Las en­cues­tas, pri­ma­rias de hoy

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

La an­ti­gua en­cues­ta, co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo el “buen ol­fa­to”, pa­só de­fi­ni­ti­va­men­te a la his­to­ria. Hoy, ca­da se­ma­na, las au­to­ri­da­des y el pue­blo se en­fren­tan y con re­sul­ta­dos que na­die se opo­ne. Quién sa­be si más ade­lan­te ya no sea ne­ce­sa­rio te­ner al Ser­vel y los mi­les de mi­llo­nes que se gas­tan en una elec­ción. Se con­tra­ta a tres en­cues­tas, (siem­pre se­rá bueno con­tar con más de una opi­nión…), y pun­to. ¿Se­rá una lo­cu­ra?

Es­ta úl­ti­ma me­di­ción, el Orácu­lo del CEP, di­jo una su­ma de ver­da­des que nos im­pre­sio­na­ron a to­dos. Ba­jos por­cen­ta­jes de apo­yo, elec­ción pre­si­den­cial muy ver­de aun, coa­li­cio­nes po­lí­ti­cas des­trui­das, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, asus­ta­do por­que lo quie­ren mar­gi­nar de to­dos la­dos, la “re­tro­ex­ca­va­do­ra” ab­so­lu­ta­men­te des­pres­ti­gia­da, la opo­si­ción in­ca­paz de re­sol­ver los desa­cier­tos ofi­cia­lis­tas, en fin, es­to y mu­cho más. Na­va­rro, anun­ció que de­ja­ría la Nue­va Ma­yo­ría (que a es­tas al­tu­ras de­bía ser la Nue­va Mi­no­ría), los dipu­tados es­tu­dian­ti­les, des­lea­les con la Nue­va Ma­yo­ría que los ins­ta­ló en el Con­gre­so, in­de­pen­dien­tes, aho­ra or­ga­ni­zan­do ace­le­ra­da­men­te nue­vos par­ti­dos, fun­dan nue­vos “re­fe­ren­tes”, co­mo si aún que­da­ra al­gu­na doc­tri­na po­lí­ti­ca sin re­pre­sen­ta­ción. Es­tá des­or­de­na­da la co­sa. Chi­le, ca­mi­na ace­le­ra­da­men­te a la tí­pi­ca re­pú­bli­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na, su­per­fi­cial, (al­guien con ra­zón se­ña­la que el te­ner me­nos apo­yo que Ma­du­ro por par­te de Ba­che­let, es la fo­to­gra­fía de tal he­cho), sin me­tas co­no­ci­das y re­ple­to de lí­de­res me­siá­ni­cos. Ca­da vez que hoy ha­bla un di­ri­gen­te po­lí­ti­co, es por­que sien­te que en sus la­bios es­tá Dios.

Pe­ro, lo an­te­rior no es to­do. Si la en­cues­ta CEP es ver­da­de­ra, no po­de­mos en­ten­der las de­cla­ra­cio­nes de la Pre­si­den­ta y del mi­nis­tro del In­te­rior, quie­nes a co­ro, re­afir­ma­ban que “… de­be­re­mos cum­plir con las me­tas del pro­gra­ma del Go­bierno”. ¿Aca­so no lle­gan a en­ten­der aun­que el re­cha­zo de la ciu­da­da­nía, aho­ra ya com­pro­ba­do por la CEP, se re­fie­re pre­ci­sa­men­te a lo obra­do por nues­tra Pre­si­den­ta? ¿Hay al­guien en Chi­le, que aun sos­ten­ga eli­mi­nar la Edu­ca­ción Par­ti­cu­lar Sub­ven­cio­na­da? ¿Es que no se dan cuen­ta que tal me­di­da fue el de­to­nan­te del desas­tre po­lí­ti­co de la Nue­va Ma­yo­ría que se em­pe­ñó en al­go que en Chi­le, no ha­bía apo­yo? ¿ Es que pa­ra el Go­bierno no tu­vo im­por­tan­cia al­gu­na que los ma­tri­cu­la­dos li­bre­men­te en tal edu­ca­ción su­pe­ra­ban con cre­ces el mi­llón de es­tu­dian­tes? ¿Eli­mi­nar­los? Qué error enor­me, pe­ro se anun­cia que per­sis­ti­rán.

En nues­tra Re­gión, se es­ti­man, la­bo­ran unos 120.000 tra­ba­ja­do­res sin con­tra­to al­guno pe­ro, ca­da uno de ellos, re­ple­tos de sub­si­dios. Lue­go, en las mar­chas, lo ha­cen en con­tra de las AFP. Los sub­si­dios no im­po­nen en la pre­vi­sión. Sin em­bar­go, el Es­ta­do si­gue dán­do­lo in­clu­so en los días de pleno em­pleo. Lue­go vie­ne la en­cues­ta y los mis­mos que sub­si­dian, mar­can ne­ga­ti­va­men­te al go­bierno, por­que… van a re­ci­bir pen­sio­nes muy ba­jas. De lo­co, to­do es de lo­co.

Chi­le, ca­mi­na ace­le­ra­da­men­te a la tí­pi­ca re­pú­bli­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na, su­per­fi­cial, sin me­ta co­no­ci­da y re­ple­to de lí­de­res me­siá­ni­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.