¿HA­CIA DÓN­DE AVAN­ZAR EN EDU­CA­CIÓN SU­PE­RIOR?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: A me­dia­dos de los años 80 en una in­ves­ti­ga­ción par­ti­ci­pa­ti­va, los di­ri­gen­tes so­cia­les le­van­ta­ron sus pro­pias ne­ce­si­da­des, y so­bre ellas se tra­ba­jó du­ran­te me­ses: ¿cuá­les fue­ron esas ne­ce­si­da­des? Tra­ba­jo, sa­lud, vi­vien­da, ali­men­ta­ción. No hu­bo men­ción al­gu­na a la edu­ca­ción. En con­tra­po­si­ción en el Chi­le ac­tual el de­seo y as­pi­ra­ción de to­da fa­mi­lia es lo­grar que los hi­jos e hi­jas ten­gan es­tu­dios su­pe­rio­res, oja­lá in­gre­sen a la Uni­ver­si­dad.

La ex­pe­rien­cia hu­ma­na cons­tru­ye reali­dad so­cial, co­mo se­ña­la C. Wright Mills la ima­gi­na­ción so­cio­ló­gi­ca con­sis­te en mos­trar có­mo la vi­da per­so­nal y la bio­gra­fía in­di­vi­dual es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­das a los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos. El mo­vi­mien­to so­cial por la edu­ca­ción del 2006 y del 2011 des­per­tó nue­vas as­pi­ra­cio­nes; y, so­bre to­do, lo­gró cre­di­bi­li­dad so­cial, ca­na­li­zó el sen­ti­do crí­ti­co de la so­cie­dad y pu­so un nue­vo re­fe­ren­te, un nue­vo pi­so pa­ra com­pren­der las inequi­da­des so­cia­les.

La so­cie­dad no en­ten­dió la cen­tra­li­dad a la edu­ca­ción, co­mo “pi­vo­te” pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad y cons­truir la “mo­der­na” ciu­da­da­nía, se­gún los plan­tea­mien­tos de la Ce­pal-unes­co en los años 90; sino co­mo una as­pi­ra­ción le­gí­ti­ma, co­mo un de­re­cho y co­mo un ac­to de de­nun­cia fren­te a la inequi­dad y a la seg­men­ta­ción so­cial.

¿Cuán­tas de las as­pi­ra­cio­nes se pue­den cum­plir? En­tre los años 50 y prin­ci­pios de los 70, años de ex­pan­sión del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, la co­rre­la­ción po­si­ti­va en­tre ni­vel de es­co­la­ri­dad e in­ser­ción en el mer­ca­do de tra­ba­jo era vi­si­ble, la na­rra­ti­va in­di­vi­dual y la ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca le otor­ga­ron va­li­dez no so­lo cuan­ti­ta­ti­va sino vi­ven­cial. Es­ta co­rre­la­ción se fue de­bi­li­tan­do, al­gu­nos so­ció­lo­gos de la épo­ca de­no­mi­na­ron al fe­nó­meno “de­va­lua­ción del cre­den­cial edu­ca­ti­vo”. Hoy, la pro­me­sa de la edu­ca­ción co­mo ca­nal de mo­vi­li­dad so­cial se to­pa con la reali­dad del mer­ca­do de tra­ba­jo, que ya no re­tri­bu­ye co­mo an­tes el tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio; los ca­na­les de as­cen­so so­cial es­tán fuer­te­men­te in­flui­dos por la seg­men­ta­ción del sis­te­ma edu­ca­ti­vo y con­di­cio­na­dos por los víncu­los y re­des que en nues­tro país tien­den rá­pi­da­men­te a es­tig­ma­ti­zar a los que no per­te­ne­cen a la éli­te.

Y es­te es­tig­ma no es­tá pre­sen­te só­lo en los “po­lí­ti­cos vie­jos” mu­chas ve­ces se re­pro­du­ce en ex­pre­sio­nes de di­ri­gen­tes es­tu­dian­ti­les cuan­do se mi­ra con des­dén a quie­nes no per­te­ne­cen al CRUCH o no for­man par­te del Sis­te­ma Úni­co de Ad­mi­sión. En las lla­ma­das uni­ver­si­da­des tra­di­cio­na­les, en las cua­les ma­yo­ri­ta­ria­men­te se ma­tri­cu­la el 17% de los es­tu­dian­tes que ob­tie­nen so­bre 600 pun­tos en la PSU, mu­chas ve­ces se des­ca­li­fi­ca a es­tu­dian­tes que ha­cien­do un gran es­fuer­zo pon­de­ran so­bre 475 pun­tos pa­ra ac­ce­der al Cré­di­to con Aval del Es­ta­do.

Uni­ver­si­da­des “co­la­das” “ras­cas” son ex­pre­sio­nes que no con­tri­bu­yen a com­pren­der y a des­mon­tar el com­ple­jo en­tra­ma­do de “lu­cro ins­ti­tu­cio­nal” y “deu­das fa­mi­lia­res” ge­ne­ra­do des­de la re­for­ma del año 1981. Des­de esa fe­cha se ha ido ins­ta­lan­do un sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior frag­men­ta­do, des­re­gu­la­do y cre­cien­te­men­te in­di­vi­dua­li­za­do que de­bi­li­ta a las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes y di­fi­cul­ta que sus in­te­gran­tes ge­ne­ren la­zos de per­te­nen­cia y com­pro­mi­so. Prue­ba de ello son los más de 50 ac­to­res que se es­cu­cha­ron en la co­mi­sión de la cá­ma­ra y la in­ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar con­sen­sos bá­si­cos so­bre el sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior que se quie­re ins­ta­lar pa­ra cons­truir un me­jor país.

El de­ba­te so­bre el sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior no pue­de elu­dir las ex­pec­ta­ti­vas que ha ge­ne­ra­do en la so­cie­dad. La edu­ca­ción su­pe­rior, al igual que otros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.