La im­por­tan­cia de en­tre­gar con­te­ni­dos de ca­li­dad

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Es im­por­tan­te cui­dar y de­fen­der el pe­rio­dis­mo que se ha­ce en pro­vin­cia, so­bre to­do cuan­do es­te se ha po­si­cio­na­do ba­sa­do en he­chos reales, con do­cu­men­ta­ción irre­fu­ta­ble y an­te­ce­den­tes que han mo­vi­li­za­do a los lí­de­res a to­mar de­ci­sio­nes o a los in­vo­lu­cra­dos a pre­sen­tar sus re­nun­cias.

Hoy en día, el tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co se ha trans­for­ma­do en un ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra la so­cie­dad. Las in­ves­ti­ga­cio­nes de dia­rios, re­vis­tas y ca­na­les de te­le­vi­sión, han per­mi­ti­do re­ve­lar una can­ti­dad im­por­tan­te de irre­gu­la­ri­da­des, he­chos de co­rrup­ción, ex­tor­sión, fi­nan­cia­mien­to ilí­ci­to de cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, en­tre otros, y pe­se a que han in­ten­ta­do ser si­len­cia­dos, se man­tie­nen vi­gen­tes. Los sin­di­ca­dos por es­tos he­chos han uti­li­za­do, es­pe­cial­men­te a sus más fie­les o fa­ná­ti­cos, pa­ra ata­car a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, res­pon­sa­bi­li­zán­do­los ideo­ló­gi­ca, co­mer­cial o edi­to­rial­men­te por re­ve­lar he­chos que los afec­tan, en vez de ana­li­zar­se y tra­ba­jar con sen­ti­do de ser­vi­cio, ba­sa­do en los pi­la­res de la ho­nes­ti­dad, la trans­pa­ren­cia y la ver­dad.

Cla­ra­men­te las pre­sio­nes exis­ten, so­bre to­do en ma­te­ria pu­bli­ci­ta­ria, don­de mu­chos, pa­ra evi­tar que se vuel­van a sa­car a la luz sus du­do­sos ac­tos, re­ti­ran im­por­tan­tes in­ver­sio­nes en ma­te­ria pu­bli­ci­ta­ria, con el ob­je­ti­vo de de­bi­li­tar eco­nó­mi­ca­men­te a las em­pre­sas in­for­ma­ti­vas y así es­tas, ter­mi­nen ven­dién­do­se al sis­te­ma, lo que en ca­sos co­mo La Tri­bu­na, no exis­ten.

Pe­ro en ese afán de en­tre­gar nue­vas pro­pues­tas es que Dia­rio La Tri­bu­na se en­cuen­tra desa­rro­llan­do un nue­vo pro­yec­to, el cual pre­ten­de pro­fun­di­zar ma­te­rias que re­quie­ren de ma­yor aná­li­sis, de tal ma­ne­ra que la co­mu­ni­dad pue­da ac­ce­der ca­da vez a me­jo­res con­te­ni­dos.

Ya en los pró­xi­mos días, po­drán co­no­cer de­ta­lles de es­te nue­vo pro­yec­to, pe­ro por lo pron­to se pue­de ade­lan­tar que los fi­nes de se­ma­na, Dia­rio La Tri­bu­na se re­no­va­rá y pro­por­cio­na­rá ele­men­tos que en la ace­le­ra­da agen­da de la se­ma­na, no se pue­den pro­fun­di­zar con el lec­tor.

Es im­por­tan­te cui­dar y de­fen­der el pe­rio­dis­mo que se ha­ce en pro­vin­cia, so­bre to­do cuan­do es­te se ha po­si­cio­na­do ba­sa­do en he­chos reales, con do­cu­men­ta­ción irre­fu­ta­ble y an­te­ce­den­tes que han mo­vi­li­za­do a los lí­de­res a to­mar de­ci­sio­nes o a los in­vo­lu­cra­dos a pre­sen­tar sus re­nun­cias.

No es fá­cil en una lo­ca­li­dad co­mo Bio­bío o Los Án­ge­les rea­li­zar es­te ti­po de tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co. Al ser sec­to­res con po­ca po­bla­ción, el di­cho “to­dos se co­no­cen”, se apli­ca con gran fuer­za, por lo que los des­pre­cios de mu­chos en la ca­lle o ac­ti­vi­da­des se no­tan, pe­ro no per­mi­ti­rán nun­ca re­pri­mir las an­sias de en­tre­gar a la co­mu­ni­dad la ver­dad, ese es nues­tro com­pro­mi­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.