La con­do­na­ción de cré­di­tos edu­ca­cio­na­les no es per­do­na­zo

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Fe­li­pe Gon­zá­lez Ló­pez Aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas U. Cen­tral

Ana­li­zan­do las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que uti­li­zan ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas pú­bli­cos, no de­jan de sor­pren­der al­gu­nas so­lu­cio­nes que se han di­se­ña­do a ni­vel es­ta­tal, so­bre to­do en ma­te­ria edu­ca­cio­nal.

Só­lo bas­ta ha­cer un po­co de me­mo­ria pa­ra re­cor­dar que, ya a prin­ci­pios de los 90, des­pués de ca­si 50 años de que los cré­di­tos edu­ca­cio­na­les se ve­nían uti­li­zan­do en el mun­do, era bas­tan­te cla­ro pa­ra los en­ten­di­dos que los cré­di­tos uni­ver­si­ta­rios fun­cio­na­ban a me­dias en to­dos los paí­ses en los que se ha­bían apli­ca­do.

En 1992 se co­no­ció el es­tu­dio del Ban­co Mun­dial que ex­pli­ca­ba que es­tos cré­di­tos ex­pan­dían la co­ber­tu­ra y dis­mi­nuían la de­ser­ción (la fi­na­li­dad que te­nía co­mo la po­lí­ti­ca pú­bli­ca), pe­ro eran su­ma­men­te in­efi­cien­te en tér­mi­nos fi­nan­cie­ros ( en to­dos los paí­ses te­nían ta­sas de re­co­lec­ción bas­tan­te ba­jas). Así lo des­cri­bía ¿quién?, una emi­nen­cia en el te­ma “la pa­ra­do­ja de los cré­di­tos edu­ca­cio­na­les es que se sa­be que no fun­cio­nan, pe­ro aun así to­dos in­sis­ten en uti­li­zar­los”.

En Chi­le, es­to no era no­ve­dad, pues el Cré­di­to Fis­cal Uni­ver­si­ta­rio (hoy Fon­do So­li­da­rio) ya lle­va­ba diez años en fun­cio­na­mien­to y sus ta­sas de re­co­lec­ción eran ba­jí­si­mas: en 1990 no lle­ga­ba al 20%.

Se sa­be de an­te­mano que no to­dos los cré­di­tos se­rán pa­ga­dos, la re­co­lec­ción se­rá com­ple­ja e in­clu­so al­gu­nos se apro­ve­cha­rán… pe­ro no im­por­ta, por­que de to­dos mo­dos no se tra­ta de ha­cer ren­ta­ble la in­ver­sión, no al me­nos en tér­mi­nos fi­nan­cie­ros, pe­ro sí so­cia­les. Es­to es lo que mues­tran las dis­cu­sio­nes en torno a los per­do­na­zos y con­do­na­cio­nes par­cia­les de los años 1990.

El pro­ble­ma sur­ge cuan­do se ha­cen dos co­sas a la vez: se quie­re usar los cré­di­tos co­mo ins­tru­men­tos de po­lí­ti­ca pú­bli­ca, pe­ro no se es­tá dis­pues­to a sa­cri­fi­car par­te de los re­cur­sos en los es­tu­dian­tes. Así, se de­ja­ron los cré­di­tos en ma­nos de ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras y uni­ver­si­da­des des-re­gu­la­das, bus­can­do ase­gu­rar por to­dos los mie­dos po­si­bles que los es­tu­dian­tes (be­ne­fi­cia­rios) pa­guen sus deu­das.

Es­ta com­bi­na­ción es pro­ble­má­ti­ca y mo­ral­men­te re­pro­cha­ble por­que, al pa­re­cer, no se tra­ta de ve­lar por la eficiencia eco­nó­mi­ca de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca.

Pa­re­ce que re­sul­ta ser me­nos “in­mo­ral” cas­ti­gar a los ciu­da­da­nos que no pa­gan sus deu­das y ha­cer a los es­tu­dian­tes res­pon­sa­bles de sus com­pro­mi­sos fi­nan­cie­ros –in­clu­so al cos­to de em­bar­gar sus ca­sas, sus in­gre­sos pre­ca­rios y, por qué no, su fu­tu­ro. Es­te sis­te­ma, a to­das lu­ces per­ver­so, es lo que hoy co­no­ce­mos co­mo CAE.

Por eso la con­do­na­ción que hoy de­man­dan los deu­do­res edu­ca­cio­na­les no es un sim­ple “per­do­na­zo”, por­que pa­ra per­do­nar hay que es­tar in­ves­ti­do de una su­pe­rio­ri­dad mo­ral que, co­mo ve­mos, el Es­ta­do chi­leno sen­ci­lla­men­te no tie­ne.

Se tra­ta, más bien, de re­pa­rar el da­ño cau­sa­do a las ge­ne­ra­cio­nes de jó­ve­nes que no de­ci­die­ron to­mar un cré­di­to, sino que no tu­vie­ron otra op­ción. El que es­tá al de­be, di­gá­mos­lo así, es el Es­ta­do.

El pro­ble­ma sur­ge cuan­do se ha­cen dos co­sas a la vez: se quie­re usar los cré­di­tos co­mo ins­tru­men­tos de po­lí­ti­ca pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.