El Mi­ne­duc y la fi­lo­so­fía

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­xi­mi­li­ano Fi­gue­roa Fa­cul­tad de Ar­tes Li­be­ra­les

La fi­lo­so­fía pa­re­ce te­ner por des­tino te­ner que jus­ti­fi­car­se a sí mis­ma ca­da cier­to tiem­po; cuan­do no es la fran­quía o el va­lor de su ejer­ci­cio, es su pro­pia exis­ten­cia en los es­pa­cios de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad edu­ca­ti­va la que se ve ame­na­za­da. La es­ce­na, en es­te úl­ti­mo as­pec­to, se re­pi­te a tra­vés del plan del Mi­ne­duc de de­jar­la co­mo ra­mo no obli­ga­to­rio o sub­su­mir­la en las cla­ses de ciu­da­da­nía.

Si bien se tra­ta de un tras­cen­di­do, lue­go de una se­ma­na de múl­ti­ples reac­cio­nes, pa­re­ce su­mar un epi­so­dio más de abier­to con­tras­te en­tre la im­por­tan­cia de los cam­bios que el go­bierno anun­cia y la opor­tu­na en­tre­ga de ar­gu­men­tos y pre­ci­sio­nes de los mis­mos.

No ca­be du­da que in­tro­du­cir la for­ma­ción pa­ra la ciu­da­da­nía es al­go ne­ce­sa­rio, ur­gen­te in­clu­so, ya que la vo­lun­tad hu­ma­na que ha­ce po­si­ble la de­mo­cra­cia co­mo sis­te­ma po­lí­ti­co y for­ma de con­vi­ven­cia, se edu­ca, se desa­rro­lla y cul­ti­va, na­die na­ce con ella. Una so­cie­dad po­lí­ti­ca exi­ge se­res edu­ca­dos pa­ra ha­cer­la po­si­ble. Una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca só­lo pue­de fun­cio­nar si en la ma­yo­ría de sus miem­bros ha­ce arrai­go y sen­ti­do la idea de que el país es una obra co­mún de tras­cen­den­cia, la idea de que la cons­truc­ción y man­ten­ción de un et­hos de­mo­crá­ti­co es al­go que re­vis­te va­lor y jus­ti­fi­ca ac­cio­nes de com­pro­mi­so ac­ti­vo.

Pe­ro en es­te con­tex­to, la fi­lo­so­fía no es pres­cin­di­ble, sino más per­ti­nen­te y ne­ce­sa­ria. El ciu­da­dano im­pli­ca un in­di­vi­duo que, en pri­me­rí­si­mo lu­gar, se re­co­no­ce, exis­te y va­lo­ra co­mo tal. To­do el sis­te­ma edu­ca­ti­vo tie­ne una ta­rea que le otor­ga su eje y ho­ri­zon­te, que de­fi­ne su sen­ti­do y va­lor: pro­mo­ver el flo­re­ci­mien­to de au­tén­ti­cas in­di­vi­dua­li­da­des. Es en es­ta ta­rea don­de la fi­lo­so­fía pue­de apor­tar con aque­llo que más la de­fi­ne, el ejer­ci­cio del pen­sa­mien­to crí­ti­co y re­fle­xi­vo.

La vi­da re­fle­xi­va es la re­sis­ten­cia a su­bor­di­nar el vi­vir al me­ro so­bre­vi­vir, es el ejer­ci­cio que fun­da la au­to­no­mía y per­mi­te la res­pon­sa­bi­li­dad del in­di­vi­duo fren­te a sí mis­mo y los de­más, es el ca­mino in­elu­di­ble pa­ra la vo­ca­ción in­di­vi­dual de desa­rro­llar la me­jor ver­sión de sí mis­mo.

Sin el ejer­ci­cio re­fle­xi­vo au­to-vin­cu­lan­te, a tra­vés del cual exa­mi­na­mos el sen­ti­do de lo que he­mos he­cho o vi­vi­do, a tra­vés del cual es­cru­ta­mos las ideas do­mi­nan­tes en su le­gi­ti­mi­dad, lo que que­da es un su­je­to ex­pues­to al des­arrai­go de sí mis­mo, permea­ble a creen­cias dudosas en su ver­dad y va­lía, ma­ni­pu­la­ble por agen­tes ex­ter­nos y fuer­zas des­hu­ma­ni­za­do­ras que lo con­du­cen a una exis­ten­cia sim­ple­men­te fun­cio­na­ria o fun­cio­nal, ale­ja­da de la hon­du­ra y con­sis­ten­cia es­pe­ra­ble de la in­di­vi­dua­li­dad au­tén­ti­ca.

Sin pro­mo­ción de­ci­di­da de la vi­da re­fle­xi­va só­lo que­da el avan­ce de la ba­na­li­dad, la ame­na­za de ver em­po­bre­ci­da la vi­da éti­ca y li­mi­ta­da la sus­tan­cia de­mo­crá­ti­ca de una so­cie­dad.

No ca­be du­da que in­tro­du­cir la for­ma­ción pa­ra la ciu­da­da­nía es al­go ne­ce­sa­rio, ur­gen­te in­clu­so, ya que la vo­lun­tad hu­ma­na que ha­ce po­si­ble la de­mo­cra­cia co­mo sis­te­ma po­lí­ti­co y for­ma de con­vi­ven­cia, se edu­ca, se desa­rro­lla y cul­ti­va, na­die na­ce con ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.