El ro­deo: ¿tra­di­ción o mal­tra­to?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Cris­tó­bal Be­llo­lio Es­cue­la de Go­bierno UAI

Lo que ha­ce par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te el de­ba­te so­bre la even­tual prohi­bi­ción del ro­deo es que nin­gu­na de la po­si­cio­nes se im­po­ne con ob­vie­dad. Los de­fen­so­res de es­te de­por­te sos­tie­nen que se tra­ta de una ma­ni­fes­ta­ción pro­pia de nues­tra tra­di­ción en­rai­za­da en el mun­do cul­tu­ral del cam­po chi­leno. Sus de­trac­to­res ar­gu­men­tan que -una vez que acor­da­mos que los ani­ma­les no hu­ma­nos son dig­nos de nues­tra pro­tec­ción y res­pe­to mo­ral- no exis­te ra­zón pa­ra dis­tin­guir en­tre dis­tin­tas for­mas de mal­tra­to de­li­be­ra­do.

Fue el al­cal­de de Re­co­le­ta, Da­niel Ja­due (PC), el que hi­zo la pri­me­ra mo­vi­da ve­tan­do la prác­ti­ca del ro­deo en su co­mu­na, así co­mo el uso de ani­ma­les en es­pec­tácu­los cir­cen­ses. Han si­do, en cam­bio, po­lí­ti­cos de la UDI -co­mo el se­na­dor Co­lo­ma- los que han sa­li­do con ma­yor fuer­za a de­fen­der­lo. Qui­zás sea po­si­ble iden­ti­fi­car un vie­jo pa­trón: mien­tras la iz­quier­da abo­ga por la ex­pan­sión del ra­dio de los de­re­chos -en es­te ca­so, de nues­tra es­pe­cie a otras es­pe­cies- la de­re­cha con­si­de­ra que hay un va­lor fun­da­men­tal en la tra­di­ción, en aque­lla sa­bi­du­ría que se acu­mu­la con el tiem­po.

Son dos cau­sas bá­si­cas de la ac­ción po­lí­ti­ca, pe­ro nin­gu­na de las dos pue­de dar­se por des­con­ta­da. La tra­di­ción, por ejem­plo, no es au­to­ex­pli­ca­ti­va. Lo que que­re­mos sa­ber no es si aca­so se vie­ne prac­ti­can­do ha­ce mu­cho tiem­po o si sus cul­to­res re­pre­sen­tan al hua­so chi­leno, lo que que­re­mos sa­ber es si aca­so se tra­ta -nor­ma­ti­va­men­te ha­blan­do- de al­go bueno o ma­lo. Y si es ma­lo, si es de aque­llas con­duc­tas que por su des­va­lor no pue­den que­dar en­tre­ga­das al cri­te­rio pri­va­do, sino que re­quie­ren in­ter­ven­ción pú­bli­ca. Men­cio­nar la can­ti­dad de em­pleos que ge­ne­ra el ro­deo tam­po­co es un ar­gu­men­to in­ven­ci­ble. Si bien es una con­si­de­ra­ción prác­ti­ca re­le­van­te, es el jui­cio mo­ral so­bre la ac­ti­vi­dad lo que de­ter­mi­na la de­ci­sión. La es­cla­vi­tud, sin ir más le­jos, fue siem­pre un ne­go­cio ren­ta­ble.

Quie­nes se opo­nen al ro­deo se en­fren­tan a un mar de pre­gun­tas: ¿no son aca­so los mis­mos que apo­yan el abor­to los que aho­ra di­cen de­fen­der a los ani­ma­les? Si son ani­ma­lis­tas, ¿ por qué en­ton­ces no pro­mue­ven con la mis­ma fuer­za la prohi­bi­ción del con­su­mo de car­nes y pes­ca­dos? Si los ani­ma­les tie­nen de­re­chos, ¿no de­be­ría­mos ser to­dos ve­ga­nos? Por su­pues­to, es­tas pre­gun­tas car­gan mu­chas fa­la­cias, pe­ro es im­por­tan­te ha­cer­se car­go de ellas.

Es­te ti­po de de­ba­tes pú­bli­cos - que se to­man las edi­to­ria­les y los fo­ros uni­ver­si­ta­rios- son fun­da­men­ta­les pa­ra ejer­ci­tar el múscu­lo re­fle­xi­vo de la ciu­da­da­nía. Con ra­zón nos que­ja­mos de la eli­mi­na­ción de fi­lo­so­fía del cu­rrí­cu­lum. Pe­ro és­ta es la ver­da­de­ra cla­se de fi­lo­so­fía de­mo­crá­ti­ca: la que nos per­mi­te ra­zo­nar co­lec­ti­va­men­te so­bre los ar­gu­men­tos a fa­vor y en con­tra de una po­si­ción.

Los de­fen­so­res de es­te de­por­te sos­tie­nen que se tra­ta de una ma­ni­fes­ta­ción pro­pia de nues­tra tra­di­ción, del cam­po chi­leno. Sus de­trac­to­res ar­gu­men­tan que no exis­te ra­zón pa­ra dis­tin­guir en­tre dis­tin­tas for­mas de mal­tra­to de­li­be­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.