Acu­san apro­pia­ción in­de­bi­da de te­rreno ava­lua­do en $35 mi­llo­nes en Ne­gre­te

Ac­tual­men­te el si­tio, de 37 me­tros cua­dra­dos, se en­cuen­tra a la ven­ta por un co­rre­dor de pro­pie­da­des

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Un co­men­ta­rio co­mún en Chi­le es que “el di­ne­ro di­vi­de a las fa­mi­lias”, sin em­bar­go, pa­ra Ma­ría Con­sue­lo Ca­rri­llo es­ta ex­pre­sión pa­re­cía bas­tan­te le­ja­na a su reali­dad, has­ta cuan­do se en­te­ró -de im­pro­vi­so- que una de sus her­ma­nas se ha­bía que­da­do con to­do el te­rreno he­re­da­do por sus pa­dres.

El co­no­ci­mien­to de es­te asun­to lo to­mó re­cién es­te ve­rano del 2016, lue­go que an­ti­guos ve­ci­nos de su oriun­do Ne­gre­te, le co­men­ta­ran que el te­rreno si­tua­do en la mis­ma lo­ca­li­dad, de 37 me­tros cua­dra­dos, ha­bía si­do pues­to a la ven­ta por su úni­ca due­ña.

Fue en ese ins­tan­te cuan­do in­ten­tó acla­rar el asun­to con su her­ma­na, Lu­cía Ca­rri­llo, quien sim­ple­men­te le di­jo – se­gún na­rró- que el te­rreno era le­gal­men­te de ella.

EL ORIDEN DEL PRO­BLE­MA

El ori­gen del pro­ble­ma se re­mon­ta al 2011, cuan­do la de­nun­cian­te, Ma­ría Con­sue­lo Ca­rri­llo, en con­jun­to con sus 7 her­ma­nos ini­cia­ron la le­ga­li­za­ción del lo­te ubi­ca­do, es­pe­cí­fi­ca­men­te, en ca­lle Emi­lio Se­rrano, nú­me­ro 155, co­mu­na de Ne­gre­te.

En esos trá­mi­tes, la mis­ma acu­sa­do­ra se en­te­ró de un pro­ce­so gra­tui­to que es­ta­ba lle­van­do Bie­nes Na­cio­na­les pa­ra ins­cri­bir tí­tu­los de do­mi­nio en co­mu­nas ru­ra­les, sin re­cu­rrir al pro­ce­so for­mal por in­ter­me­dio del Con­ser­va­dor de Bie­nes Raí­ces.

Fue así que en con­jun­to con sus 7 her­ma­nos de­ci­die­ron se­guir es­ta vía, sin em­bar­go, só­lo uno de ellos te­nía tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra lle­var a ca­bo las ges­tio­nes, por lo cual el 23 de agos­to de ese año hi­cie­ron un po­der ju­ra­do an­te el Re­gis­tro Ci­vil, pa­ra que su her­ma­na, Lu­cía Ca­rri­llo, rea­li­za­ra los trá­mi­tes.

To­do pa­re­cía nor­mal y su­ma­men­te fra­terno, ya que –in­clu­so- la de­nun­cian­te ase­gu­ra que se hi­zo un pac­to en fa­vor de di­cha her­ma­na.

“Hi­ci­mos un com­pro­mi­so que se le res­pe­ta­ba una ca­sa que se en­con­tra­ba al in­te­rior de la pro­pie­dad, que mis pa­dres de pa­la­bra le ha­bían da­do en vi­da, por lo cual si se ven­día el pre­dio en 30 o 35 mi­llo­nes, a ella se le ase­gu­ra­ban 10 mi­llo­nes, re­par­tién­do­se el res­to en­tre los res­tan­tes 6 her­ma­nos”, ex­pli­có.

Pa­só el tiem­po, en­tre el desa­rro­llo de las ges­tio­nes, has­ta el 28 de agos­to del 2012, en don­de Bie­nes Na­cio­na­les rea­li­za – efec­ti­va­men­te- la ins­crip­ción de do­mi­nio de la pro­pie­dad, no obs­tan­te, no en fa­vor de to­dos los her­ma­nos, sino a nom­bre –ex­clu­si­vo- de Lu­cía Ca­rri­llo.

La acu­sa­do­ra acla­ra que to­dos se en­te­ra­ron del asun­to, pe­ro con­fia­ron cie­ga­men­te en el pac­to fa­mi­liar, sin pen­sar que la her­ma­na se apro­ve- cha­ría del asun­to.

“No­so­tros nos en­te­ra­mos de la ins­crip­ción de Bie­nes Na­cio­na­les, sin em­bar­go, to­do se to­mó en bue­na. In­clu­so ella de­cía –rién­do­se- aho­ra yo voy a ser la due­ña, an­te lo cual no­so­tros le res­pon­día­mos que no se fue­ra a arran­car con los ta­rros, to­do en mo­do de bro­ma”, co­men­tó.

EL MEA CUL­PA DE LOS HER­MA­NOS

Ac­tual­men­te –se­gún la opi­nión de sus abo­ga­dos- los her­ma­nos no ten­drían na­da por ha­cer, ya que la due­ña le­gal de la pro­pie­dad es Lu­cía Ca­rri­llo.

Es más, el pa­sa­do 25 de agos­to ha­bría ex­pi­ra­do el pla­zo le­gal pa­ra opo­ner­se a la me­di­da, si­tua­ción que no se lle­vó a ca­bo.

“No­so­tros aho­ra nos pre­gun­ta­mos por qué no se hi­zo la es­cri­tu­ra en su mo­men­to, ya que se hu­bie­ra po­di­do ha­cer, lue­go de la ins­crip­ción en Bie­nes Na­cio­na­les. Al fi­nal to­do fue pro­duc­to de la de­ja­ción”, pun­tua­li­zó.

Con­sul­ta­da so­bre la in­ten­ción de ha­cer pú­bli­ca la de­nun­cia, en vis­ta a que no ten­dría nin­gún efec­to le­gal, Ma­ría Con­sue­lo Ca­rri­llo ex­pre­só que “con es­ta no­ta quie­ro que se co­noz­ca que ella es­tá ha­cien­do al­go ile­gal, pues to­dos en Ne­gre­te sa­ben que el si­tio no era de ella, sino de to­dos”, en­fa­ti­zó.

RES­PUES­TA DE LA AC­TUAL PRO­PIE­TA­RIA: LA HER­MA­NA

La Tri­bu­na con el afán de acla­rar el asun­to y en­tre­gar el le­gí­ti­mo de­re­cho a de­fen­der­se an­te la acu­sa­ción, lla­mó a la her­ma­na cues­tio­na­da, en 2 opor­tu­ni­da­des, no obs­tan­te, des­es­ti­mó en­tre­gar un pro­nun­cia­mien­to al res­pec­to, li­mi­tán­do­se a de­cir que el te­ma es­ta­ba en ma­nos de sus abo­ga­dos.

Por úl­ti­mo, co­mo gra­fi­ca la ima­gen cap­ta­da por La Tri­bu­na, el bien raíz se en­cuen­tra ac­tual­men­te en ven­ta, sien­do ava­lua­do por los her­ma­nos en cer­ca de 35 mi­llo­nes de pe­sos.

Ma­ría Con­sue­lo Ca­rri­llo, la de­nun­cian­te.

EL TE­RRENO ES HE­REN­CIA de sus pa­dres fa­lle­ci­dos en la dé­ca­da del 90.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.