30 de Agos­to: Día In­ter­na­cio­nal de las Víc­ti­mas de Des­apa­ri­cio­nes For­za­das “El due­lo y la sa­lud”

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ga­briel Me­lo Díaz Psi­có­lo­go Je­fe Equi­po Prais Cavrr

La Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das apro­bó el 21 de di­ciem­bre de 2010 la re­so­lu­ción 65/209 la cual, en­tre otras co­sas, aprue­ba de­cla­rar el día 30 de agos­to co­mo el “Día In­ter­na­cio­nal de las Víc­ti­mas de Des­apa­ri­cio­nes For­za­das”.

De acuer­do a es­ta re­so­lu­ción, se es­ta­ble­ce que se pro­du­cen des­apa­ri­cio­nes for­za­das siem­pre que: «se arres­te, de­ten­ga o tras­la­de con­tra su vo­lun­tad a las per­so­nas, o que es­tas re­sul­ten pri­va­das de su li­ber­tad de al­gu­na otra for­ma por agen­tes gu­ber­na­men­ta­les de cual­quier sec­tor o ni­vel, por gru­pos or­ga­ni­za­dos o por par­ti­cu­la­res que ac­túan en nom­bre del Go­bierno o con su apo­yo di­rec­to o in­di­rec­to, su au­to­ri­za­ción o su asen­ti­mien­to, y que lue­go se nie­gan a re­ve­lar la suer­te o el pa­ra­de­ro de esas per­so­nas o a re­co­no­cer que es­tán pri­va­das de la li­ber­tad, sus­tra­yén­do­las así a la pro­tec­ción de la ley.» Es fá­cil ex­traer de es­ta de­fi­ni­ción, que las con­se­cuen­cias de la des­apa­ri­ción for­za­da no so­lo re­caen en quien es víc­ti­ma di­rec­ta de es­ta fla­gran­te vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos fun­da­men­ta­les (de­re­cho a la li­ber­tad y a la se­gu­ri­dad per­so­nal y de­re­cho a la vi­da por men­cio­nar so­lo dos) sino que tam­bién en los fa­mi­lia­res que des­de ese mo­men­to co­mien­zan un pro­ce­so do­lo­ro­so de bús­que­da de ver­dad que pro­lon­ga de ma­ne­ra in­su­pe­ra­ble el su­fri­mien­to y la an­gus­tia que en cual­quier ser hu­mano pro­vo­ca la au­sen­cia re­pen­ti­na y no ex­pli­ca­da de las per­so­nas que ama­mos.

Pues bien, es en par­ti­cu­lar es­te úl­ti­mo as­pec­to el que vin­cu­la es­te te­ma con sa­lud. Efec­ti­va­men­te, las des­apa­ri­cio­nes for­za­das eje­cu­ta­das por agen­tes del Es­ta­do de Chi­le en los 70 ge­ne­ra­ron efec­tos irre­me­dia­bles en cen­te­na­res de fa­mi­lias que du­ran­te dé­ca­das han bus­ca­do el cuer­po de sus fa­mi­lia­res des­apa­re­ci­dos. El due­lo ha si­do per­ma­nen­te y más allá de que cog­ni­ti­va­men­te las per­so­nas “se­pan” que la muer­te es el más se­gu­ro de los des­ti­nos co­rri­dos por sus fa­mi­lia­res de­te­ni­dos, la sis­te­má­ti­ca ne­ga­ción de los he­chos y la en­tre­ga de mu­cha in­for­ma­ción fal­sa no hi­zo otra co­sa que ali­men­tar ilu­sio­nes y es­pe­ran­zas pro­fun­di­zan­do la pe­na, la frus­tra­ción y la an­gus­tia de no sa­ber so­bre aque­llos que de un mo­men­to a otro que­da­ron “sus­pen­di­dos” en la his­to­ria. Es­ta­mos ha­blan­do ade­más de per­so­nas de car­ne y hue­so. La ma­yo­ría pa­dres de fa­mi­lia y pro­vee­do­res úni­cos del sus­ten­to en sus ho­ga­res; la ma­yo­ría ini­cian­do sus vi­das fa­mi­lia­res con hi­jos pe­que­ños a quie­nes re­pen­ti­na­men­te se les arre­ba­tó una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de sus exis­ten­cias y sue­ños in­fan­ti­les, trun­can­do el desa­rro­llo del re­la­to his­tó­ri­co per­so­nal, ese re­la­to que le per­mi­te a la ma­yo­ría de las per­so­nas el desa­rro­llo de su iden­ti­dad.

Los re­la­tos ma­ni­fes­ta­dos hoy en día por al­gu­nos de ellos son con­mo­ve­do­res pues re­fle­jan esa par­te del due­lo no con­clui­do, ese que no de­ja dor­mir con la tran­qui­li­dad que to­do ser hu­mano se me­re­ce y que se lo­gra so­lo cuan­do se es­ta­ble­ce la ver­dad, dan­do pa­so a un pro­ce­so de ela­bo­ra­ción adap­ta­ti­va del fe­nó­meno de la pér­di­da, fe­nó­meno que to­do ser hu­mano en­fren­ta en al­gu­na opor­tu­ni­dad de la vi­da y del cual la ma­yo­ría lo­gra re­cu­pe­rar­se.

Pues bien, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud es­ta­ble­ce que “la sa­lud es un es­ta­do de com­ple­to bie­nes­tar fí­si­co, men­tal y so­cial, y no so­la­men­te la au­sen­cia de afec­cio­nes o en­fer­me­da­des” y por tan­to es par­te de las obli­ga­cio­nes del Es­ta­do dis­po­ner de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que po­ten­cien lo que esa de­fi­ni­ción pro­po­ne. En es­te sen­ti­do y fren­te a la reali­dad par­ti­cu­lar de los Fa­mi­lia­res de De­te­ni­dos Des­apa­re­ci­dos de Chi­le, es que el Pro­gra­ma de Re­pa­ra­ción y Aten­ción In­te­gral en Sa­lud (Prais) del Com­ple­jo Asis­ten­cial Dr. Víc­tor Ríos Ruiz re­afir­ma ca­da 30 de Agos­to su com­pro­mi­so con aque­llos que aún hoy vi­ven las con­se­cuen­cias de tan in­hu­ma­na ac­ción, po­nien­do a dis­po­si­ción de esas per­so­nas las ac­cio­nes re­pa­ra­to­rias en sa­lud que al me­nos en par­te pue­dan con­tri­buir a la mi­ti­ga­ción de la an­gus­tia pro­lon­ga­da ya por tan­tos años…y más allá aún, sa­be­mos que nues­tro “Com­ple­jo Asis­ten­cial” cons­ti­tui­do por pro­fe­sio­na­les, téc­ni­cos, ad­mi­nis­tra­ti­vos y au­xi­lia­res, com­pren­den que el “se­llo de ca­li­dad” que nues­tra ins­ti­tu­ción se ha ga­na­do du­ran­te el pre­sen­te año tam­bién de­be ver­se re­fle­ja­do en la com­pren­sión pro­fun­da del do­lor del que su­fre, ac­tuan­do des­de el res­pe­to to­tal por la dig­ni­dad del otro y de sus de­re­chos hu­ma­nos fun­da­men­ta­les. Esa es la prin­ci­pal ac­ción de re­pa­ra­ción que el per­so­nal sa­ni­ta­rio pue­de rea­li­zar pues per­mi­te te­ner la es­pe­ran­za de que, fun­da­dos en ese res­pe­to, he­chos co­mo la des­apa­ri­ción for­za­da de per­so­nas no vol­ve­rá a ser una prác­ti­ca eje­cu­ta­da por el pro­pio Es­ta­do y mu­chas ve­ces jus­ti­fi­ca­da por al­gu­nos de sus ciu­da­da­nos.

To­dos desea­mos ( per­so­nas y co­mu­ni­da­des) te­ner la me­jor sa­lud, pe­ro es­ta no se al­can­za si al­guno de nues­tros ami­gos, ve­ci­nos, fa­mi­lia­res o cual­quier ciu­da­dano del país se ve en­fren­ta­do al quie­bre de su his­to­ria, a la se­gre­ga­ción, al pa­de­ci­mien­to de la an­gus­tia per­ma­nen­te, a la fal­ta de ver­dad, a la des­con­fian­za. Es­te 30 de agos­to nues­tra in­vi­ta­ción es a re­no­var el com­pro­mi­so con la dig­ni­dad y el res­pe­to por el do­lor de tan­tas per­so­nas, re­qui­si­tos fun­da­men­ta­les de una “bue­na sa­lud”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.