Pi­la­tes: el mé­to­do que to­ni­fi­ca sin ma­yor es­fuer­zo

Los ejer­ci­cios tie­nen el ob­je­ti­vo de re­for­zar la mus­cu­la­tu­ra y au­men­tar el con­trol, fuer­za y fle­xi­bi­li­dad de nues­tro cuer­po.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Pa­ra mu­chos el he­cho de que em­pie­cen los días de ca­lor trae con­si­go un do­lor de ca­be­za. An­dar con ro­pa más li­ge­ra tam­bién sig­ni­fi­ca de­jar en evi­den­cia las ca­lo­rías con­su­mi­das en in­vierno, por ello va­rios ya to­man me­di­das en es­ta épo­ca del año pa­ra to­ni­fi­car el cuer­po y ver­se un po­co me­jor. En ese sen­ti­do uno de los ejer­ci­cios más prac­ti­ca­dos es el Pi­la­tes.

El mé­to­do Pi­la­tes con­sis­te en un con­jun­to de ejer­ci­cios fí­si­cos es­pe­cial­men­te pen­sa­dos pa­ra for­ta­le­cer y to­ni­fi­car los múscu­los sin au­men­tar su vo­lu­men.

Es­ta dis­ci­pli­na per­mi­te es­ti­li­zar la fi­gu­ra a tra­vés de la rea­li­za­ción de una se­cuen­cia flui­da de mo­vi­mien­tos con es­ca­sas re­pe­ti­cio­nes.

To­dos los ejer­ci­cios es­tán he­chos de for­ma que el ab­do­men sea el cen­tro mus­cu­lar del cuer­po, dan­do co­mo re­sul­ta­do la for­ta­le­za y to­ni­fi­ca­ción de la co­lum­na a ni­vel lum­bar, que es la ba­se del res­to de la co­lum­na ver­te­bral.

Los en­tre­na­mien­tos son com­ple­tos, tra­ba­jan con in­ten­si­dad va­rios múscu­los si­mul­tá­nea­men­te in­clu­yen­do los múscu­los más pro­fun­dos, que son los que sos­tie­nen el es­que­le­to óseo. Di­cho mé­to­do ha­ce que la men­te, el cuer­po y el es­pí­ri­tu tra­ba­jen co­mo uno, me­dian­te la res­pi­ra­ción y la con­cen­tra­ción se lo­gra un es­ta­do de re­la­ja­ción glo­bal per­mi­tien­do eli­mi­nar el es­trés y las ten­sio­nes mus­cu­la­res.

Su ob­je­ti­vo prin­ci­pal no es la que­ma de ca­lo­rías, sino re­for­zar la mus­cu­la­tu­ra y au­men­tar el con­trol, fuer­za y fle­xi­bi­li­dad de nues­tro cuer­po. Aun­que, co­mo to­do ejer­ci­cio fí­si­co, su­po­ne un au­men­to en el gas­to ener­gé­ti­co y, por tan­to, tam­bién con­tri­bu­ye a man­te­ner un pe­so equi­li­bra­do.

Los seis prin­ci­pios esen­cia­les de es­te mé­to­do son con­trol, con­cen­tra­ción, flui­dez, pre­ci­sión, res­pi­ra­ción y cen­tro. Pre­ci­sa­men­te, con es­te úl­ti­mo prin­ci­pio, el Pi­la­tes ha­ce re­fe­ren­cia a una zo­na con­cre­ta del cuer­po de­no­mi­na­da cen­tro de fuer­za, que tam­bién se co­no­ce co­mo man­sión del po­der. Di­cha zo­na la con­for­ma­rían los múscu­los ab­do­mi­na­les, la ba­se de la es­pal­da y los glú­teos y la in­ten­ción es que, a tra­vés de su for­ta­le­ci­mien­to, se ejer­ci­ten el res­to de par­tes del cuer­po.

La ma­yo­ría de los ejer­ci­cios se rea­li­zan me­dian­te una se­rie de mo­vi­mien­tos sua­ves y len­tos y con la ayu­da de apa­ra­tos di­se­ña­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra es­ta dis­ci­pli­na. En to­dos y ca­da uno de es­tos mo­vi­mien­tos con­tro­la­dos se in­ten­ta con­se­guir la ma­yor pre­ci­sión po­si­ble a tra­vés del con­trol de la res­pi­ra­ción, la co­rrec­ta ali­nea­ción de nues­tro cuer­po y, por su­pues­to, la con­cen­tra­ción. De es­ta ma­ne­ra se evi­tan ges­tos vio­len­tos o in­con­tro­la­dos que pue­dan ser agre­si­vos pa­ra el or­ga­nis­mo.

Be­ne­fi­cios

Es­tos ejer­ci­cios for­ta­le­cen y to­ni­fi­can el cuer­po sin au­men­tar el vo­lu­men mus­cu­lar y con ello con­si­gue es­ti­li­zar la fi­gu­ra.

Aporta vi­ta­li­dad y fuer­za per­mi­tien­do mi­ni­mi­zar el es­fuer­zo pa­ra rea­li­zar las ta­reas co­ti­dia­nas más pe­sa­das o cual­quier otro ti­po de de­por­te. Ade­más, me­jo­ra la ali­nea­ción pos­tu­ral y co­rri­ge los há­bi­tos pos

tur a l e s in­co­rrec­tos.

Asi­mis­mo, me­dian­te la in­te­gra­ción cuer­po-men­te con­si­gue au­men­tar la au­to­es­ti­ma y el co­no­ci­mien­to del pro­pio cuer­po.

Por úl­ti­mo per­mi­te pre­ve­nir y reha­bi­li­tar le­sio­nes del sis­te­ma múscu­lo-es­que­lé­ti­co.

HIS­TO­RIA

Crea­do por Jo­seph H. Pi­la­tes a prin­ci­pios de los años 20 del si­glo pa­sa­do, el mé­to­do Pi­la­tes es un con­jun­to de ejer­ci­cios cu­ya fi­na­li­dad es la de ejer­ci­tar el cuer­po y la men­te, ya que me­dian­te su prác­ti­ca, ade­más de me­jo­rar nues­tra con­di­ción fí­si­ca, au­men- ta­mos nues­tra ca­pa­ci­dad de con­trol y con­cen­tra­ción. De he­cho, tam­bién es co­no­ci­do con el nom­bre de ‘Con­tro­lo­gía’.

A tra­vés de la com­bi­na­ción de las tra­di­cio­nes orien­tal y oc­ci­den­tal, Pi­la­tes con­si­guió crear una ru­ti­na de más de 500 ejer­ci­cios que au­na­ra cal­ma y fle­xi­bi­li­dad –orien­te– jun­to con fuer­za y tono mus­cu­lar –oc­ci­den­te–. Aun­que lo cier­to es que el mé­to­do se po­dría re­du­cir a 34 ejer­ci­cios bá­si­cos de los cua­les sur­gen in­fi­ni­dad de com­bi­na­cio­nes y am­plia­cio­nes. En ellos se tra­ba­jan án­gu­los anató­mi­cos y pa­lan- cas fi­sio­ló­gi­cas con­cre­tas, y se han de rea­li­zar siem­pre al com­pás de la res­pi­ra­ción, es­tan­do to­tal­men­te con­cen­tra­do en los mo­vi­mien­tos que se rea­li­zan.

Se tra­ta de un mé­to­do in­ten­so y efec­ti­vo que pro­du­ce be­ne­fi­cios no­ta­bles en la mus­cu­la­tu­ra, pe­ro és­ta no ha si­do la úni­ca cau­sa pa­ra que se ex­tien­da su prác­ti­ca. Sin du­da, el he­cho de que per­so­na­jes fa­mo­sos in­ter­na­cio­nal­men­te co­no­ci­dos co­mo Ma­don­na, Sha­ron Sto­ne, Ka­te Moss, Jen­ni­fer Anis­ton o Me­la­nie Grif­fith lo prac­ti­quen ha con­tri­bui­do a que se ha­ga aún más po­pu­lar.

UNO de LOS Be­ne­fi­cios del Pi­la­tes es que me­jo­ra la ali­nea­ción pos­tu­ral y co­rri­ge los há­bi­tos in­co­rrec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.