Edu­ca­ción y ne­ce­si­da­des hu­ma­nas

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ale­jan­dro Me­ge Val­de­be­ni­to

Des­ta­ca­dos in­ves­ti­ga­do­res de la con­duc­ta hu­ma­na (Mas­low, Ma­xNeef ), coin­ci­den que en la ba­se de las ne­ce­si­da­des del ser hu­mano, des­pués de las fi­sio­ló­gi­cas, se en­cuen­tra la de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción, cu­ya in­sa­tis­fac­ción neu­tra­li­za la con­se­cu­ción de las ne­ce­si­da­des su­pe­rio­res: so­cia­les, de es­ti­ma, re­co­no­ci­mien­to y au­to­rrea­li­za­ción.

Lo que ocu­rre con ma­yor gra­ve­dad -sin áni­mo apo­ca­líp­ti­co, só­lo rea­lis­ta- es que la ne­ce­si­dad hu­ma­na más agre­di­da y me­nos lo­gra­da es la de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción. De he­cho, la in­se­gu­ri­dad y la sen­sa­ción de te­mor y de in­de­fen­sión de nues­tra vi­da per­so­nal y la­bo­ral se res­pi­ran en el ai­re y son el co­men­ta­rio obli­ga­do en nues­tras re­la­cio­nes so­cia­les del dia­rio vi­vir, don­de los ejem­plos su­fri­dos en car­ne pro­pia, de per­so­nas cer­ca­nas, de co­no­ci­das o no, se mul­ti­pli­can.

Pa­ra los que he­mos si­do víc­ti­mas de ro­bos, asal­tos o agre­sio­nes, en lo per­so­nal y fa­mi­liar, así co­mo de nues­tros lu­ga­res de tra­ba­jo, so­mos vul­ne­ra­dos en lo fí­si­co y en lo aními­co; re­ba­ja­dos en nues­tra con­di­ción de miem­bros de una so­cie­dad que se pre­su­me ci­vi­li­za­da al ser víc­ti­mas de los de­pre­da­do­res del es­fuer­zo ho­nes­to y su­frir la agre­sión por quie­nes se bur­lan de la ley y ata­can a los que desean vi­vir en paz y ha­cer su con­tri­bu­ción, aun­que re­sul­te mo­des­ta, al bien co­mún.

Quie­nes he­mos si­do tes­ti­gos del es­fuer­zo que ha­cen las fuer­zas po­li­cia­les pa­ra con­tro­lar o dis­mi­nuir y, en lo po­si­ble, erra­di­car las ac­cio­nes que aten­tan con­tra la se­gu­ri­dad de las per­so­nas, sa­be­mos de su de­cep­ción cuan­do su ac­ción, por cau­sa del sis­te­ma ju­rí­di­co, no lo­gra en­tre­gar a la po­bla­ción to­da la tran­qui- li­dad ne­ce­sa­ria.

Mien­tras no se asu­ma que el cli­ma de in­se­gu­ri­dad, de te­mor y des­con­fian­za, pro­duc­to de la vio­len­cia y la de­lin­cuen­cia, a ve­ces con con­se­cuen­cias fa­ta­les, de­be ser en­fren­ta­da con de­ci­sión, los ciu­da­da­nos se­gui­re­mos vi­vien­do in­tran­qui­los, pri­sio­ne­ros en nues­tros pro­pios ho­ga­res en un vano es­fuer­zo de pro­tec­ción con alar­mas, re­jas y ce­rro­jos, mien­tras quie­nes han op­ta­do por la de­lin­cuen­cia con­ti­núan ame­dren­tan­do y ve­jan­do a los ciu­da­da­nos.

Se di­rá, en al­gu­nos ca­sos con ra­zón, pe­ro no jus­ti­fi­ca­ción, que las cau­sas de la de­lin­cuen­cia son el pro­duc­to de la in­sa­tis­fac­ción de la más bá­si­ca de las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas: de ali­men­ta­ción, re­pro­duc­ción, ves­tua­rio y vi­vien­da. Sin em­bar­go la de­lin­cuen­cia no es una ac­ti­vi­dad ex­clu­si­va de los más ca­ren­cia­dos.

La si­tua­ción que se vi­ve res­pon­de a la in­jus­ti­cia del sis­te­ma so­cial, a la re­la­ja­ción de la fa­mi­lia en la for­ma­ción de los hi­jos y al sis­te­ma edu­ca­ti­vo cuan­do se co­lo­ca ba­jo los in­tere­ses ex­clu­si­vos del mer­ca­do y es­ti­ma que el desa­rro­llo só­lo tie­ne que ver con ob­je­tos y co­sas, pe­ro no con las per­so­nas.

Si las au­to­ri­da­des, la fa­mi­lia y la edu­ca­ción no asu­men su res­pon­sa­bi­li­dad, la in­se­gu­ri­dad y el te­mor se­rán par­te de nues­tras vi­das co­mo una ne­ce­si­dad hu­ma­na in­sa­tis­fe­cha.

Mien­tras no se asu­ma que el cli­ma de in­se­gu­ri­dad, de te­mor y des­con­fian­za, pro­duc­to de la vio­len­cia y la de­lin­cuen­cia, de­be ser en­fren­ta­da con de­ci­sión, los ciu­da­da­nos se­gui­re­mos vi­vien­do in­tran­qui­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.