¿Que­re­mos que nues­tros hi­jos no pien­sen?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se plan­tea eli­mi­nar Fi­lo­so­fía co­mo asig­na­tu­ra obli­ga­to­ria de la En­se­ñan­za Me­dia. Al re­torno de la de­mo­cra­cia fue­ron eli­mi­na­dos Fran­cés, Edu­ca­ción Cí­vi­ca, Eco­no­mía e His­to­ria de Chi­le. En cua­tro ho­ras semanales His­to­ria, Geo­gra­fía y Cien­cias So­cia­les “re­em­pla­za” al­gu­nas. ¿Cuál es el “pe­ca­do” de Fi­lo­so­fía y Psi­co­lo­gía pa­ra que pre­ten­dan eli­mi­nar­la de la en­se­ñan­za de nues­tros hi­jos? Co­pio: “Fi­lo­so­fía y Psi­co­lo­gía con­tri­bu­ye a la for­ma­ción de los es­tu­dian­tes a tra­vés de un con­jun­to de co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des que per­mi­ten desa­rro­llar una com­pren­sión ri­gu­ro­sa del ser hu­mano y una ca­pa­ci­dad de jui­cio au­tó­no­mo, con el fin de en­ri­que­cer es­pi­ri­tual­men­te a la per­so­na” (Dec.220). Es de­cir, sir­ve pa­ra que nues­tros hi­jos pien­sen por sí mis­mos, so­bre ellos mis­mos y la so­cie­dad. El pro­pio Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción afir­ma “psi­co­lo­gía y la fi­lo­so­fía cons­ti­tu­yen un apor­te in­dis­pen­sa­ble al desa­rro­llo per­so­nal de los es­tu­dian­tes” (Dec.220, p.125). ¿ Por qué, en­ton­ces, se quie­re eli­mi­nar es­tas bue­nas prác­ti­cas re­em­pla­zán­do­las por so­la­men­te una par­te del de­ve­nir hu­mano aso­cia­do a la for­ma­ción ciu­da­da­na?

En ter­ce­ro me­dio nues­tros hi­jos tie­nen hoy Psi­co­lo­gía y el Mi­nis­te­rio –una vez más- nos di­ce: “psi­co­lo­gía apun­ta a en­tre­gar he­rra­mien­tas con­cep­tua­les que per­mi­tan a los es­tu­dian­tes co­no­cer los pro­ce­sos psi­co­ló­gi­cos y psi­co­so­cia­les bá­si­cos que sub­ya­cen en el com­por­ta­mien­to hu­mano, apli­cán­do­los al aná­li­sis e in­ter­pre­ta­ción de su pro­pia ex­pe­rien­cia”.

Fi­lo­so­fía es amar la sa­bi­du­ría. Es nues­tra de­cla­ra­ción de prin­ci­pios en el mun­do oc­ci­den­tal. Los co­le­gios que aún ofre­cen “pa­ti­nes” ( pa­ra­fra­sean­do a un ex-mi­nis­tro de Edu­ca­ción), tie­nen Fi­lo­so­fía pa­ra ni­ños, des­de pe­que­ños. Aque­llos co­le­gios pri­va­dos han des­cu­bier­to que la Fi­lo­so­fía es una for­ma de ana­li­zar el mun­do que ayu­da a for­mar ciu­da­da­nos res­pon­sa­bles, crí­ti­cos, éti­cos, con opi­nión y ar­gu­men­tos per­so­na­les y vá­li­dos, ba­sa­dos en la re­fle­xión y el res­pe­to por el otro en la con­vi­ven­cia.

Si la eli­mi­na­ción de Fi­lo­so­fía se aprue­ba, de­be­re­mos pa­gar pa­ra que nues­tros hi­jos pue­dan te­ner Fi­lo­so­fía, de­be­re­mos pa­gar pa­ra que se les en­se­ñen es­tas “pe­li­gro­sas ma­te­rias” co­mo ar­gu­men­tar, re­fle­xio­nar y cues­tio­nar.

Es más, el mis­mo Mi­nis­te­rio afir- ma “Por la im­por­tan­cia que re­vis­te la di­men­sión éti­ca pa­ra el desa­rro­llo in­te­gral de los es­tu­dian­tes y la con­vi­ven­cia so­cial, el eje ar­ti­cu­la­dor de la pro­pues­ta de fi­lo­so­fía es la ex­pe­rien­cia mo­ral”. (Dec220, p.114). En me­dio de un cues­tio­na­do queha­cer éti­co de la cla­se po­lí­ti­ca, ¿ pa­re­cie­ra “pe­li­gro­so” que nues­tros hi­jos re­fle­xio­nen so­bre lo éti­co, lo mo­ral, lo co­rrec­to?

Ci­to una vez más al Mi­nis­te­rio: “Con es­te én­fa­sis en la éti­ca, se re­fuer­za la pre­sen­cia, al in­te­rior del sis­te­ma edu­ca­cio­nal, de un es­pa­cio pa­ra la re­fle­xión ra­zo­na­da y sis­te­má­ti­ca so­bre te­mas va­ló­ri­cos, los que en ge­ne­ral se fun­da­men­tan de una ma­ne­ra tra­di­cio­nal y po­co crí­ti­ca” (Dec.220-.p115).

Pa­ra ter­mi­nar, co­pio al­gu­nos de los ob­je­ti­vos que es­ta asig­na­tu- ra quie­re lo­grar en nues­tros hi­jos, lea us­ted si son ha­bi­li­da­des in­ne­ce­sa­rias o es lo que que­re­mos pa­ra nues­tros jó­ve­nes: va­lo­rar el diá­lo­go y el en­ten­di­mien­to en­tre las per­so­nas, ana­li­zar crí­ti­ca­men­te al­gu­nos pro­ble­mas éti­cos de la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea, con­fron­tar vi­sio­nes al­ter­na­ti­vas y desa­rro­llar una opi­nión pro­pia fun­da­men­ta­da y va­lo­rar la de­mo­cra­cia y el res­pec­to a los de­re­chos hu­ma­nos co­mo ex­pre­sio­nes de una so­cie­dad éti­ca­men­te or­ga­ni­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.