Ac­ce­so y equi­dad

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ser­gio Cas­tro Al­fa­ro Vi­ce­rrec­tor Se­de Con­cep­ción USS

De los más de 250 mil es­tu­dian­tes que el año pa­sa­do rin­die­ron la PSU en el país, só­lo 6.500 lo­gra­ron más de 700 pun­tos. De esa can­ti­dad, 3.500 egre­sa­ron de co­le­gios par­ti­cu­la­res. En la Re­gión del Bio­bío el pun­ta­je pro­me­dio al­can­zó a los 493, mien­tras que en el ca­so de los es­ta­ble­ci­mien­tos par­ti­cu­la­res de la re­gión el pro­me­dio se ele­vó a 591, 130 pun­tos por so­bre el pro­me­dio de los mu­ni­ci­pa­li­za­dos. Las ci­fras dan cuen­ta de la al­ta de­sigual­dad en la for­ma­ción bá­si­ca y se­cun­da­ria a la que ac­ce­den los es­tu­dian­tes chi­le­nos. Mien­tras un seg­men­to pri­vi­le­gia­do y mi­no­ri­ta­rio tie­ne la opor­tu­ni­dad de con­tar con una ade­cua­da pre­pa­ra­ción que les per­mi­te ob­te­ner ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos, un am­plio nú­me­ro de jó­ve­nes lo­gra en­tre 450 y 550 pun­tos.

Es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar esos da­tos cuan­do se ana­li­za un nue­vo me­ca­nis­mo de in­gre­so a la edu­ca­ción su­pe­rior, el que de­be­rá ser dis­cu­ti­do en el mar­co del pro­yec­to de Ley de Edu­ca­ción Su­pe­rior.

Ca­be pre­gun­tar­se qué se bus­ca con es­te me­ca­nis­mo. La res­pues­ta ló­gi­ca es que se pre­ten­de se­lec­cio­nar a los es­tu­dian­tes que ten­gan al­ta pro­ba­bi­li­dad de ob­te­ner un buen ren­di­mien­to aca­dé­mi­co en la edu­ca­ción su­pe­rior. Ese es el fin úl­ti­mo. Escoger a los es­tu­dian­tes que, in­de­pen­dien­te­men­te de su pro­ce­den­cia, sean ca­pa­ces de sa­car ade­lan­te sus ca­rre­ras en los tiem­pos es­ta­ble­ci­dos, evi­tan­do la de­ser­ción y la pro­lon­ga­ción de los años de es­tu­dio, dos fac­to­res que ge­ne­ran se­ve­ros efec­tos eco­nó­mi­cos tan­to pa­ra las fa­mi­lias co­mo pa­ra el país.

Pri­vi­le­giar ins­tru­men­tos co­mo la PSU o si­mi­la­res ya ve­mos que so­lo re­pro­du­ce las pro­fun­das inequi­da­des que pre­sen­ta el sis­te- ma edu­ca­cio­nal chi­leno. De­be­mos es­ta­ble­cer un me­ca­nis­mo que otor­gue opor­tu­ni­da­des a es­tu­dian­tes de to­dos los seg­men­tos so­cio­eco­nó­mi­cos, pues sa­be­mos que los ta­len­tos, la res­pon­sa­bi­li­dad, la per­se­ve­ran­cia y so­bre to­do el in­te­rés por for­mar­se pro­fe­sio­nal­men­te es­tán dis­tri­bui­dos en to­dos los gru­pos por igual. Con­si­de­rar el desem­pe­ño aca­dé­mi­co en la en­se­ñan­za me­dia pue­de ser un ca­mino ade­cua­do pa­ra otor­gar opor­tu­ni­da­des a aque­llos que no las han te­ni­do du­ran­te sus es­tu­dios bá­si­cos y me­dios.

Pe­ro, en es­te es­ce­na­rio, tam­bién se ha­ce ur­gen­te im­ple­men­tar en las uni­ver­si­da­des pro­gra­mas de apo­yo en el pri­mer año, sis­te­mas de tu­to­ría y acom­pa­ña­mien­to que les per­mi­tan vi­vir la tran­si­ción de la en­se­ñan­za me­dia a la su­pe­rior. En nues­tras au­las he­mos cons­ta­ta­do que es­tu­dian­tes que no han ob­te­ni­do ex­ce­len­tes pun­ta­jes PSU, con com­pro­mi­so, te­són y los ade­cua­dos apo­yos lo­gran un buen ren­di­mien­to aca­dé­mi­co.

La PSU, o cual­quier prue­ba si­mi­lar, no pue­de ser la tra­ba pa­ra que a jó­ve­nes con po­ten­cial se les nie­gue la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar. No, si lo que pre­ten­de­mos es un sis­te­ma que tien­da a la equi­dad.

Ca­be pre­gun­tar­se qué se bus­ca con es­te me­ca­nis­mo. La res­pues­ta ló­gi­ca es que se pre­ten­de se­lec­cio­nar a los es­tu­dian­tes que ten­gan al­ta pro­ba­bi­li­dad de ob­te­ner un buen ren­di­mien­to aca­dé­mi­co en la edu­ca­ción su­pe­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.