¿PO­DRE­MOS OL­VI­DAR A INÉS PÉ­REZ?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Bár­ba­ra Fuen­tes

Se­ñor Di­rec­tor: En mo­men­tos en que dis­cu­te el te­ma del de­re­cho al ol­vi­do, la re­cor­da­da ve­ci­na de Chi­cu­reo que fue acu­sa­da en las re­des so­cia­les de dis­cri­mi­na­ción lue­go de ha­blar con un pe­rio­dis­ta de CHV, po­dría es­tar pen­san­do en bo­rrar pa­ra siem­pre los ras­tros de su des­di­cha­da apa­ri­ción en cá­ma­ra. Sin em­bar­go, es­te mes el Con­se­jo de Éti­ca de los Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción re­cuer­da en un dic­ta­men qué im­pli­can­cias tie­ne exac­ta­men­te el lla­ma­do de­re­cho al ol­vi­do. En pri­mer lu­gar, la en­ti­dad pre­ci­sa que a par­tir de la le­gis­la­ción vi­gen­te, es­te de­re­cho se re­fie­re a los da­tos per­so­na­les (no a cual­quier vi­deo o ima­gen pu­bli­ca­da). Por ejem­plo, una em­pre­sa que le­van­ta una ba­se de da­tos de sus clien­tes de­be­ría des­truir­la si de­ja de exis­tir (¿ocu­rri­rá eso?).

En los me­dios di­gi­ta­les, en tan­to, y aun cuan­do al­guien po­dría que­rer eli­mi­nar su his­to­rial -por­que es fal­so, por­que hay opi­nio­nes o imá­ge­nes que la per­ju­di­can o por la ra­zón que sea-, el de­re­cho al ol­vi­do no de­be en­ten­der­se co­mo el de­re­cho a bo­rrar una his­to­ria. “Cual­quier eli­mi­na­ción de lo pu­bli­ca­do –di­ce el dic­ta­men N° 203- im­pli­ca su­pri­mir par­te de la his­to­ria, “bo­rrar” una opi­nión ver­ti­da o im­pe­dir que la so­cie­dad re­ci­ba la in­for­ma­ción com­ple­ta. En tal sen­ti­do, la apli­ca­ción del “De­re­cho al Ol­vi­do” vul­ne­ra la li­ber­tad de ex­pre­sión y de pren­sa”. A es­to hay que aña­dir que el in­te­rés pú­bli­co de, por ejem­plo, una no­ti­cia no tie­ne fe­cha de ven­ci­mien­to.

Sin em­bar­go, con­ti­núa el con­se­jo, co­mo de­trás de es­ta as­pi­ra­ción al ol­vi­do es­tá la preo­cu­pa­ción por la hon­ra de una per­so­na, lo que los me­dios de­ben ha­cer el rec­ti­fi­car, aun cuan­do ha­ya pa­sa­do un tiem­po –e in­clu­so si el po­si­ble afec­ta­do no lo so­li­ci­ta-. La in­for­ma­ción siem­pre se pue­de rec­ti­fi­car o ac­tua­li­zar, pun­to muy im­por­tan­te, por­que mu­chas ve­ces se in­for­ma que se ini­cia un pro­ce­sa­mien­to ju­di­cial, pe­ro no de su re­sul­ta­do (me­nos cuan­do una per­so­na pro­ce­sa­da re­sul­ta ser inocen­te). La­men­ta­ble­men­te, los bus­ca­do­res tan­to de los me­dios co­mo de in­ter­net no con­tri­bu­yen a dar el con­tex­to ne­ce­sa­rio pa­ra que se com­pren­dan his­to­rias que en un co­mien­zo se han pu­bli­ca­do in­com­ple­tas, res­pon­dien­do a la mis­ma na­tu­ra­le­za de “ver­dad en cons­truc­ción” con la que tra­ba­ja el pe­rio­dis­mo.

En es­tas con­di­cio­nes, Inés Pé­rez po­dría, por ejem­plo, pe­dir que CHV –ca­nal al que la jus­ti­cia le or­de­nó un pa­go de 5 mi­llo­nes de pe­sos por da­ño mo­ral- in­clu­ya la cu­ña com­ple­ta de la po­lé­mi­ca, pues con­si­de­ra que fue sa­ca­da de con­tex­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.