IN­TER­VEN­CIÓN A LA UNI­VER­SI­DAD AN­DRÉS BELLO

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Gon­za­lo Se­rrano

Se­ñor Di­rec­tor: A raíz de las crí­ti­cas que han sur­gi­do con­tra la Uni­ver­si­dad An­drés Bello, qui­sie­ra ex­po­ner mi ex­pe­rien­cia en es­ta ca­sa de es­tu­dios don­de me desem­pe­ñé ocho años.

Lue­go de tra­ba­jar en una uni­ver­si­dad pú­bli­ca, in­gre­sé en 2008 a la UNAB co­mo pro­fe­sor a jor­na­da com­ple­ta. Des­de el ini­cio me fi­nan­cia­ron los cua­tro años de es­tu­dio de doc­to­ra­do en otra uni­ver­si­dad, me ad­ju­di­qué dos fon­dos de in­ves­ti­ga­ción in­ter­nos de dos años ca­da uno, y via­jes a con­gre­sos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Apo­ya­ron la pu­bli­ca­ción de dos li­bros y me otor­ga­ron fon­dos pa­ra la or­ga­ni­za­ción de una de­ce­na de se­mi­na­rios que eran gra­tui­tos y abier­tos a la co­mu­ni­dad. Es una lás­ti­ma que dipu­tados y es­tu­dian­tes, al­gu­nos de es­ta mis­ma ca­sa de es­tu­dios, ata­quen, la ma­yo­ría de las ve­ces sin fun­da­men­tos a una uni­ver­si­dad que se ha trans­for­ma­do en un apor­te.

Su­ge­rir que el go­bierno in­ter­ven­ga la UNAB, con más de 44 mil alum­nos y 4 mil pro­fe­so­res, cuan­do ha si­do in­ca­paz de or­ga­ni­zar dos pe­que­ñas uni­ver­si­da­des, re­sul­ta iló­gi­co. No es una ac­ción que va­ya en be­ne­fi­cio de sus alum­nos y pro­fe­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.