Co­mu­ni­dad de Cau­ñi­cú des­mien­te em­bos­ca­da a tra­ba­ja­do­res de Pe­dro Es­que­rré

Por su par­te, el em­pre­sa­rio des­es­ti­mó los di­chos de los co­mu­ne­ros y rei­te­ró ser due­ño del predio en con­flic­to.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLÍTICA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Una ver­sión to­tal­men­te di­fe­ren­te a la de­nun­cia­da por Pe­dro Es­que­rré, di­fun­die­ron en las úl­ti­mas ho­ras –me­dian­te un co­mu­ni­ca­do pú­bli­co­la co­mu­ni­dad de Cau­ñi­cú, en don­de des­mien­ten - de plano- ser res­pon­sa­bles de una em­bos­ca­da en con­tra de una ca­ra­va­na de vehícu­los in­dus­tria­les del ci­ta­do em­pre­sa­rio.

Re­cor­de­mos que los he­chos se re­gis­tra­ron el pa­sa­do 23 de agos­to, en don­de un ca­mión Ford y una ca­mio­ne­ta Nis­san ter­mi­na­ron con da­ños en sus pa­ra­bri­sas y vi­drios la­te­ra­les, al in­ten­tar in­gre­sar al fun­do Los Chen­ques.

Es­tos da­ños fue­ron con­sig­na­dos en un par­te de Ca­ra­bi­ne­ros de la Te­nen­cia de Al­to Bío Bío, sin em­bar­go, los co­mu­ne­ros ase­gu­ran no ser los res­pon­sa­bles.

“En nin­gún mo­men­to las fa­mi­lias del fun­do Los Chen­ques gol­pea­ron con pa­los y pie­dras, co­mo ase­gu- ra el em­pre­sa­rio, a nin­guno de sus tra­ba­ja­do­res, ya que es­tos mis­mos de­nun­cia­ron a Es­que­rré por ha­ber­les in­ci­ta­do a rom­per los vi­drios de sus ma­qui­na­rias”, se con­tex­tua­li­za en el es­cri­to.

Asi­mis­mo, en el tex­to com­par­ti­do por in­ter­net, la co­mu­ni­dad pre­ci­sa las – su­pues­tas- os­cu­ras in­ten­cio­nes del em­pre­sa­rio, al in­ten­tar for­zar una en­tra­da al predio.

“Con la cla­ra in­ten­ción de crear un con­flic­to (…), pa­ra así crear el es­ce­na­rio pa­ra que la Fis­ca­lía or­de­na­ra el des­alo­jo y alla­na­mien­to en nues­tra co­mu­ni­dad”, pre­ci­sa­ron.

DES­CO­NO­CI­MIEN­TO DEL IN­GRE­SO

Si bien el em­pre­sa­rio ase­gu­ró que la pre­sen­cia de sus tra­ba­ja­do­res en la zo­na se de­bió lle­var a ca­bo tras un dic­ta­men de la Cor­te de Ape­la­cio­nes pen­quis­ta, los co­mu­ne­ros sos­tu­vie­ron que no fue­ron in­for­ma­dos de tal re­so­lu­ción, por ello lo to­ma­ron co­mo una “pro­vo­ca­ción”.

“El in­gre­so de es­te em­pre- sa­rio no es­ta­ba en co­no­ci­mien­to de las fa­mi­lias que ha­bi­tan y vi­ven en el fun­do Los Chen­ques, ni de las fa­mi­lias de la co­mu­ni­dad de Cau­ñi­cú. Tam­po­co es­ta­ba en an­te­ce­den­te del lon­ko de la co­mu­ni­dad Mar­ce­lino Queu­pil (…) co­mo tam­po­co de las au­to­ri­da­des co­mu­na­les", ex­pli­ca­ron.

CON­TEX­TUA­LI­ZA­CIÓN DEL CON­FLIC­TO

Por úl­ti­mo, la co­mu­ni­dad de Cau­ñi­cú des­es­ti­ma –en el es­cri­to- que se tra­te de una to­ma ile­gal, sos­te­nien­do que se tra­ta de un pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción de tie­rras, sus­ten­tan­do en de­re­chos le­ga­les de lar­ga da­ta.

“Rea­fir­ma­mos y ase­gu­ra­mos que la re­cu­pe­ra­ción de nues­tras tie­rras no es una to­ma ile­gal (…) co­mo se re­fie­re tan­to el Dia­rio La Tribuna co­mo el em­pre­sa­rio Pe­dro Es­que­rré, bus­can­do a tra­vés de es­tas de­cla­ra­cio­nes des­le­gi­ti­mar el re­co­no­ci­mien­to his­tó­ri­co de nues­tra per­te­nen­cia so­bre es­tas tie­rras.

RES­PUES­TA DE EM­PRE­SA­RIO ALUDIDO

Con la fi­na­li­dad de acla- rar el asun­to, La Tribuna se con­tac­tó con el em­pre­sa­rio, Pe­dro Es­que­rré, quien re­cha­zó por com­ple­to el co­mu­ni­ca­do.

Es­que­rré par­tió por con­fir­mar la em­bos­ca­da, sos­te­nien­do que los co­mu­ne­ros es­ta­rían min­tien­do al atri­buir a sus pro­pios tra­ba­ja­do­res, co­mo cau­san­tes de los da­ños.

De igual mo­do, el em­pre- sa­rio des­es­ti­mó pro­pi­ciar un cli­ma de vio­len­cia en el lu­gar, sos­te­nien­do que “no, no­so­tros só­lo es­tá­ba­mos lle­gan­do con el equi­po pa­ra cons­truir es­tas cen­tra­les. Es co­mo si yo qui­sie­ra rea­li­zar una ac­ti­vi­dad en mi cam­po, en don­de no ten­go por qué pe­dir­les per­mi­so a ellos”, en­fa­ti­zó.

Por úl­ti­mo, el em­pre­sa­rio des­es­ti­mó un pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción de tie­rras, sus­ten­tan­do ba­jo de­re­chos le­ga­les, di­cien­do que “yo ten­go mis tí­tu­los com­ple­ta­men­te es­ta­ble­ci­dos. Mi pa­dre le com­pró los tí­tu­los a una su­ce­sión de la fa­mi­lia Arria­ga­da, ha­ce más de 70 años. No hay nin­gu­na du­da de mi pro­pie­dad, por­que esos pre­dios fue­ron sa­nea­dos”, sen­ten­ció.

RE­COR­DE­MOS QUE el –su­pues­to- he­cho de vio­len­cia se re­gis­tró el pa­sa­do 23 de agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.