Sin amor por la sa­bi­du­ría

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ale­jan­dro Me­ge Val­de­be­ni­to

Si bien des­de el año 2002 se ve­nía ce­le­bran­do, en el año 2005 la Unes­co de­cla­ró ofi­cial­men­te el día 17 de no­viem­bre de ca­da año co­mo el Día Mun­dial de la Fi­lo­so­fía, por­que “ani­ma a los pue­blos del mun­do a com­par­tir su he­ren­cia fi­lo­só­fi­ca y a abrir sus men­tes a nue­vas ideas”.

El sen­ti­do ori­gi­na­rio de Fi­lo­so­fía es el de “amor a la sa­bi­du­ría”, que en­se­ña a pen­sar me­jor y sir­ve pa­ra com­pren­der lo que su­ce­de y sa­ber por­que se vi­ve. Su con­tri­bu­ción a la edu­ca­ción en el pro­ce­so de in­di­vi­dua­li­za­ción, so­cia­li­za­ción y mo­ra­li­za­ción de los es­tu­dian­tes es fun­da­men­tal cuan­do ex­plo­ra ex­pli­ca­cio­nes a con­cep­tos abs­trac­tos co­mo el bien y el mal, la jus­ti­cia y la in­jus­ti­cia, lo bello y lo feo; sir­ve pa­ra com­pren­der el caos de las re­la­cio­nes hu­ma­nas fo­men­tan­do el es­pí­ri­tu crí­ti­co y ob­je­ti­vo de la reali­dad en el in­ten­to de cons­truir una in­ter­pre­ta­ción re­fle­xi­va de la vi­da y del sen­ti­do que tie­ne pa­ra ca­da uno de no­so­tros.

En una ac­ti­tud con­tra­co­rrien­te de quie­nes atri­bu­yen a la en­se­ñan­za de la fi­lo­so­fía un gran va­lor for­ma­ti­vo del ser hu­mano, con un alar­de de es­fuer­zo crea­ti­vo, digno de una me­jor cau­sa –me­jo­rar la edu­ca­ción pú­bli­ca, por ejem­plo- el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción ha pro­pues­to sa­car la asig­na­tu­ra del plan de es­tu­dio de los cur­sos de 3º y 4º de edu­ca­ción me­dia, de­jan­do la fi­lo­so­fía co­mo una ac­ti­vi­dad elec­ti­va, jus­ti­fi­can­do la pro­pues­ta con la idea de in­te­grar dis­tin­tas dis­ci­pli­nas y áreas del co­no­ci­mien­to con una vi­sión holística don­de los alum­nos pue­dan ana­li­zar te­má­ti­cas re­le­van­tes co­nec­tán­do­las en­tre sí.

Si bien la edu­ca­ción de­be te­ner una vi­sión in­te­gral, el afán de ha­cer una es­pe­cie de ama­si­jo de dis­tin­tas asig­na­tu­ras -lo sa­be­mos- ha­ce que ca­da una de ellas no so­lo pier­da su iden­ti­dad, sino que se des­vir­túe o no se le con­si­de­re co­mo te­mas que sean de in­te­rés, co­mo ha ocu­rri­do con las ma­te­rias que es­tán con­si­de­ra­das en los Ob­je­ti­vos Fun­da­men­ta­les Trans­ver­sa­les del sis­te­ma es­co­lar, re­la­cio­na­dos con los va­lo­res de con­vi­ven­cia hu­ma­na, con la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra asu­mir los de­be­res y de­re­chos que sig­ni­fi­ca la vi­da en so­cie­dad, el com­pro­mi­so con la vi­da pro­pia y la aje­na, el res­pe­to por el otro, la no dis­cri­mi­na­ción, la ho­nes­ti­dad, la so­li­da­ri­dad, etc. que, por es­tar su­mer­gi­dos en el cu­rrícu­lo es­co­lar, re­sul­tan aje­nos al pro­ce­so edu­ca­ti­vo for­mal al ser des­pla­za­dos por la ur­gen­cia que de­man­dan las asig­na­tu­ras que son me­di­das por las prue­bas es­tan­da­ri­za­das.

Una edu­ca­ción que só­lo im­par­ta co­no­ci­mien­tos sin sa­bi­du­ría, la que es pro­pia de la fi­lo­so­fía, la des­vir­túa y des­hu­ma­ni­za. Y es de sa­bi­du­ría de la que ca­re­ce la pro­pues­ta del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción.

Una edu­ca­ción que só­lo im­par­ta co­no­ci­mien­tos sin sa­bi­du­ría, la que es pro­pia de la fi­lo­so­fía, la des­vir­túa y des­hu­ma­ni­za. Y es de sa­bi­du­ría de la que ca­re­ce la pro­pues­ta del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.