Las in­frac­cio­nes de trán­si­to más fre­cuen­tes y cuán­to cues­ta ca­da una

La cau­sa en la ma­yo­ría de los ac­ci­den­tes ocu­rri­dos mien­tras se efec­tua­ban tra­ba­jos en la Ru­ta Q-50, que co­nec­ta las lo­ca­li­da­des de Ca­bre­ro y Con­cep­ción fue­ron los ade­lan­ta­mien­tos.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLICIAL -

No es de ex­tra­ñar que – de vez en cuan­do- al­gún con­duc­tor su­fra al­gu­na pe­na­li­za­ción tras co­me­ter al­gu­na in­frac­ción al trán­si­to, obli­gán­do­lo a des­em­bol­sar un mon­to en di­ne­ro que de­pen­de­rá de la fal­ta co­me­ti­da.

En la ac­tua­li­dad, la gran can­ti­dad de vehícu­los que cir­cu­lan por las prin­ci­pa­les ca­lles y ru­tas del país ha obli­ga­do a las au­to­ri­da­des a es­ta­ble­cer ca­da vez más mul­tas en es­ta ma­te­ria.

Las in­frac­cio­nes es­tán agru­pa­das en tres ti­pos: le­ves, gra­ves y gra­ví­si­mas por lo que el mon­to a pa­gar por ca­da una de ellas de­pen­de­rá del ran­go en el que es­té in­ser­ta den­tro de la le­gis­la­ción.

La­men­ta­ble­men­te, las in­frac­cio­nes al trán­si­to que más se co­me­ten en la pro­vin­cia de Bío Bío, jus­ta­men­te son las que es­tán ca­ta­lo­ga­das co­mo gra­ves o gra­ví­si­mas.

To­das ellas son cau­sas ba­sa­les de ac­ci­den­tes en el trán­si­to que, mu­chas ve­ces, pue­den de­jar he­ri­dos de di­ver­sa con­si­de­ra­ción o per­so­nas fa­lle­ci­das co­mo con­se­cuen­cia de la im­pru­den­cia de un con­duc­tor.

Se­gún de­ta­lló el je­fe de la Sec­ción In­ves­ti­ga­do­ra de Ac­ci­den­tes en el Trán­si­to (SIAT) de Ca­ra­bi­ne­ros de Bío Bío, ca­pi­tán Ma­tías Pa­lo­mino, du­ran­te el año 2014 se cur­sa­ron 23.080 in­frac­cio­nes en to­da la pro­vin­cia.

De ellas, la que tu­vo ma­yor in­ci­den­cia en Bío Bío fue el des­obe­de­cer la se­ña­lé­ti­ca PA­RE, con 1.266 ca­sos, re­pre­sen­tan­do un 5,4% del to­tal ge­ne­ral.

En se­gun­do lu­gar, le si­gue cir­cu­lar a ex­ce­so de ve­lo­ci­dad con 1.201 ca­sos; ello re­pre­sen­ta el 5,2%.

En ter­cer lu­gar es­tán los ade­lan­ta­mien­tos in­de­bi­dos con 1.132 ca­sos, lo que se tra­du­ce en un 4,9% del to­tal de in­frac­cio­nes cur­sa­das.

Du­ran­te 2015, Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le cur­só 23.603 in­frac­cio­nes al trán­si­to só­lo en la pro­vin­cia de Bío Bío.

En el trans­cur­so de es­te año, la de ma­yor ocu­rren­cia fue el ex­ce­so de ve­lo­ci­dad con 1.520 ca­sos, lo que re­pre­sen­ta el 5,5% del to­tal de in­frac­cio­nes cur­sa­das.

Muy de cer­ca le si­guió el des­obe­de­cer la se­ña­lé­ti­ca PA­RE, con 1.288 ca­sos; ello se tra­du­ce en un 5,4% de to­tal ge­ne­ral.

En ter­cer lu­gar es­tán los ade­lan­ta­mien­tos in­de­bi­dos con 1.089 ca­sos, lo cual re­pre­sen­ta un 4,9% del to­tal de in­frac­cio­nes cur­sa­das en Bío Bío.

Has­ta el 31 de ju­lio de 2016, efec­ti­vos po­li­cia­les han cur­sa­do 13.965 in­frac­cio­nes al trán­si­to por di­fe­ren­tes mo­ti­vos.

Del to­tal, en­ca­be­za la lis­ta el des­obe­de­cer la se­ña­lé­ti­ca PA­RE, con 624 ca­sos, lo que re­pre­sen­ta un 4,4% del to­tal ge­ne­ral.

La se­gun­da son los ade­lan­ta­mien­tos in­de­bi­dos con 606 ca­sos, lo que se tra­du­ce en un 4,3% de las in­frac­cio­nes cur­sa­das.

En ter­cer lu­gar se en­cuen­tra el ex­ce­so de ve­lo­ci­dad con 495 ca­sos, lo que re­pre­sen­ta un 3,5% del to­tal ge­ne­ral.

MUL­TAS

Las prin­ci­pa­les cau­sas de in­frac­cio­nes en la pro­vin­cia son reite­ra­ti­vas: ex­ce­so de ve­lo­ci­dad, PA­RE y ade­lan­ta­mien­tos in­de­bi­dos, que –jus­ta­men­te- son cau­sas ba­sa­les de ac­ci­den­tes.

La­men­ta­ble­men­te, las dos pri­me­ras es­tán den­tro del gru­po que al­ma­ce­na las in­frac­cio­nes ca­ta­lo­ga­das co­mo gra­ví­si­mas, mien­tras que la ter­ce­ra es­tá den­tro del gru­po que al­ber­ga las in­frac­cio­nes con­si­de­ra­das co­mo gra­ves.

Es por ello, ex­pre­só el ofi­cial, que a és­tas se les brin­da ma­yor prio­ri­dad al mo­men­to de efec­tuar con­tro­les de trán­si­to en las ca­lles y ru­tas de Bío Bío.

Las mul­tas por in­frac­cio­nes que son con­si­de­ra­das co­mo gra­ví­si­mas fluc­túan en­tre 1,5 y 3 Uni­da­des Tri­bu­ta­rias Men­sua­les (UTM).

Es de­cir, el mon­to a pa­gar por una in­frac­ción de es­te ti­po pue­de co­men­zar en los 68.860 pe­sos y lle­gar a los 137.721.

En el ca­so de ser sor­pren­di­do por Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le efec­tuan­do un ade­lan­ta­mien­to in­de­bi­do, la mul­ta por es­te con­cep­to va­ría en­tre 1 y 1,5 UTM.

Es de­cir, por una in­frac­ción co­mo és­ta, el con­duc­tor de un vehícu­lo pue­de co­men­zar en los 45.907 pe­sos y lle­gar a los 68.860.

Una ma­la no­ti­cia: es cier­to que si una per­so­na pa­ga una mul­ta den­tro de los pri­me­ros días de cur­sa­da la in­frac­ción ob­ten­drá un des­cuen­to del 25%.

Sin em­bar­go, ello no apli­ca a las fal­tas ca­li­fi­ca­das co­mo gra­ví­si­mas: dos de las más co­me­ti­das por los con­duc­to­res en la pro­vin­cia bio­ben­se.

CON­SE­CUEN­CIAS

Con­du­cir a una ve­lo­ci­dad no ade­cua­da re­per­cu­ti­rá “en el tiem­po de reac­ción de una per­so­na, mu­chas ve­ces no se va a po­der evi­tar un ac­ci­den­te de trán­si­to al mo­men­to de to­mar la de­ci­sión de fre­nar”, ex­pli­có Pa­lo­mino.

An­te la pre­sen­cia de un dis­co PA­RE, el ofi­cial ex­pre­só que –tal co­mo lo in­di­ca la ley- se­rá ne­ce­sa­rio de­te­ner la mar­cha del vehícu­lo com­ple­ta­men­te.

“No bas­ta con re­du­cir la ve­lo­ci­dad y mi­rar ha­cia los la­dos; hay que de­te­ner­se to­tal­men­te pa­ra evi­tar cual­quier ti­po de ac­ci­den­te”, de­ta­lló Pa­lo­mino.

Con res­pec­to a los ade­lan­ta­mien­tos in­de­bi­dos, y a mo­do de ejem­plo, fue­ron la cau­sa en la ma­yo­ría de los ac­ci­den­tes ocu­rri­dos mien­tras se efec­tua­ban tra­ba­jos en la Ru­ta Q-50, que co­nec­ta las lo­ca­li­da­des de Ca­bre­ro y Con­cep­ción.

CI­FRAS ADE­LAN­TA­MIEN­TOS IN­DE­BI­DOS: in­frac­cio­nes se han cur­sa­do has­ta el 31 de ju­lio de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.