In­no­va­ción pa­ra los chi­cos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ge­ren­te de Pro­yec­tos del Cen­tro de Com­pe­ti­ti­vi­dad U. del Pa­cí­fi­co

El co­bre de­ja un man­to de du­das y de in­se­gu­ri­da­des ca­da vez que su pre­cio y su de­man­da se pre­ci­pi­tan a ni­ve­les de­fi­ci­ta­rios y de­ja al des­nu­do nues­tra sú­per de­pen­den­cia a los re­cur­sos que aporta es­te me­tal a nues­tra eco­no­mía. En es­te con­tex­to, el suel­do de Chi­le ca­da vez que ve ve­nir el fan­tas­ma que ame­na­za su pros­pe­ri­dad, de­ja en­tre­ver lo im­pres­cin­di­ble y ur­gen­te que es ge­ne­rar po­lí­ti­cas de di­ver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va que per­mi­tan te­ner un plan pa­ra en­fren­tar de ca­ra al fu­tu­ro la di­ná­mi­ca y las pro­ble­má­ti­cas que las ten­den­cias y co­yun­tu­ras que el mer­ca­do exi­ge. La re­fle­xión al res­pec­to, nos ha­ce ins­ta­lar el con­cep­to y la re­le­van­cia de la in­no­va­ción, co­mo el ca­ta­li­za­dor, fa­ci­li­ta­dor y el me­dio pa­ra do­tar al país de nu­trien­tes cla­ves que ali­men­ten una cul­tu­ra vol­ca­da al for­ta­le­ci­mien­to o desa­rro­llo de nue­vos ni­chos pro­duc­ti­vos.

En es­ta lí­nea, exis­ten di­ver­sos es­fuer­zos y fon­dos con­cur­sa­bles por par­te del sec­tor pú­bli­co, que tie­nen por ob­je­ti­vo ge­ne­rar los en­tor­nos com­pe­ti­ti­vos e in­no­va­do­res en em­pre­sas, em­pren­de­do­res y que en al­gu­nas oca­sio­nes abor­dan es­tu­dian­tes de eta­pa es­co­lar, pre­fe­ren­te­men­te de edu­ca­ción me­dia. En la co­ti­dia­nei­dad exis­ten mu­chos con­cur­sos, ta­lle­res y char­las que sin du­da apor­tan a sen­si­bi­li­zar y crear con­cien­cia acer­ca de lo fun­da­men­tal que es in­no­var, y si bien es­tos es­fuer­zos ge­ne­ran con­cien­cia y sen­si­bi­li­zan de for­ma ma­si­va, ter­mi­nan sien­do ac­cio­nes o pro­yec­tos ais­la­dos y que no obe­de­cen a po­lí­ti­cas sos­te­ni­bles en el tiem­po.

Hoy por hoy, el re­to va en el ca­mino de to­mar la sen­da de paí­ses desa­rro­lla­dos, don­de la in­no­va­ción se en­fo­ca en in­crus­tar en el ADN so­cial y en eta­pas tem­pra­nas de apren­di­za­je, el desa­rro­llo co­la­te­ral de la ener­gía crea­ti­va, en fun­ción de que de la mano de la tec­no­lo­gía con­tem­po­rá­nea ci­men­te los pi­la­res pa­ra con­so­li­dar una cul­tu­ra in­no­va­do­ra y una eco­no­mía ba­sa­da en las nue­vas ideas y ne­go­cios.

Las ci­fras en La­ti­noa­mé­ri­ca son elo­cuen­tes, en ca­si to­dos los paí­ses de la re­gión, la in­ver­sión en I+D es­tá por de­ba­jo del um­bral del 1% del PIB, que la unes­co con­si­de­ra­ba co­mo un mí­ni­mo im­pres­cin­di­ble ha­ce exac­ta­men­te tres dé­ca­das atrás.

Vol­vien­do a la reali­dad na­cio­nal, es exac­ta­men­te en eta­pas tem­pra­nas don­de el desa­rro­llo de la crea­ti­vi­dad en pos de la in­no­va­ción jue­ga un rol fun­da­men­tal, y don­de se pre­ci­sa ejer­ci­tar la ma­te­ria gris con dis­ci­pli­na y cons­tan­te­men­te, pa­ra con­se­guir esos fac­to­res de cam­bio, di­fe­ren­cia­do­res pro­duc­ti­vos y di­na­mi­za­do­res de la eco­no­mía crea­ti­va que alien­ten y que po­drían traer atrac­ti­vos ré­di­tos al país en el lar­go pla­zo. Se ne­ce­si­ta de for­ma ur­gen­te la ins­tau­ra­ción de ma­cro po­lí­ti­cas edu­ca­cio­na­les pa­ra im­ple­men­tar cam­bios, tan­to en la for­ma­ción de los do­cen­tes, co­mo en las es­truc­tu­ras cu­rri­cu­la­res y los en­tor­nos de los es­ta­ble­ci­mien­tos pa­ra fo­men­tar y for­ta­le­cer la ener­gía crea­ti­va e in­no­va­do­ra.

Así co­mo ha­bla­mos des­de ha­ce ya un par de dé­ca­das que es de su­ma im­por­tan­cia es­tu­diar y do­mi­nar el idio­ma in­glés pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos en un mun­do con una ten­den­cia ca­da vez más glo­ba­li­zan­te, la for­ma­ción pa­ra pro­pi­ciar el em­pren­di­mien­to, la crea­ti­vi­dad y la in­no­va­ción, en la ac­tua­li­dad se ha ido trans­for­man­do en un fac­tor cla­ve pa­ra ge­ne­rar esa ca­pa­ci­dad de re­con­ver­sión y de crear va­lor en bie­nes y ser­vi­cios, y no es des­ca­be­lla­do tra­zar en el ho­ri­zon­te in­me­dia­to, que la for­ma­ción en eda­des tem­pra­nas se pue­da in­cor­po­rar pau­la­ti­na­men­te es­tas te­má­ti­cas, que son una ne­ce­si­dad país y uno de los pi­la­res pa­ra es­ti­mu­lar y cul­ti­var una na­ción au­to sos­te­ni­ble y con múl­ti­ples y prós­pe­ros sec­to­res pro­duc­ti­vos. Ale­jan­dro Mo­reno Du­puy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.