Ve­ne­zue­la al lí­mi­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Sa­muel Fer­nán­dez Illa­nes Aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de De­re­cho Uni­ver­si­dad Cen­tral

Un Pre­si­den­te con una mez­cla de in­ca­pa­ci­dad y de­ter­mi­na­ción ideo­ló­gi­ca, que le im­pi­de ver la reali­dad a la que ha arras­tra­do su país. No es­cu­cha los cla­mo­res ma­yo­ri­ta­rios de su pue­blo, que tan­to di­ce de­fen­der y re­pre­sen­tar en su Re­vo­lu­ción del Si­glo XXI. Tam­po­co res­pe­ta la re­vo­ca­ción de su man­da­to pre­vis­ta en la pro­pia Cons­ti­tu­ción de Hu­go Chá­vez, su ídolo y men­tor. Ma­nio­bra des­ca­ra­da­men­te pa­ra que no su­ce­da es­te año y ha­ya elec­cio­nes, pues sa­be que per­de­rá, y po­drá ser juz­ga­do.

Es evi­den­te que el ré­gi­men de Ma­du­ro só­lo bus­ca afe­rrar­se al po­der. Ni las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. Ni la bús­que­da de un re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio y los mi­llo­nes de fir­mas, anu­la­das o re­tra­sa­das por una Cor­te Su­pre­ma o el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, a sus ór­de­nes. Ni las in­fruc­tuo­sas ges­tio­nes de al­gu­nos lí­de­res ex­tran­je­ros pa­ra un diá­lo­go. Ni la crí­ti­ca si­tua­ción de de­sa- bas­te­ci­mien­to y ca­ren­cias de la po­bla­ción, que pro­tes­ta en fre­cuen­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes. Ni la cri­mi­na­li­dad desata­da, el des­pil­fa­rro pe­tro­le­ro, el con­trol de la pren­sa, o la fu­ga de ve­ne­zo­la­nos. Ni la re­cien­te ame­na­za de des­pi­do a los fun­cio­na­rios que no ad­hie­ran al Go­bierno. Ni el re­pu­dio in­ter­na­cio­nal, has­ta en Na­cio­nes Uni­das, pa­ra que no con­ti­núe en el Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos quien los vio­la abier­ta­men­te. Y en la OEA, nor­mal­men­te inac­ti­va, don­de su Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral re­im­pul­sa la teó­ri­ca Car­ta De­mo­crá­ti­ca; en­tre mu­chas se­ña­les internas e in­ter­na­cio­na­les, des­vían el cur­so inexo­ra­ble ha­cia una si­tua­ción más ex­tre­ma y ries­go­sa.

Un Pre­si­den­te con una mez­cla de in­ca­pa­ci­dad y de­ter­mi­na­ción ideo­ló­gi­ca, que le im­pi­de ver la reali­dad a la que ha arras­tra­do su país. No es­cu­cha los cla­mo­res ma­yo­ri­ta­rios de su pue­blo, que tan­to di­ce de­fen­der y re­pre­sen­tar en su Re­vo­lu­ción del Si­glo XXI. Tam­po­co res­pe­ta la re­vo­ca­ción de su man­da­to pre­vis­ta en la pro­pia Cons­ti­tu­ción de Hu­go Chá­vez, su ídolo y men­tor. Ma­nio­bra des­ca­ra­da­men­te pa­ra que no su­ce­da es­te año y ha­ya elec­cio­nes, pues sa­be que per­de­rá, y po­drá ser juz­ga­do. In­ten­ta se reali­ce el año pró­xi­mo, pa­ra con­ti­nuar su ré­gi­men y ver­se pro­te­gi­do por su vi­ce­pre­si­den­te Dios­da­do Ca­be­llo, que asu­mi­ría por el pe­río­do res­tan­te. Es de­cir, en to­da cir­cuns­tan­cia, ga­na un tiem­po vi­tal. Y es­ta vez, pen­san­do en su se­gu­ri­dad per­so­nal y no en el país.

Es una si­tua­ción mu­chas ve­ces re­pe­ti­da. Tan­tos au­tó­cra­tas, pa­ra sal­var­se, han ex­tre­ma­do su con­trol, só­lo por bre­ve tiem­po. Más lo au­men­tan, más de­pen­den de quie­nes lo sus­ten­tan. El real po­der en Ve­ne­zue­la, hoy lo de­ten­tan las Fuer­zas Ar­ma­das, bien pa­ga­das y fa­vo­re­ci­das por el ré­gi­men, con un Ge­ne­ral pa­ra con­tro­lar ca­da ali­men­to; has­ta que se den cuen­ta que ya no lo ne­ce­si­tan y de­ci­dan asu­mir­lo. De na­da ser­vi­rán las ame­na­zas de fu­tu­ras re­pre­sio­nes, más du­ras que las en Tur­quía, los in­sul­tos y des­ca­li­fi­ca­cio­nes a quie­nes in­vo­can las nor­mas de­mo­crá­ti­cas y bus­can una so­lu­ción ne­go­cia­da. O el en­car­ce­la­mien­to a opo­si­to­res só­lo pa­ra evi­tar que se trans­for­men en fi­gu­ras ame­na­zan­tes. Ni pen­sar en un cam­bio de orien­ta­ción y co­rrec­ción de erro­res, lo que pa­re­ce des­car­ta­do. La ver­da­de­ra ra­zón del go­bierno ya no es­tá en sus ob­je­ti­vos, sino en el mie­do a per­der­lo.

Los ejem­plos abun­dan y siem­pre con gra­ví­si­mos desen­la­ces. Bas­te re­cor­dar en 1989 el Ca­ra­ca­zo en la mis­ma Ve­ne­zue­la; o el trá­gi­co des­tino de los Ceau­ses­cu en Ru­ma­nia, juz­ga­dos y ajus­ti­cia­dos ho­ras des­pués de una mul­ti­tu­di­na­ria ma­ni­fes­ta­ción en que pro­me­tió au­men­tar el sa­la­rio mí­ni­mo; o tan­tas otras pur­gas re­vo­lu­cio­na­rias. Cuan­do las co­sas se ex­tre­man y só­lo se re­pri­men, se lle­ga al lí­mi­te to­le­ra­ble. El que Ve­ne­zue­la pa­re­cie­ra encaminarse fa­tal­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.