Jo­sé San­tos Be­roí­za, la his­to­ria de un fu­si­la­do

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ives Or­te­ga Poe­ta

La ní­ti­da son­ri­sa de las ma­ña­nas des­per­tó de gol­pe con la irrup­ción del cam­pa­men­to fo­res­tal, que des­de 1958, pa­só a lla­mar­se Ral­co, uno a uno fue­ron des­fa­lle­cien­do la flo­ra y fau­na, el fo­rra­je y el abri­go fue­ron mer­man­do, co­mo mer­man­do, tam­bién la exis­ten­cia na­tu­ral de la co­mu­ni­dad pe­wen­che de Ca­lla­qui, lu­gar don­de se em­pla­zó ese asen­ta­mien­to de fu­la­nos y men­ga­nos asa­la­ria­dos que a la or­den de - ¡Echen to­do el bos­que aba­jo!, obe­de­cen ira­cun­dos la ins­truc­ción de man­do, esa es la or­den, mien­tras los ca­pa­ta­ces cual huas­ca en mano agre­gan el ¡mué­van­se mier­da! El sue­lo bra­ma en las mon­ta­ñas con la caí­da de esos gi­gan­tes mi­le­na­rios; rau­líes, arau­ca­rias, len­gas, coigües, hua­lles ( ro­ble), en­tre otros ma­ci­zos que se vi­nie­ron a tie­rra mo­di­fi­can­do to­do el pai­sa­je na­ti­vo pa­ra trans­for­mar­lo en un in­fer­nal cam­po de ba­ta­lla. No por mu­cho tiem­po per­ma­ne­ce­rían des­per­di­ga­dos los mo­ri­bun­dos ár­bo­les, ya que co­men­za­ron a ser cer­ce­na­das sus ex­tre­mi­da­des por los dien­tes de las cor­vi­nas y las ha­chas, só­lo sus tron­cos lle­ga­rán a puer­to. Ha­cía fal­ta al­go más que las fuer­zas pa­ra com­ple­tar la ta­rea, era ne­ce­sa­rio bue­nas yun­tas de bue­yes y hom­bres pa­ra es­tar en el fren­te, lue­go ven­dría la ma­qui­na­ria pa­ra li­qui­dar la fae­na a la me­di­da de las tan­tas pul­ga­das de ma­de­ra ex­traí­da. Así es co­mo los mo­to­res se ins­ta­la­ron arra­san­do con el sus­ten­to y la die­ta pa­ra las fa­mi­lias ori­gi­na­rias de la zo­na, las ver­tien­tes se en­ju­ta, la es­ca­sa siem­bra no dio fru­to, las pes­tes y pla­gas se in­ter­na­ron, to­do iba mal; en ade­lan­te la vi­da se­ría dis­tin­ta pa­ra don Jo­sé San­tos Be­roí­za y los su­yos. Fue ne­ce­sa­rio arre­glár­se­las co­mo fue­ra pa­ra con­se­guir sus­ten­to, y ya lle­va unos quin­ce años aco­mo­dan­do ma­de­ra en el ofi­cio de bal­se­ro, lue­go de­jar al am­pa­ro del des­tino los po­cos bi­chos do­més­ti­cos que le que­dan con vi­da. Co­rre el año 1973 y don Jo­sé San­tos ya se ha­bía ga­na­do el re­co­no­ci­mien­to de to­da la co­mar­ca, da­da a su ba­quia­na des­tre­za en el ir aca­rrean­do ma­de­ra aguas aba­jo por el Bío Bío, sor­tean­do y sor­tean­do, de a po­co se le vio lle­gan­do con la car­ga de tro­zos de ma­de­ra y amar­gu­ra has­ta el la­do nor­te del puen­te Qui­la­co, allí, se des­em­bar­ca­ba la car­ga, a pun­ta de pi­ca­na­zos los bue­yes lle­ga­ban a bu­far ti­ran­do y ti­ran­do las bes­tias, ti­za y ti­za; has­ta la es­ta­ción de tre­nes de San­ta Bár­ba­ra; don­de se iban en­cas­ti­llan­do por cien­tos y mi­les los tro­zos aho­ra de ma­de­ra aco­pia­da. Tar­da­ba unos 4 días fue­ra de la ran­cha ru­ti­na­ria­men­te, por lo que la ex­pre­sión “es­te in­dio ti­ra­do ha ro­to…” te­nía mu­cho sen­ti­do, ya que con cin­cuen­ta y tan­tos años de vi­da en el cuer­po aún no te­nía mu­jer pro­pia, ni mu­cho me­nos hi­jo que es­pe­ra­ran su lle­ga­da, só­lo la com­pa­ñía del pe­rro sa­tis­fa­cía las lar­gas no­ches de in­vierno. ¡Pu­tas que fue bueno el quil­tro ‘ñor!. De­cían cuan­do en la mis­ma no­che se le veía al quil­tro en el pue­blo en bus­ca de una res­pues­ta al ver que su com­pa­ñe­ro amo no apa­re­cía. “to­do el mun­do te­nía que ver con mi pe­rro, si pa­re­ce que has­ta ha­bla­ba el bru­to”; por es­to le te­nía por nom­bre “Fiel”... (con­ti­nua­rá)

Co­rre el año 1973 y don Jo­sé San­tos ya se ha­bía ga­na­do el re­co­no­ci­mien­to de to­da la co­mar­ca, da­da a su ba­quia­na des­tre­za en el ir aca­rrean­do ma­de­ra aguas aba­jo por el Bío Bío, sor­tean­do y sor­tean­do, de a po­co se le vio lle­gan­do con la car­ga de tro­zos de ma­de­ra y amar­gu­ra has­ta el la­do nor­te del puen­te Qui­la­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.