No co­brar in­tere­ses en co­ti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les adeu­da­das

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ro­ber­to Po­ble­te Za­pa­ta

El Sis­te­ma de Pen­sio­nes im­ple­men­ta­do en 1981 no ga­ran­ti­za pen­sio­nes dig­nas y só­lo ad­mi­nis­tra lo que el tra­ba­ja­dor en su vi­da pro­duc­ti­va lo­gró jun­tar, con to­das las pre­ca­rie­da­des, los sa­la­rios me­dios y ba­jos y las la­gu­nas de los pe­río­dos de ce­san­tía. Es de­cir, es un sis­te­ma pre­vi­sio­nal que no ga­ran­ti­za be­ne­fi­cios, sino que más bien pro­por­cio­na al afi­lia­do la po­si­bi­li­dad de ele­gir en­tre op­cio­nes fi­nan­cie­ras pa­ra mi­ti­gar los ries­gos aso­cia­dos a su ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual, pe­ro na­da más.

El pro­me­dio his­tó­ri­co de ren­ta­bi­li­dad de las AFP ha ron­da­do el 8% anual en sus 36 años de exis­ten­cia y pa­ra ge­ne­rar una pen­sión que ron­de el 70% de la úl­ti­ma re­mu­ne­ra­ción im­po­ni­ble, lo que se co­no­ce co­mo ta­sa de re­em­pla­zo, se re­quie­re de que al me­nos el sis­te­ma ren­te un 25% al año. No hay ne­go­cio en el mun­do fi­nan­cie­ro que ha­ga eso sos­te­ni­da­men­te, por lo tan­to, no ca­be más que con­cluir que las AFP nun­ca fue­ron un sis­te­ma di­se­ña­do pa­ra dar pen­sio­nes, sino pa­ra ro­bus­te­cer co­lo­sal­men­te el mer­ca­do de ca­pi­ta­les y del cré­di­to.

Por eso y por mu­chos otros mo­ti­vos, Chi­le tie­ne en la ac­tua­li­dad po­de­ro­sas ra­zo­nes pa­ra des­an­dar el ca­mino ini­cia­do con las AFP y co­rre­gir de ma­ne­ra de­ci­di­da los gra­ves es­tra­gos que el sis­te­ma pre­vi­sio­nal chi­leno es­tá ge­ne­ran­do so­bre cien­tos de mi­les de per­so­nas de la ter­ce­ra edad. Hoy, 7 de ca­da 10 adul­tos ma­yo­res de 60 años es­tá des­em­plea­do, se­gún una en­cues­ta de la Uni­ver­si­dad de Chi­le del año 2013, por lo que au­men­tar la edad de ju­bi­la­ción es con­de­nar al des­em­pleo por va­rios años a la ma­yo­ría de nues­tros adul­tos

H. Dipu­tado de la Re­pú­bli­ca

ma­yo­res, pro­du­cien­do una ter­ce­ra edad más em­po­bre­ci­da aún. El pro­yec­to de ley que mo­di­fi­ca el De­cre­to Ley N° 3.500, de 1980, que es­ta­ble­ce nue­vo sis­te­ma de pen­sio­nes, bus­ca eli­mi­nar el be­ne­fi­cio de que go­zan las AFP en ma­te­ria de in­tere­ses de las co­ti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les adeu­da­das.

Si bien por ra­zo­nes cons­ti­tu­cio­na­les es­ta mo­ción no pue­de ha­cer­se car­go del pro­ble­ma de las pen­sio­nes en su con­jun­to, sí apun­ta a un as­pec­to no me­nor re­la­cio­na­do con los in­tere­ses de las co­ti­za­cio­nes. La idea de eli­mi­nar el be­ne­fi­cio de que go­zan las AFP en ma­te­ria de in­tere­ses de las co­ti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les adeu­da­das, pa­ra que la in­te­gri­dad de di­chos in­tere­ses vuel­va al afi­lia­do y no se que­de en el ór­gano ad­mi­nis­tra­dor, no só­lo es de jus­ti­cia, sino que es un im­pe­ra­ti­vo le­gal, mo­ral y po­lí­ti­co. Ayer mar­tes 30, en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, vo­ta­mos fa­vo­ra­ble­men­te el pro­yec­to, pe­ro al mis­mo tiem­po ma­ni­fes­ta­mos que es­to es un tí­mi­do co­mien­zo pa­ra una ta­rea que en­tre to­das las fuer­zas pro­gre­sis­tas de Chi­le de­be­re­mos sa­car ade­lan­te.

Si bien por ra­zo­nes cons­ti­tu­cio­na­les es­ta mo­ción no pue­de ha­cer­se car­go del pro­ble­ma de las pen­sio­nes en su con­jun­to, sí apun­ta a un as­pec­to no me­nor re­la­cio­na­do con los in­tere­ses de las co­ti­za­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.