Consejos pa­ra re­du­cir la gra­sa fa­cial de for­ma sen­ci­lla

En es­te ar­tícu­lo co­no­ce­rás có­mo per­der la gra­sa de la ca­ra con unos sen­ci­llos cam­bios en tu ru­ti­na que te ayu­da­rán a te­ner una vi­da más sa­lu­da­ble.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

¿Te ha en­gor­da­do la ca­ra? Cuan­do ga­na­mos unos ki­los de más, una de las par­tes del cuer­po en las que más rá­pi­do se ven los ki­los es en el ros­tro, so­bre to­do en zo­nas co­mo la pa­pa­da y las me­ji­llas o ca­che­tes. Si quie­res re­cu­pe­rar la piel de tu ca­ra y que es­té más del­ga­da, li­sa y ter­sa, de­bes sa­ber que tie­nes que se­guir unos há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­ble que te ayu­da­rán a adel­ga­zar y, por en­de, a re­du­cir la gra­sa.

En es­te ar­tícu­lo te da­mos al­gu­nos consejos que te mos­tra­rán có­mo per­der la gra­sa de la ca­ra con unos sen­ci­llos cam­bios en tu ru­ti­na que te ayu­da­rán a te­ner una vi­da más sa­lu­da­ble.

Una de las me­jo­res ma­ne­ras que hay de to­ni­fi­car el ros­tro y con­se­guir re­du­cir el ex­ce­so de gra­sa de tus me­ji­llas y de la ca­ra es me­dian­te ejer­ci­cios fa­cia­les; son una se­rie de mo­vi­mien­tos de gim­na­sia que con­tri­bu­yen a es­ti­li­zar la piel y con­se­guir que es­té más li­sa, ter­sa y sin arru­gas.

In­fla las me­ji­llas con ai­re, res­pi­ran­do hon­do, y aguan­ta du­ran­te 5 se­gun­dos las me­ji­llas in­fla­das. Des­pués va­cía­las y vuel­ve a co­ger ai­re pa­ra aguan­tar 5 se­gun­dos más. Re­pi­te es­te pro­ce­so 10 ve­ces y haz­lo ca­da día; al po­co tiem­po verás có­mo la piel de tu ros­tro es­tá más ter­sa.

Otro ejer­ci­cio pa­ra la ca­ra con­sis­te en son­reír es­ti­ran­do bien los la­bios, de­be­rás aguan­tar es­te ges­to du­ran­te 10 se­gun­dos y re­pe­tir­lo 5 ve­ces al día.

Tam­bién pue­des in­flar las me­ji­llas con ai­re e ir pa­sán­do­lo de un la­do de la bo­ca al otro pa­ra te­ner una piel más ter­sa y re­afir­ma­das. Ten­drás que re­pe­tir­lo 10 ve­ces y ha­cer­lo ca­da día pa­ra po­der ver re­sul­ta­do.

Pa­ra con­se­guir re­afir­mar la piel tam­bién pue­des pro­bar de suc­cio­nar las me­ji­llas aguan­tan­do 5 se­gun­dos y re­pi­tien­do el ejer­ci­cio 10 ve­ces.

Sin em­bar­go, na­da de lo ex­pues­to an­te­rior­men­te ten­drá efi­ca­cia vi­si­ble si no man­tie­nes unos há­bi­tos ali­men­ta­rios sa­lu­da­bles y ba­jos en gra­sas. De­bes sa­ber que cuan­do nos en­gor­da­mos, la zo­na del ros­tro tam­bién en­gor­da y, por eso, la gra­sa se nos acu­mu­la en las me­ji­llas y en la pa­pa­da, prin­ci­pal­men­te. Si que­re­mos re­du­cir es­te ex­ce­so te­ne­mos que co­men­zar a co­mer bien y con ali­men­tos ba­jos en gra­sas que nos ayu­den a adel­ga­zar y a per­der ca­lo­rías.

Así, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, de­bes co­no­cer que pa­ra adel­ga­zar me­dian­te la ali­men­ta- ción se tie­nen que se­guir es­tas pau­tas esen­cia­les:

Co­me 5 ve­ces al día pa­ra ace­le­rar tu me­ta­bo­lis­mo y dis­mi­nuir la sen­sa­ción de ham­bre al lle­gar a las co­mi­das prin­ci­pa­les del día.

Carbohidratos sí, pe­ro siem­pre que se to­men a pri­me­ra ho­ra del día, que es­tén ela­bo­ra­dos de ha­ri­na in­te­gral y que se acom­pa­ñen con pro­teí­nas sa­lu­da­bles y ba­jas en gra­sas.

Op­ta por me­rien­das sa­lu­da­bles y ten­tem­piés que es­tén for­ma­dos, esen­cial­men­te, de fru­tas del tiem­po o de lác­teos des­na­ta­dos; te dan sa­cie­dad y ape­nas con­tie­nen ca­lo­rías.

Ce­nas li­ge­ras que es­tén for­ma­das, esen­cial­men­te, de la com­bi­na­ción de ve­ge­ta­les co­ci­dos con pro­teí­nas ba­jas en gra­sas.

Las pro­teí­nas que co­mas de­ben ser ba­jas en gra­sas y, por eso, en el ca­so de las car­nes se acon­se­jan que sean car­nes ma­gras, los pes­ca­dos que sean blan­cos y el hue­vo que se co­ma sin la ye­ma.

Be­be 2 li­tros de agua al día pa­ra con­se­guir de­pu­rar el or­ga­nis­mo y eli­mi­nar la re­ten­ción de lí­qui­dos. Re­du­ce la to­ma de al­cohol por­que son ca­lo­rías va­cías, es de­cir, que no apor­tan nin­gún nu­trien­te al or­ga­nis­mo.

lo esen­cial De To­do

Tam­bién es esen­cial que, ade­más de ha­cer los ejer­ci­cios fa­cia­les que te he­mos co­men­ta­do, in­clu­yas en tu ru­ti­na dia­ria la prác­ti­ca ha­bi­tual de de­por­te que te ayu­da­rá a per­der las ca­lo­rías que to­mas dia­ria­men­te y que no lle­gas a con­su­mir, ca­lo­rías que en­ton­ces se pue­den que­dar acu­mu­la­das co­mo gra­sa sa­tu­ra­da. Por es­te mo­ti­vo, es re­co­men­da­ble que reali­ces al me­nos 3 ve­ces a la se­ma­na ejer­ci­cio fí­si­co y que com­bi­ne:

Ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res: son aque­llos ae­ró­bi­cos que con­tri­bu­yen a que­mar las ca­lo­rías, activando la cir­cu­la­ción (co­rrer, bi­ci­cle­ta, elíp­ti­ca, en­tre otros).

Ejer­ci­cios de to­ni­fi­ca­ción: sir­ve pa­ra for­ta­le­cer el múscu­lo y ali­sar la piel ( pe­sas, ab­do­mi­na­les, má­qui­nas, en­tre otros).

La me­jor ru­ti­na es la que com­bi­na am­bos ejer­ci­cios ha­cien­do un ma­yor hin­ca­pié en los car­dio­vas­cu­la­res, pues son los que ayu­dan a man­te­ner­te en for­ma me­jo­ran­do tu re­sis­ten­cia y ha­cien­do que tus ór­ga­nos y múscu­los tra­ba­jen al uní­sono.

Pa­ra per­der la gra­sa de la ca­ra tam­bién pue­des ayu­dar­te con al­gu­nas cre­mas fa­cia­les que ten­gan pro­pie­da­des pa­ra re­afir­mar y to­ni­fi­car la piel. De­bes te­ner en cuen­ta que es­tas cre­mas no son mi­la­gro­sas, es de­cir, si no las com­bi­nas con unos há­bi­tos sa­lu­da­bles de na­da te ser­vi­rán.

Sin em­bar­go, si si­gues las pau­tas que aca­ba­mos de co­men­tar y te apli­cas dia­ria­men­te las cre­mas, pue­den ser­vir­te de ayu­da pa­ra que la piel de tu ca­ra es­té más ter­sa. De­bes con­si­de­rar­las co­mo un com­ple­men­to, un so­por­te a tu cui­da­do dia­rio.

Otro com­ple­men­to que pue­de ayu­dar­te a re­du­cir la ca­ra es asis­tir a cen­tros mé­di­cos o de es­té­ti­ca pa­ra que te ha­gan de ma­ne­ra fre­cuen­te ma­sa­jes fa­cia­les. Los re­sul­ta­dos se­rán los mis­mos que los ejer­ci­cios que te he­mos co­men­ta­do en el pun­to 1, pe­ro son más con­cen­tra­dos y no ne­ce­si­ta­rás ha­cer­los dia­ria­men­te sino que con una se­sión a la se­ma­na po­drás ver los re­sul­ta­dos. Los mo­vi­mien­tos de los ma­sa­jes fa­cia­les son as­cen­den­tes pa­ra con­se­guir ter­sar la piel y evi­tar la caí­da pro­vo­ca­da por el pa­so de los años.

ejer­ci­cios Fa­cia­les, ma­sa­jes, en­tre otros, son im­por­tan­tes, pe­ro una bue­na ali­men­ta­ción es fun­da­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.