Ven­de­do­res ile­ga­les y la mano dé­bil de la au­to­ri­dad

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Ba­jo el pris­ma de las po­cas opor­tu­ni­da­des, la es­ca­sez la­bo­ral, la reinserción y tan­tas otras ex­cu­sas, no es co­rrec­to co­men­zar a per­mi­tir los ne­go­cios ilí­ci­tos en nin­gún lu­gar de la ciu­dad. Hay que res­pe­tar las le­yes y el co­rrec­to ac­tuar de quie­nes la cum­plen.

En épo­ca elec­to­ral pa­re­cie­ra no­tar­se más la mano blan­da de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les pa­ra no pe­lear­se con na­die. Los vo­tos man­dan y los enemi­gos pue­den es­par­cir la mo­les­tia con el al­cal­de de turno ge­ne­ran­do un ver­da­de­ro pro­ble­ma. Son tiem­pos de mi­rar al cie­lo e inau­gu­rar to­do lo que se pos­ter­gó pa­ra es­tas fe­chas. Sin em­bar­go, hay un cla­mor que no só­lo es de las gran­des aso­cia­cio­nes gre­mia­les co­mo la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, sino que de los pro­pios co­mer­cian­tes que tie­nen sus pues­tos es­ta­ble­ci­dos en ca­lle o lo­ca­les fí­si­cos y que cum­plen con to­da la re­gla­men­ta­ción sa­ni­ta­ria, le­gal y tri­bu­ta­ria pa­ra po­der desem­pe­ñar­se en des­me­dro de un ru­bro que vic­ti­mi­zán­do­se per­ju­di­ca a los de­más. Es im­po­pu­lar ha­blar de es­te te­ma, pe­ro cla­ra­men­te no pa­gar per­mi­sos ni im­pues­tos es in­jus­to, tan­to pa­ra las py­mes que lo ha­cen co­mo pa­ra los pro­pios com­pra­do­res.

Jun­to con ello, es reite­ra­do ver el en­ga­ño que se pro­du­ce, por ejem­plo, con al­gu­nos ven­de­do­res ile­ga­les de la Ve­ga Te­cha­da de Los Án­ge­les, que con pe­sas arre­gla­das, es­ta­fan a sus clien­tes, de­ján­do­los sin po­der re­cla­mar­le a na­die. El pro­ble­ma es­tá, en que el des­ca­ro de tra­ba­jar, in­clu­so a po­cos me­tros de Ca­ra­bi­ne­ros sin te­mor al­guno, ge­ne­ra que tan­to co­mer­cian­tes am­bu­lan­tes au­to­ri­za­dos co­mo los pro­pios lo­ca­ta­rios, se vean em­pa­ña­dos en su co­rrec­to ac­tuar por cul­pa de es­tos apro­ve­cha­do­res.

El mu­ni­ci­pio de Los Án­ge­les no de­be pen­sar que es im­po­pu­lar ha­cer cum­plir la nor­ma­ti­va. El co­mer­cio es­ta­ble­ci­do prin­ci­pal­men­te es tra­ba­ja­do por sus pro­pios due­ños, pe­que­ños em­pre­sa­rios que sa­can de di­cho lu­gar el sus­ten­to pa­ra sus ho­ga­res con mu­cho es­fuer­zo y no se me­re­cen el de­tri­men­to y la ma­la fa­ma que le ge­ne­ran los ile­ga­les.

En la ciu­dad de Con­cep­ción, el al­cal­de Ál­va­ro Or­tiz, sin te­mor a la im­po­pu­la­ri­dad y en pleno pro­ce­so elec­to­ral, to­mó la de­ci­sión de com­ba­tir con du­re­za el co­mer­cio am­bu­lan­te y no ha clau­di­ca­do en ello. A lar­go pla­zo, es­to ge­ne­ra­rá un efec­to po­si­ti­vo.

Ba­jo el pris­ma de las po­cas opor­tu­ni­da­des, la es­ca­sez la­bo­ral, la reinserción y tan­tas otras ex­cu­sas, no es co­rrec­to co­men­zar a per­mi­tir los ne­go­cios ilí­ci­tos en nin­gún lu­gar de la ciu­dad. Hay que res­pe­tar las le­yes y el co­rrec­to ac­tuar de quie­nes la cum­plen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.