El ejer­ci­cio fí­si­co de fuer­za pue­de ser be­ne­fi­cio­so pa­ra los ni­ños

Co­mo siem­pre, un plan de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co adap­ta­do al ni­ño o ado­les­cen­te de for­ma in­di­vi­dua­li­za­da pro­vo­ca­rá múl­ti­ples ven­ta­jas en su desa­rro­llo.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Un te­ma bas­tan­te de­ba­ti­do en las re­des so­cia­les, y en ge­ne­ral en la so­cie­dad, es el del en­tre­na­mien­to de fuer­za en los ni­ños. Son mu­chos los mi­tos que exis­ten al­re­de­dor de es­te cam­po.

Ge­ne­ral­men­te a los ni­ños y a los ado­les­cen­tes se les in­ten­ta alen­tar a par­ti­ci­par de for­ma re­gu­lar en ac­ti­vi­da­des ma­yo­ri­ta­ria­men­te ae­ró­bi­cas co­mo la na­ta­ción, atle­tis­mo o ci­clis­mo pa­ra me­jo­rar su acon­di­cio­na­mien­to car­dio­vas­cu­lar, pe­ro po­cas per­so­nas ha­blan so­bre los be­ne­fi­cios del en­tre­na­mien­to de fuer­za en es­tos.

MI­TOS Del EN­TRE­NA­MIEN­TO De FUER­ZA en los NI­ÑOS

Aquí te enu­me­ra­mos una se­rie de mi­tos que han ido ex­ten­dién­do­se a lo lar­go de los años en la so­cie­dad, al­gu­nos de ellos son los si­guien­tes:

De­tie­ne el cre­ci­mien­to de los ni­ños: no exis­te nin­gún da­to cien­tí­fi­co que res­pal­de es­ta creen­cia. Si los ejer­ci­cios es­tán bien pla­ni­fi­ca­dos y el pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to es­tá ver­da­de­ra­men­te in­di­vi­dua­li­za­do y adap­ta­do al ni­ño, no hay nin­gún pe­li­gro en el cre­ci­mien­to. De he­cho, una ru­ti­na de en­tre­na­mien­to de fuer­za bien pla­ni­fi­ca­da, fa­vo­re­ce el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo du­ran­te la ni­ñez y ado­les­cen­cia.

Los ni­ños no tie­nen ca­pa­ci­dad de au­men­tar su fuer­za por fal­ta de tes­tos­te­ro­na: la tes­tos­te­ro­na no es esen­cial pa­ra la ga­nan­cia de fuer­za, no hay más que ver que las mu­je­res no tie­nen gran­des con­cen­tra­cio­nes de tes­tos­te­ro­na y de­sa­rro­llan un au­men­to de fuer­za es­pec­ta­cu­lar.

Es in­se­gu­ro pa­ra los ni­ños: el en­tre­na­mien­to de fuer­za no su­po­ne más ries­go que cual­quier otra ac­ti­vi­dad fí­si­ca en los ni­ños. Con una bue­na pla­ni­fi­ca­ción y bue­na téc­ni­ca, no exis­te más ries­go que en cual­quier otro de­por­te.

En­tre­na­mien­to de fuer­za só­lo pa­ra jó­ve­nes sa­nos: real­men­te el en­tre­na­mien­to de fuer­za apli­ca­do a las per­so­nas con so­bre­pe­so y obe­si­dad, y con una vi­da ge­ne­ral­men­te se­den­ta­ria, ayu­da a me­jo­rar su sa­lud de una for­ma más atrac­ti­va que los ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos de lar­ga du­ra­ción. Mu­chos es­tu­dios ava­lan múl­ti­ples be­ne­fi­cios del en­tre­na­mien­to de la fuer­za.

Múscu­los tie­sos e in­fle­xi­bles: otro mi­to di­ce que el en­tre­na­mien­to de fuer­za en los ni­ños pro­vo­ca múscu­los tie­sos e in­fle­xi­bles, pe­ro es­to es to­tal­men­te fal­so, los mo­vi­mien­tos rea­li­za­dos en el en­tre­na­mien­to con car­gas no pro­du­cen pér­di­da de fle­xi­bi­li­dad. De he­cho, si el pro­gra­ma es­tá bien es­truc­tu­ra­do, se pro­du­ce jus­to el efec­to con­tra­rio.

Be­ne­fi­cios Del EN­TRE­NA­MIEN­TO De FUER­ZA en los NI­ÑOS

Aun­que la ge­ne­ra­li­dad ha­ce unos años es­ta­ba guia­da por los mi­tos an­te­rior­men­te ci­ta­dos, por suer­te se es­tá cam­bian­do es­te plan­tea­mien­to. En la úl­ti­ma dé­ca­da se es­tá uti­li­zan­do el en­tre­na­mien­to de fuer­za co­mo una he­rra­mien­ta más de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co ca­paz de pro­du­cir múl­ti­ples be­ne­fi­cios en ni­ños y ado­les­cen­tes que quie­ren me­jo­rar su sa­lud, su es­ta­do fí­si­co y su ren­di­mien­to en otras dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas.

Au­men­tos de la fuer­za y la po­ten­cia de los múscu­los, ade­más de la to­le­ran­cia mus­cu­lar, den­si­dad mi­ne­ral ósea y au­men­to tam­bién del ren­di­mien­to de las ca­pa­ci­da­des mo­to­ras (me­jo­ras en sal­to, lan­za­mien­to y ve­lo­ci­dad).

Tam­bién se pro­du­cen me­jo­ras en los va­lo­res san­guí­neos de lí­pi­dos, com­po­si­ción cor­po­ral y ca­pa­ci­dad de­por­ti­va.

Pe­ro lo me­jor de to­do es, la con­fian­za en sí mis­mo que se ge­ne­ra y la ac­ti­tud po­si­ti­va ha­cia la prác­ti­ca de ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas que na­ce en el ni­ño y que du­ra to­da la vi­da.

Otro be­ne­fi­cio des­ta­ca­do es la pre­ven­ción de le­sio­nes que se con­si­gue gra­cias al en­tre­na­mien­to de fuer­za adap­ta­do a otras dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas que prac­ti­quen los ni­ños du­ran­te una tem­po­ra­da com­ple­ta.

Al rea­li­zar en­tre­na­mien­tos de fuer­za, los ni­ños y ado­les­cen­tes de­sa­rro­llan ca­pa­ci­da­des fí­si­cas fun­da­men­ta­les ha­cien­do que su sis­te­ma múscu­lo es­que­lé­ti­co es­té me­jor pre­pa­ra­do pa­ra las exi­gen­cias de la prác­ti­ca de­por­ti­va que reali­cen.

Y en re­la­ción a la sa­lud, es­tá de­mos­tra­do que los ni­ños que tie­nen so­bre­pe­so dis­fru­tan mu­cho más de los en­tre­na­mien­tos de fuer­za bien pla­ni­fi­ca­dos. Los ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos de lar­ga du­ra­ción aca­ban abu­rrien­do al ni­ño y tie­nen me­nos efec­tos po­si­ti­vos a lar­go pla­zo.

RIES­GOS Y PREO­CU­PA­CIO­NES PRIN­CI­PA­LES

A pe­sar de to­do lo ex­pli­ca­do an­te­rior­men­te, to­da­vía mu­chas per­so­nas tie­nen mie­do a la po­si­ble le­sión de la epí­fi­sis (tam­bién lla­ma­da pla­ca de cre­ci­mien­to) de los hue­sos lar­gos co­mo el ra­dio y el fé­mur.

Es­tas pla­cas de cre­ci­mien­to se en­cuen­tran en el ex­tre­mo de ca­da hue­so lar­go y son su es­la­bón dé­bil. Lo im­por­tan­te es que no exis­ten es­tu­dios de in­ves­ti­ga­ción que con­fir­men que exis­te pe­li­gro en el en­tre­na­mien­to de fuer­za bien adap­ta­do y pla­ni­fi­ca­do por adul­tos cua­li­fi­ca­dos en ni­ños.

Otras le­sio­nes que preo­cu­pan son las lla­ma­das re­pe­ti­ti­vas o por ex­ce­so de uso de las par­tes blan­das de los múscu­los, ten­do­nes y li­ga­men­tos. Pe­ro tam­po­co exis­ten prue­bas ni es­tu­dios que ava­len la cul­pa­bi­li­dad del en­tre­na­mien­to de fuer­za en es­tas.

Co­mo siem­pre, un plan de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co adap­ta­do al ni­ño o ado­les­cen­te de for­ma in­di­vi­dua­li­za­da pro­vo­ca­rá múl­ti­ples be­ne­fi­cios en su desa­rro­llo. Por el con­tra­rio, si se rea­li­zan ejer­ci­cios mal pla­ni­fi­ca­dos y sin se­guir una pla­ni­fi­ca­ción co­rrec­ta, pue­de aca­rrear le­sio­nes y pro­ble­mas (al igual que las ma­las pla­ni­fi­ca­cio­nes de en­tre­na­mien­to en per­so­nas adul­tas).

el ejer­ci­cio siem­pre es sa­lu­da­ble, pa­ra quien sea, y en los ni­ños, con una pla­ni­fi­ca­ción ade­cua­da, pue­de ser­lo aún más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.