PARTICIPEMOS: DES­PUÉS ES FÁ­CIL CRI­TI­CAR

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ma­ría Gra­cie­la O.

Se­ñor Di­rec­tor: Me gus­ta­ría in­vi­tar a par­ti­ci­par a la gen­te a los pro­ce­sos elec­to­ra­les. Mu­chas ve­ces sur­ge el cues­tio­na­mien­to de que, si no se vo­tó, en­ton­ces no hay op­ción de pa­ta­leo. Y sin­ce­ra­men­te, aun­que al­gu­nos di­gan lo con­tra­rio, de qué sir­ve cues­tio­nar a las au­to­ri­da­des, sean de iz­quier­da o de­re­cha una vez que es­tén en el car­go. Yo creo que no va­le de na­da. En el mis­mo vo­to, el pro­ce­so elec­to­ral en sí, es el mo­men­to en el que po­de­mos ma­ni­fes­tar si nos gus­tan o no las op­cio­nes de can­di­da­tos. Des­pués, só­lo es un gri­to al vien­to.

De­cir que las au­to­ri­da­des no ha­cen na­da por ‘no­so­tros’, es por­que no vo­ta­mos por al­guien que po­dría ha­ber­lo he­cho. Si no vo­ta­mos por tal, es por dos op­cio­nes: o no fui­mos a vo­tar, o vo­ta­mos por el equi­vo­ca­do.

In­for­mar­se, y par­ti­ci­par en las elec­cio­nes es un de­ber de to­dos, no úni­ca­men­te par­te de un pro­ce­so de con­quis­ta del pro­pio po­lí­ti­co, ya que así co­mo nos gus­ta ve­lar por nues­tros de­re­chos, tam­bién de­be­mos te­ner la mis­ma con­vic­ción pa­ra cum­plir con nues­tros de­be­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.