Le­gí­ti­ma de­fen­sa: ¿cuán­do y có­mo po­der apli­car­la?

La ley se­ña­la que, en el ca­so de ve­lar por la se­gu­ri­dad de uno mis­mo, de­ben exis­tir tres exi­gen­cias y unas va­ria­cio­nes cuan­do in­vo­lu­cre a pa­rien­tes y ex­tra­ños.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLICIAL -

Son va­rios los ca­sos en que víc­ti­mas se han trans­for­ma­do en vic­ti­ma­rios tras agre­dir a an­ti­so­cia­les, lue­go de que in­ten­ta­ran arre­ba­tar­les al­go que con tan­to sa­cri­fi­cio lo­gra­ron ad­qui­rir con el tiem­po, ar­gu­men­tan­do le­gí­ti­ma de­fen­sa.

Sin em­bar­go, ¿ cuán­do y có­mo po­der apli­car es­te con­cep­to res­pe­tan­do las le­yes en torno al te­ma?

La le­gí­ti­ma de­fen­sa es­tá es­ta­ble­ci­da en la le­gis­la­ción chi­le­na co­mo una jus­ti­fi­ca­ción an­te la co­mi­sión de un ilí­ci­to; “es­to quie­re de­cir que, en el even­to en que una per­so­na co­me­ta un de­li­to pe­ro que es­tá am­pa­ra­da por es­ta le­gí­ti­ma de­fen­sa esa per­so­na no es san­cio­na­da por ese de­li­to”, ex­pli­có el juez y vo­ce­ro del Tri­bu­nal de Jui­cio Oral en lo Pe­nal de Los Án­ge­les, Juan Pa­blo La­gos.

Ello, agre­gó, por­que la le­gis­la­ción en­tien­de que esa per­so­na obró de­fen­dién­do­se de una agre­sión que tie­ne que ser ile­gí­ti­ma.

Pa­ra que exis­ta le­gí­ti­ma de­fen­sa, la ley se­ña­la que de­ben exis­tir tres re­qui­si­tos bá­si­cos en el ca­so de ve­lar por la se­gu­ri­dad de uno mis­mo y unas va­ria­cio­nes cuan­do in­vo­lu­cre a pa­rien­tes y ex­tra­ños.

En el ca­so de la le­gí­ti­ma de­fen­sa pro­pia, La­gos ex­pli­có que la le­gis­la­ción se­ña­la que de­ben con­cu­rrir tres re­qui­si­tos fun­da­men­ta­les.

Pri­me­ro, la agre­sión ile­gí­ti­ma. Es­to quie­re de­cir que una per­so­na tie­ne que ser agre­di­da por otra de ma­ne­ra ile­gí­ti­ma. En el ca­so de que sea de­te­ni­da por efec­ti­vos po­li­cia­les, no pue­de re­pe­ler esa agre­sión por­que es le­gí­ti­ma.

Asi­mis­mo, de­be exis­tir una fal­ta de pro­vo­ca­ción de la per­so­na que se de­fien­de y una ne­ce­si­dad ra­cio­nal del me­dio (o mé­to­do) que se em­plea pa­ra im­pe­dir o re­pe­ler es­ta agre­sión ile­gí­ti­ma.

La­gos ex­pli­có que lo que una per­so­na ha­ce al ejer­cer es­te de­re­cho es de­fen­der­se de una agre­sión que tie­ne que ser real (que de­be exis­tir), ac­tual (que tie­ne que es­tar ocu­rrien­do) o que apa­rez­ca co­mo in­mi­nen­te.

“Es de­cir, yo apre­cio de que es inevi­ta­ble de que es­ta per­so­na que se vie­ne en­ci­ma mío con un pa­lo –por ejem­plo- me vie­ne a agre­dir. En­ton­ces, en esas cir­cuns­tan­cias yo pue­do agre­dir­la tam­bién; es de­cir, le­sio­nar un bien ju­rí­di­co co­mo en es­te ejem­plo pue­de ser la vi­da o la in­te­gri­dad fí­si­ca o psí­qui­ca de es­ta per­so­na”, ex­pre­só La­gos.

Asi­mis­mo, ex­pli­có que cuan­do es­tos prin­ci­pios no se cum­plen, even­tual­men­te po­dría con­cu­rrir una cir­cuns­tan­cia ate­nuan­te; es de­cir, “la con­duc­ta de es­ta per­so­na pue­de ser ate­nua­da pe­nal­men­te y se san­cio­na con me­nos pe­na”.

Pa­ra ello, eso sí, siem­pre tie­ne que exis­tir el re­qui­si­to de la agre­sión ile­gí­ti­ma; és­ta es una exi­gen­cia que no pue­de fal­tar y de­be ser ac­tual o in­mi­nen­te.

A mo­do de ejem­plo, la víc­ti­ma su­frió una agre­sión por par­te de un an­ti­so­cial pe­ro és­ta ya ter­mi­nó; sin em­bar­go, si és­ta gol­pea a su con­trin­can­te, el re­qui­si­to fun­da­men­tal de la agre­sión ile­gí­ti­ma no se con­fi­gu­ra­ría por­que la agre­sión ya no es ac­tual ni tam­po­co in­mi­nen­te sino que es pa­sa­da.

En ese con­tex­to, “el de­re­cho que ten­go pa­ra de­fen­der­me ya no exis­te por­que no ten­go na­da de qué de­fen­der­me pues­to que es­ta agre­sión ya pa­só”, ex­pli­có el vo­ce­ro del tri­bu­nal.

LE­GÍ­TI­MA DE­FEN­SA DE PA­RIEN­TES Y DE EX­TRA­ÑOS

La le­gis­la­ción chi­le­na tam­bién plan­tea la exis­ten­cia de es­te de­re­cho pa­ra de­fen­der – even­tual­men­te- a otra per­so­na (cón­yu­ge, con­vi­vien­te, pa­dre, hi­jos, her­ma­nos, etc.), con­tem­plan­do los mis­mos re­qui­si­tos: agre­sión ile­gí­ti­ma y pro­por­cio­na­li­dad del me­dio que se em­plea.

En es­te ca­so, no exi­ge que la víc­ti­ma ha­ya ofen­di­do a su agre­sor, pe­ro sí re­quie­re que quien de­fien­da a la víc­ti­ma no ha­ya par­ti­ci­pa­do en es­ta ofen­sa ni que tam­po­co obre con un ím­pe­tu de ven­gan­za.

Por ejem­plo, “voy a de­fen­der a mi hi­jo de una agre­sión que él es­tá su­frien­do. El le­gis­la­dor me exi­ge que ha­ya una agre­sión le­gí­ti­ma; es de­cir, que él sea efec­ti­va­men­te agre­di­do, de que yo obre con pro­por­cio­na­li­dad en la de­fen­sa (si lo es­tán agre­dien­do a gol­pes, no po­dría ir y dis­pa­rar­le con un ar­ma de fue­go) pe­ro no exi­ge de que en es­te ca­so ha­ya si­do mi hi­jo el que ha­ya pro­vo­ca­do la agre­sión, pe­ro sí exi­ge que yo no lo ha­ya pro­vo­ca­do co­mo de­fen­sor o que yo no obre por un áni­mo de ven­gan­za”, ex­pli­có La­gos. Lo mis­mo ocu­rre con la le­gí­ti­ma de­fen­sa de ex­tra­ños.

Por úl­ti­mo, la le­gí­ti­ma de­fen­sa pri­vi­le­gia­da que es aque­lla que el le­gis­la­dor pre­su­me que yo obro en le­gí­ti­ma de­fen­sa cuan­do re­pe­lo cier­tos de­li­tos que se es­tán co­me­tien­do, ta­les co­mo el ro­bo en lu­gar ha­bi­ta­do, se­cues­tros, vio­la­ción, vio­la­ción im­pro­pia, abu­so se­xual, ro­bos ca­li­fi­ca­dos y los ro­bos con in­ti­mi­da­ción.

En esos ca­sos, “si yo re­pe­lo la agre­sión que se es­tá pro­du­cien­do, el le­gis­la­dor en­tien­de de que –en ese con­tex­to- es­toy obran­do en le­gí­ti­ma de­fen­sa pri­vi­le­gia­da”, de­ta­lló el juez.

DE­TEN­CIO­NES CIU­DA­DA­NAS

En el ca­so de las de­ten­cio­nes ciu­da­da­nas, hay que en­fo­car­las den­tro de lo que es­ta­ble­ce la ley.

En es­te sen­ti­do, el ar­tícu­lo 129 del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal es­ta­ble­ce que cual­quier per­so­na pue­de de­te­ner a otra que sea sor­pren­da en la co­mi­sión de un de­li­to pe­ro tie­ne que ha­cer­lo só­lo a efec­to de po­ner­lo a dis­po­si­ción de Ca­ra­bi­ne­ros.

Ello, “no ha­bi­li­ta pa­ra to­mar ven­gan­za, agre­dir­lo o cau­sar­le al­gún mal con el de­re­cho de in­ju­riar­lo o de­nos­tar­lo pú­bli­ca­men­te”, ex­pli­có La­gos.

En el ca­so de que una per­so­na vea a otra co­me­tien­do un lan­za­zo o hur­to, és­ta pue­de de­te­ner­la por­que es­tá pre­sen­cian­do un de­li­to fla­gran­te pe­ro so­la­men­te pa­ra po­ner­lo a dis­po­si­ción de Ca­ra­bi­ne­ros.

Aho­ra, “si yo de­ten­go a al­guien y lo re­duz­co pe­ro lue­go lo agre­do, na­tu­ral­men­te ya es­to sien­do res­pon­sa­ble de un de­li­to de le­sio­nes o, even­tual­men­te, del de­li­to que yo oca­sio­ne en esa de­ten­ción”, ex­pli­có el vo­ce­ro del tri­bu­nal an­ge­lino.

“Yo apre­cio de que es inevi­ta­ble de que es­ta per­so­na que se vie­ne en­ci­ma mío con un pa­lo - por ejem­plo- me vie­ne a agre­dir. En­ton­ces, en esas cir­cuns­tan­cias yo pue­do agre­dir­la tam­bién; es de­cir, le­sio­nar un bien ju­rí­di­co co­mo en es­te ejem­plo pue­de ser la vi­da o la in­te­gri­dad fí­si­ca o psí­qui­ca de es­ta per­so­na”.

LA LE­GIS­LA­CIÓN EN­TIEN­DE que si una per­so­na ocu­pó la le­gí­ti­ma de­fen­sa es por­que obró de­fen­dién­do­se de una agre­sión que tie­ne que ser ile­gí­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.