Con es­tos sen­ci­llos ejer­ci­cios po­drás ga­nar fle­xi­bi­li­dad mus­cu­lar

Pue­de que te ha­ga fal­ta me­jo­rar, y pa­ra eso de­bes se­guir es­tos consejos, que te per­mi­ti­rán ga­nar elas­ti­ci­dad de for­ma se­gu­ra, pa­ra ti y tus múscu­los.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

¿Te le­van­tas can­sa­do, con do­lo­res mus­cu­la­res? ¿Sien­tes tu cuer­po rí­gi­do du­ran­te el día? Pue­de que te ha­ga fal­ta un po­co de elas­ti­ci­dad pa­ra que tu cuer­po se man­ten­ga más re­la­ja­do y tus múscu­los y ar­ti­cu­la­cio­nes pue­dan mo­ver­se con ma­yor li­ber­tad. Pa­ra ello, te pre­sen­ta­mos al­gu­nos ejer­ci­cios de elas­ti­ci­dad, pa­ra que em­pie­ces a prac­ti­car.

PRE­PÁ­RA­TE

Pa­ra tra­ba­jar la fle­xi­bi­li­dad y evi­tar las con­trac­tu­ras mus­cu­la­res, lo pri­me­ro que tie­nes que ha­cer es co­men­zar con una ru­ti­na de ca­len­ta­mien­to, de unos 5 mi­nu­tos, don­de tro­tes un po­co, sal­tes con bra­zos y pier­nas abier­tas, o te mue­vas pa­ra en­trar en ca­lor. Lue­go po­drás ir prac­ti­can­do ejer­ci­cios co­mo los que ve­re­mos a con­ti­nua­ción:

ESTÍRATE HA­CIA ATRÁS

Na­da me­jor que re­la­jar la es­pal­da y sen­tir­la li­bre de ten­sio­nes, lo que pue­des lo­grar ha­cien­do ejer­ci­cios de elas­ti­ci­dad. Pa­ra ello, pá­ra­te con los pies se­pa­ra­dos al an­cho de tus hom­bros, le­van­ta tus bra­zos so­bre tu ca­be­za, jun­ta las ma­nos y lle­va tu cuer­po ha­cia atrás. Así, si­guien­do los mo­vi­mien­tos na­tu­ra­les de tu cuer­po po­drás re­la­jar múscu­los y ar­ti­cu­la­cio­nes.

DO­BLA TU CUER­PO HA­CIA ADE­LAN­TE

Mien­tras con­tro­las tu res­pi­ra­ción, in­ha­lan­do sua­ve­men­te, lle­va tu cuer­po ha­cia ade­lan­te, ha­cien­do to­car los de­dos de tus ma­nos con el sue­lo. Así re­la­ja­rás la es­pal­da y sen­ti­rás có­mo tus pier­nas van tra­ba­jan­do su elas­ti­ci­dad. Man­ten­te en es­ta po­si­ción por 4 se­gun­dos (des­pués ve au­men­tan­do el tiem­po), ex­ha­la y le­ván­ta­te, pa­ra se­guir rea­li­zan­do el ejer­ci­cio 10 ve­ces.

ES­TI­RA­MIEN­TO LA­TE­RAL

Pá­ra­te con los pies li­ge­ra­men­te se­pa­ra­dos y le­van­ta tu bra­zo de­re­cho, in­cli­nan­do tu cuer­po ha­cia la iz­quier­da. Em­pu­ja tu ca­de­ra ha­cia la de­re­cha pa­ra au­men­tar la in­ten­si­dad del ejer­ci­cio. Con­tro­la tu res­pi­ra­ción y ex­ha­la mien­tras vuel­ves a la po­si­ción de ini­cio. Haz­lo dos ve­ces ha­cia el mis­mo la­do y lue­go cam­bia de la­do. Rea­li­za 10 re­pe­ti­cio­nes pa­ra em­pe­zar.

ZAN­CA­DA

Es­te ejer­ci­cio te ayu­da­rá a lo­grar ma­yor fle­xi­bi­li­dad con tus pier­nas. Haz co­mo si fue­ras a dar un gran pa­so con una pier­na y lle­va el pe­so de tu cuer­po en esa pier­na, dos ve­ces. Lue­go cam­bia de pier­na y rea­li­za una se­rie de 10 re­pe­ti­cio­nes.

Con es­tos ejer­ci­cios po­drás me­jo­rar tu elas­ti­ci­dad y sen­tir­te mu­cho me­jor fí­si­ca­men­te.

OTROS DA­TOS

Al igual que la fuer­za o la ve­lo­ci­dad, la fle­xi­bi­li­dad es una de las cua­li­da­des fí­si­cas más im­por­tan­tes del de­por­tis­ta. Rea­li­za­da an­tes, du­ran­te y des­pués de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, es un pi­lar fun­da­men­tal en la pre­ven­ción de le­sio­nes mus­cu­la­res. Aun­que los es­ti­ra­mien­tos es­tá­ti­cos tra­di­cio­na­les son igual de efi­ca­ces, exis­ten otros mé­to­dos de en­tre­na­mien­to de la fle­xi­bi­li­dad. Aní­ma­te a pro­bar­los y verás co­mo au­men­ta­rás la efi­ca­cia de tus en­tre­na­mien­tos. La fle­xi­bi­li­dad, o mar­gen de me­jo­ra de l ran­go de mo­vi­mien­to ar­ti­cu­lar, for­ma par­te de to­da mo­da­li­dad de­por­ti­va y se in­clu­ye en cual­quier ac­ti­vi­dad fí­si­ca que re­quie­ra mo­vi­mien­to. Tra­di­cio­nal­men­te se ha pen­sa­do que la fle­xi­bi­li­dad so­la­men­te pue­de ob­te­ner­se a tra­vés de es­ti­ra­mien­tos an­tes y des­pués de la prác­ti­ca de­por­ti­va. Po­co a po­co es­ta idea fue des­apa­re­cien­do y sur­gie­ron nue­vas for­mas de prac­ti­car de­por­te no ae­ró­bi­co ba­sa­dos en la fle­xi­bi­li­dad y en la res­pi­ra­ción, co­mo por ejem­plo el pi­la­tes. A con­ti­nua­ción ha­re­mos hin­ca­pié en aque­llos as­pec­tos más im­por­tan­tes de es­ta cua­li­dad fí­si­ca así co­mo al­gu­nos mé­to­dos pa­ra ga­nar fle­xi­bi­li­dad sin ne­ce­si­dad de es­ti­rar.

POR QUÉ la Fle­xi­bi­li­dad

Au­men­to con­si­de­ra­ble del re­co­rri­do de las ar­ti­cu­la­cio­nes. De­ter­mi­na­dos ges­tos de­por­ti­vos re­quie­ren de una am­pli­tud de mo­vi­mien­to es­pe­cí­fi­ca, por lo que la fle­xi­bi­li­dad nos ayu­da­rá a me­jo­rar la téc­ni­ca en nues­tro de­por­te.

Re­tra­so del des­gas­te ar­ti­cu­lar. Una bue­na fle­xi­bi­li­dad ayu­da­rá a re­tra­sar la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des óseas mus­cu­la­res que irán apa­re­cien­do con la edad en las per­so­nas que no tra­ba­jen es­te as­pec­to.

Pre­ven­ción de le­sio­nes. Qui­zá es el fac­tor po­si­ti­vo más im­por­tan­te de la cua­li­dad fí­si­ca. La elon­ga­ción de los múscu­los au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te, lo que nos lle­va­rá a so­por­tar ma­yo­res car­gas de en­tre­na­mien­to y a man­te­ner la in­ten­si­dad el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio sin su­frir le­sio­nes en nues­tro cuer­po.

Re­la­ja­ción. Una bue­na se­sión de es­ti­ra­mien­tos, ade­más de las ga­nan­cias de fle­xi­bi­li­dad, nos apor­ta­rá bie­nes­tar emo­cio­nal y tran­qui­li­dad. Es la ma­ne­ra per­fec­ta de aca­bar un en­tre­na­mien­to in­ten­so o una du­ra com­pe­ti­ción.

De pre­sen­tar mo­les­tias Fí­si­cas, te re­co­men­da­mos pa­ra el en­tre­na­mien­to con­sul­tar con tu mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.