“El ha­ber ob­te­ni­do el tra­ba­jo de mo­to­ris­ta ha si­do lo má­xi­mo que me ha pa­sa­do en la vi­da”

A los seis me­ses de egre­sa­do de la es­cue­la, en 1998, lo­gró ob­te­ner un cu­po pa­ra ha­cer el cur­so de mo­to­ris­ta de Ca­ra­bi­ne­ros. De­bie­ron pa­sar cer­ca de nue­ve me­ses pa­ra que le per­mi­tie­ran te­ner una a su car­go. Ja­más se se­pa­ró de ella.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLICIAL -

Re­cuer­da per­fec­ta­men­te el día en que de­ci­dió que se­ría ca­ra­bi­ne­ro; te­nía ape­nas 13 años. El 27 de abril pa­sa­do, el sar­gen­to se­gun­do Es­te­ban Lei­va (39) fue des­ta­ca­do co­mo el me­jor ca­ra­bi­ne­ro ope­ra­ti­vo de la pro­vin­cia de Bío Bío.

Des­de que ini­ció su ca­rre­ra den­tro de la ins­ti­tu­ción lo ha he­cho arri­ba de una mo­to, cum­plien­do fun­cio­nes ope­ra­ti­vas; es de­cir, en la ca­lle.

Pro­ve­nien­te de la ciu­dad de San­tia­go, el 12 de fe­bre­ro de 2010 lle­gó a for­mar par­te del equi­po de fun­cio­na­rios po­li­cia­les de do­ta­ción de la Pri­me­ra co­mi­sa­ría de Ca­ra­bi­ne­ros de Los Án­ge­les, siem­pre a bor­do de una mo­to­ci­cle­ta.

Pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia hu­mil­de, Lei­va re­cuer­da que es­ta­ba tra­ba­jan­do en la ve­ga cuan­do vio pa­sar un ca­ra­bi­ne­ro en mo­to y lo que­dó mi­ran­do.

“Vino mi her­ma­na y me di­jo: “fla­co, ¿ no te gus­ta­ría ser ca­ra­bi­ne­ro?”, ese día, a mí se me pren­dió la lu­ce­ci­ta y di­je “sí, po­dría ser””, re­cuer­da Es­te­ban.

Des­de aquel día a la fe­cha, ha pa­sa­do mu­cha agua ba­jo el río. Mien­tras rea­li­za­ba su ser­vi­cio mi­li­tar postuló a Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le; se pre­pa­ró, rin­dió las prue­bas y cuan­do egre­só lo lla­ma­ron de la Es­cue­la de Ca­ra­bi­ne­ros.

Al los seis me­ses de egre­sa­do de la es­cue­la, en 1998, lo­gró ob­te­ner un cu­po pa­ra ha­cer el cur­so de mo­to­ris­ta de Ca­ra­bi­ne­ros; reali­zó, ade­más, el de con­duc­tor de vehícu­los po­li­cia­les.

De­bie­ron trans­cu­rrir nue­ve me­ses, apro­xi­ma­da­men­te, pa­ra que le per­mi­tie­ran te­ner una mo­to a su car­go y sa­lir a efec­tuar la­bo­res pre­ven­ti­vas. Des­de ese día, y has­ta la ac­tua­li­dad, ha po­di­do tra­ba­jar en es­te me­dio po­li­cial.

Cum­plir la­bo­res ope­ra­ti­vas “sig­ni­fi­ca efec­tuar el tra­ba­jo en la ca­lle, cons­tan­te­men­te con las per­so­nas, com­ba­tien­do de­re­cha­men­te la de­lin­cuen­cia, evi­tan­do el ro­bo, evi­tan­do los ac­ci­den­tes y brin­dán­do­le una edu­ca­ción vial a las per­so­nas, in­ter­ac­tuan­do cons­tan­te­men­te con las per­so­nas en la ca­lle”, re­la­ta Lei­va.

- ¿ Qué es lo que más le gus­ta rea­li­zar en es­te ti­po de la­bo­res?

Cuan­do uno es ni­ño siem­pre sue­ña al­gún día te­ner el tra­ba­jo o al­go que le lle­ne su co­ra­zón, su vi­da, que sea co­mo la hor­ma de su za­pa­to, el nú­me­ro que bus­ca. És­te me cal­zó y mi de­seo siem­pre fue tra­ba­jar en al­go que sa­tis­fa­ga mi vi­da.

Cuan­do lle­gué a es­te me­dio a tra­ba­jar y ha­cer el cur­so de mo­tos y su­bir­me a una, en ese ins­tan­te, es­tan­do en la ca­lle me di cuen­ta que eso era lo mío.

Las ha­bi­li­da­des li­da­des que Dios me ha da­do las he po­di­do usar en es­te me­dio vehi­cu­lar ular que ha lle­na­do mi co­ra­zón, ha lle­na­do mi vi­da. A tra­vés de eso, he po­di­do ver mu­chas son­ri­sas en la­sas per­so­nas a las cua­les he po­di­do ayu­dar. yu­dar.

He te­ni­do­do gran­des ob­je­ti­vos, gran­des lo­gros, os, he si­do pre­mia­do en otras oca­sio­nes­nes tam­bién en San­tia­go por lo mis­mo, mo, por mi desem­pe­ño la­bo­ral en es­tes­te me­dio. Creo que el ha­ber lo­gra­do do ob­te­ner el tra­ba­jo de mo­to­ris­ta ha si­do lo má­xi­mo que me ha pa­sa­do en n la vi­da.

MEJORR CA­RA­BI­NE­RO OPE­RA­TI­VO PERATIVO

Trans­cu­rría­rría el año 2012 y se desem­pe­ña­ba ba en la 6 ª Co­mi­sa­ría de Re­co­le­ta cuan­do fue des­ta­ca­do co­mo el me­jor or ca­ra­bi­ne­ro ope­ra­ti­vo de la Pre­fec­tu­ra ura Nor­te de San­tia­go, la que com­pren­de­ren­de cer­ca de 7 uni­da­des po­li­cia­les.s. Lle­va­ba cer­ca de dos años tra­ba­jan­do ndo arri­ba de una mo­to.

“Fue un tre­men­do re­men­do in­cen­ti­vo pa­ra po­der se­guir r en eso. Tra­té de ca­pa­ci­tar­me más, de apren­der más, de ser más pro­fe­sio­nal y lo­gré sa­lir de e San­tia­go con la fren­te en al­to”,o”, re­la­tó Lei­va.

La opor­tu­ni­da­du­ni­dad de ser re­co­no­ci­do se re­pi­tió el abril de es­tes­te año, cuan­do el al­to man­do lo eli­gió li­gió co­mo me­jorj or ca­ra­bi­ne­ro ro ope­ra­ti­vo de e la pro­vin­cia de Bío Bío.

- ¿ Cuál cree ree us­ted que son las cla­ves pa­ra ha­ber ob­te­ni­doe­ni­do es­te pre­mio??

Pa­ra mí, ell ha­be­rob­teha­ber ob­te­ni­do es­te pre­mio es una sa­tis- fac­ción per­so­nal de po­der de­cir “mi­sión cum­pli­da”.

Lo que he que­ri­do ha­cer en fa­vor de la ciu­da­da­nía y de nues­tra ins­ti­tu­ción, creo que he po­di­do lo­grar­lo y el pre­mio que he po­di­do re­ci­bir es la res­pues­ta a to­do aque­llo que qui­se y lo­gré ha­cer.

Pa­ra mí el pre­mio re­fle­ja el ha­ber cum­pli­do el ob­je­ti­vo de ha­ber he­cho bien el tra­ba­jo. El es­tar en la ca­lle, tra­ba­jan­do en Los Án­ge­les, ciu­dad don­de yo na­cí, en es­te vehícu­lo, ha sig­ni­fi­ca­do un gran apor­te pa­ra la ciu­da­da­nía en la ca­lle.

Co­mo pa­ra mí es una vo­ca­ción, más que un tra­ba­jo, sal­go a la ca­lle con el ob­je­ti­vo de ayu­dar a to­das las per­so­nas que se me atre­vie­sen por el ca­mino y me pi­den ayu­dan, po­der so­lu­cio­nar­le su pro­ble­ma, po­der lle­gar rá­pi­do don­de me ne­ce­si­tan y po­der es­tar cons­tan­te­men­te ha­cien­do lo que más me gus­ta, que es ayu­dar a la gen­te.

-¿ Es esa mis­ma pa­sión, esas ga­nas de ayu­dar a la gen­te lo que lo ha mo­ti­va­do pa­ra ha­cer me­jor su tra­ba­jo y fi­nal­men­te ser des­ta­ca­do por so­bre mu­chos ca­ra­bi­ne­ros?

Creo que la vo­ca­ción es im­por­tan­te pa­ra cual­quier per­so­na, en cual­quier tra­ba­jo. La per­so­na que tie­ne vo­ca­ción, que le gus­ta lo que ha­ce, creo que ca­da día va a que­rer su­pe­rar­se, ca­da día va a que­rer ha­cer­lo me­jor que ayer y con buen áni­mo.

Ha­ber si­do pre­mia­do en dos oca­sio­nes ha si­do un pre­mio al es­fuer­zo que le he pues­to en mi tra­ba­jo, en el vehícu­lo en el que me desem­pe­ño.

Lo ha­go con pa­sión, con ale­gría; no lo ha­go por in­te­rés a na­da, sé que hay un suel­do de por me­dio por­que uno tra­ba­ja pe­ro más que eso, lo ha­go por­que me agra­da, me gus­ta, en­con­tré lo que era pa­ra mí.

Ver una son­ri­sa o una ca­ri­ta de tran­qui­li­dad en una per­so­na des­pués de que le ha pa­sa­do al­go, por ha­ber lle­ga­do la po­li­cía, por ha­ber lle­ga­do yo, por ha­ber­la ayu­da­do es la re­com­pen­sa que –a dia­rio- ten­go en mi tra­ba­jo.

DES­DE HA­CE 18 AÑOS que el sar­gen­to 2º Es­te­ban Lei­va se desem­pe­ña co­mo ca­ra­bi­ne­ro ope­ra­ti­vo den­tro de la Ins­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.