so mun­dial. Re­cor­de­mos lo que le ocu­rrió al pre­si­den­te Sebastián Pi­ñe­ra en agos­to de 2010, cuan­do se apro­bó la ter­mo­eléc­tri­ca en Pun­ta de Cho­ros, que él mis­mo ha­bía anun­cia­do du­ran­te su cam­pa­ña que no se ha­ría.

Ese he­cho po­de­mos de­cir que mar­ca en Chi­le un an­tes y un des­pués en ma­te­ria de uso de las re­des so­cia­les pa­ra las ma­ni­fes­ta­cio­nes. In­me­dia­ta­men­te se ges­tó una mo­vi­li­za­ción y en dis­tin­tos pun­tos de Chi­le, la co­mu­ni­dad le sa­lió a exi­gir que cum­pla con su pa­la­bra, lo que ter­mi­nó en un lla­ma­do de la má­xi­ma au­to­ri­dad del país a la com­pa­ñía pa­ra ter­mi­nar con el pro­yec­to.

Hoy las AFPS, los es­tu­dian­tes que exi­gen más opor­tu­ni­da­des y ca­li­dad en la edu­ca­ción, los am­bien­ta­lis­tas y tan­tos otros, tie­nen co­mo pla­ta­for­ma prin­ci­pal pa­ra ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos en las re­des so­cia­les.

El pro­ble­ma es­tá, por su­pues­to, en los as­pec­tos ne­ga­ti­vos que tie­nen las co­mu­ni­da­des on li­ne y que es­tán li­ga­das ex­clu­si­va­men­te al uso que les da la co­mu­ni­dad.

Cy­ber­bull­ying, aco­so, vio­len­cia y mal­tra­to, ven­ta de sus­tan­cias ilí­ci­tas, abu­so de me­no­res son par­te de los ac­tos de­lic­tua­les que su­ce­den dia­ria­men­te ba­jo las re­des so­cia­les.

Sin em­bar­go, quie­nes no son del mun­do del cri­men, es de­cir, gen­te ho­nes­ta, tam­po­co es­tá exen­ta de mal uti­li­zar las re­des so­cia­les.

Los co­men­ta­rios des­ca­li­fi­ca­do­res, las ame­na­zas, las bur­las, las men­ti­ras o las in­ju­rias y ca­lum­nias ba­sa­das en las emo­cio­nes que ge­ne­ra el co­men­ta­rio de un ter­ce­ro, una no­ti­cia de un por­tal in­for­ma­ti­vo, el plan­tea­mien­to de un lí­der de opi­nión u otra, de­mues­tran que el po­der que se en­tre­ga a la ciu­da­da­nía no es­tá sien­do bien uti­li­za­do.

Por es­ta ra­zón, la Aso­cia­ción Na­cio­nal de la Pren­sa, que in­te­gra Dia­rio La Tri­bu­na jun­to a 49 dia­rios y 43 re­vis­tas de to­do el país, que pro­mue­ven la li­ber­tad de pren­sa y de ex­pre­sión, han lan­za­do una cam­pa­ña que bus­ca crear con­cien­cia e in­vi­ta a “ha­blar en po­si­ti­vo”, con el fin de de­jar la ne­ga­ti­vi­dad, el odio in­ne­ce­sa­rio y los ata­ques ofen­si­vos sin fun­da­men­to.

Es de­ber de to­dos con­tri­buir a la paz so­cial pa­ra que el res­pe­to en­tre las per­so­nas, em­pre­sas, me­dios de co­mu­ni­ca­ción,las ideo­lo­gías po­lí­ti­cas, re­li­gio­sas, de co­lec­ti­vi­da­des, aso­cia­cio­nes gre­mia­les, sin­di­ca­les, mo­vi­mien­tos cul­tu­ra­les, en­tre otras; en­ti­da­des pú­bli­cas y pri­va­das, no des­tru­ya el bie­nes­tar de la co­mu­ni­dad. To­dos de­ben ca­mi­nar des­de su ve­re­da, bus­can­do ser un apor­te al bien co­mún. #Yo­pien­soen+

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.