Co­noz­ca có­mo pue­de vol­ver al an­ti­guo sis­te­ma de pen­sio­nes

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

El año 1981 ins­ta­la­ron en Chi­le el ac­tual sis­te­ma de aho­rro, que con­sis­te en que to­dos los me­ses los tra­ba­ja­do­res des­ti­nan más del 10% de sus in­gre­sos a una cuen­ta in­di­vi­dual de ca­pi­ta­li­za­ción, pa­gan­do una ele­va­da co­mi­sión a las AFP pa­ra que ad­mi­nis­tren esos re­cur­sos.

To­dos los nue­vos con­tra­tos la­bo­ra­les de­bie­ron aco­ger­se a es­te nue­vo es­que­ma por obli­ga­ción, pe­ro a los tra­ba­ja­do­res que te­nían con­tra­tos vi­gen­tes, se les ins­tó a cam­biar­se uti­li­zan­do las más di­ver­sas as­tu­cias.

Pe­ro aque­llos tra­ba­ja­do­res que ya im­po­nían en las ca­jas po­dían se­guir en esa mo­da­li­dad y ju­bi­lar ahí. Se de­ter­mi­nó en­ton­ces la im­po­si­bi­li­dad del re­gre­so de los tra­ba­ja­do­res a las ca­jas de pre­vi­sión.

Uno de los ar­gu­men­tos era que al tér­mino de la vi­da la­bo­ral, los pen­sio­na­dos ob­ten­drían en pro­me­dio en­tre el 75% y un 85% del equi­va­len­te a la re­mu­ne­ra­ción que re­ci­bían en su vi­da ac­ti­va. Pe­ro fue una ley del año 1988 -que se en­cuen­tra vi­gen­te- la que es­ta­ble­ció que al­gu­nas per­so­nas que al­can­za­ron a co­ti­zar en el an­ti­guo ré­gi­men aún pue­den cam­biar­se.

PRE­VI­SIÓN AN­TI­GUA VER­SUS LA AC­TUAL

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre am­bos sis­te­mas es la for­ma de fi­nan­ciar las pen­sio­nes de los ju­bi­la­dos del país.

En el an­ti­guo sis­te­ma, las pen­sio­nes se cos­tea­ban con apor­tes rea­li­za­dos por tra­ba­ja­do­res ac­ti­vos y el Es­ta­do, es­tos iban a un fon­do co­mún don­de se fi­nan­cia­ban las pres­ta­cio­nes. Ade­más, exis­tían co­ti­za­cio­nes in­de­fi­ni­das y be­ne­fi­cios de­fi­ni­dos, los que de­ter­mi­na­ba la ca­ja de pre­vi­sión a la que per­te­ne­cía el beneficiario.

Por otra par­te, en el ac­tual Sis­te­ma de Ca­pi­ta­li­za­ción In­di­vi­dual, el afi­lia­do de­po­si­ta sus co­ti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les en una cuen­ta per­so­nal, don­de las ca­pi­ta­li­zan e invierten en el mer­ca­do, con el ob­je­ti­vo de ren­ta­bi­li­zar­las. Al mo­men­to de ju­bi­lar­se, es­te ca­pi­tal se re­gre­sa al afi­lia­do o a sus be­ne­fi­cia­rios so­bre­vi­vien­tes.

EL CAM­BIO

Co­mo se men­cio­na­ba an­te­rior­men­te, exis­te la po­si­bi­li­dad de que un afi­lia­do a una Ad­mi­nis­tra­do­ra de Fon­dos de Pen­sio­nes -AFP- se cam­bie al an­ti­guo sis­te­ma, pe­ro só­lo lo pue­den ha­cer al­gu­nas per­so­nas que cum­plen con de­ter­mi­na­dos re­qui­si­tos le­ga­les.

RE­QUI­SI­TOS

Pue­den so­li­ci­tar la des­afi­lia­ción de su AFP y vol­ver al sis­te­ma an­ti­guo só­lo al­gu­nos tra­ba­ja­do­res. Hay un pri­mer ca­so, en el que de­ben cum­plir dos con­di­cio­nes, te­ner im­po­si­cio­nes en el an­ti­guo sis­te­mas y no te­ner de­re­cho al bono de re­co­no­ci­mien­to.

En el se­gun­do ca­so, se da cuan­do una per­so­na tie­ne de­re­cho al bono de re­co­no­ci­mien­to, pe­ro tam­bién tie­ne al me­nos una im­po­si­ción pa­ga­da en el an­ti­guo sis­te­ma des­pués del 1 de ju­lio de 1979 y has­ta an­tes de cam­biar­se a una AFP. De­be ade­más te­ner a lo me­nos 60 co­ti­za­cio­nes an­te­rio­res a ju­lio de 1979.

En es­tos re­qui­si­tos, ca­be re­cor­dar que el bono de re­co­no­ci­mien­to es en­tre­ga­do por el Es­ta­do a los tra­ba­ja­do­res, y se cal­cu­ló du­ran­te el pe­rio­do de no­viem­bre de 1975 a oc­tu­bre de 1980.

Ade­más, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que quie­nes ya se pen­sio­na­ron no tie­nen la po­si­bi­li­dad de cam­biar­se al sis­te­ma an­ti­guo.

EL TRÁ­MI­TE PA­SO A PA­SO

Lo pri­me­ro que de­be ha­cer es ave­ri­guar si cum­ple con los re­qui­si­tos, y pa­ra eso se pue­de acer­car al Ins­ti­tu­to de Pre­vi­sión So­cial -IPS-, ex INP. Ahí la per­so­na pue­de pe­dir un cer­ti­fi­ca­do de los me­ses que tra­ba­jó en el sis­te­ma an­te­rior.

Una vez que ha­ya so­li­ci­ta­do su cer­ti­fi­ca­do re­vi­se o pre­gun­te si apa­re­ce en la al­ter­na­ti­va de cálcu­lo 9, que es la que per­mi­te vol­ver al an­ti­guo sis­te­ma. Ade­más, de­be cer­cio­rar­se que su bono de re­co­no­ci­mien­to se en­cuen­tre emi­ti­do, de lo con­tra­rio so­li­cí­te­lo.

Al ser par­te de la al­ter­na­ti­va de cálcu­lo 9, ya tie­ne la fa­cul­tad de des­afi­liar­se de su AFP. Pa­ra es­to ne­ce­si­ta te­ner su cé­du­la de iden­ti­dad, cer­ti­fi­ca­do de an­te­ce­den­tes y una car­ta del ac­tual em­plea­dor es­pe­ci­fi­can­do las fun­cio­nes que us­ted rea­li­za en su tra­ba­jo.

Una vez apro­ba­da la des­afi­lia­ción, la AFP tie­ne 60 días pa­ra tras­pa­sar su di­ne­ro al an­ti­guo sis­te­ma.

Ca­be re­cor­dar que al vol­ver al an­ti­guo sis­te­ma se ge­ne­ra una deu­da con el Es­ta­do por­que la co­ti­za­ción en el ac­tual sis­te­ma de AFP es cer­ca­na al 10% de su suel­do men­sual. En el sis­te­ma an­te­rior bor­dea­ba el 20%. Por lo que es re­co­men­da­ble com­pro­bar si en su ca­so es con­ve­nien­te vol­ver al an­ti­guo sis­te­ma.

CUAN­DO SE CREÓ el sis­te­ma de las AFP, to­dos los im­po­nen­tes que co­men­za­ban a tra­ba­jar de­bían co­ti­zar en el nue­vo sis­te­ma y que­da­ron im­po­si­bi­li­ta­dos de in­gre­sar a las ca­jas pre­vi­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.