BUS­CO ABO­GA­DO

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Mar­do­queo Roa

Se­ñor Di­rec­tor: Me per­mi­to una vez más dar­le mis más sin­ce­ros agra­de­ci­mien­tos por dar­me la co­ber­tu­ra pa­ra pu­bli­car los he­chos co­men­ta­dos que hi­cie­ra en carta abier­ta y que se re­fie­re al de­li­to de es­ta­fa o apro­pia­ción in­de­bi­da en mi con­tra en mi ca­li­dad de víc­ti­ma.

En re­fe­ren­cia me per­mi­to ex­pre­sar que am­bos imputados fue­ron ab­suel­tos a pe­di­do el fis­cal Var­gas, me­dian­do más de al­gún gra­do de amistad en­tre és­te y am­bos due­ños de la tien­da

Pues bien, el día 25 de agosto, sien­do las 12:30 ho­ras me lla­ma por vía te­le­fó­ni­ca mi gran abo­ga­do re­pre­sen­tan­te, que el acuer­do el cual yo ha­bía acep­ta­do ( por vía de ex­tor­sión y pre­sión) con el fin de que ellos me en­tre­ga­rían 2 cua­dri­mo­tos más chi­cas por la mía- de un va­lor de $900.000 pe­ro que te­nía que dar­les una di­fe­ren­cia de $90.000 y frac­cio­nes, de lo con­tra­rio na­da, lo que yo al ver­me en cier­to mo­do per­di­do, acep­té.

Cu­rio­so re­sul­ta aho­ra que co­mo se en­te­ra­ron de la pu­bli­ca­ción a la que ha­go re­fe­ren­cia, me exigen en­viar otra carta des­min­tien­do los di­chos, en ca­so con­tra­rio no me en­tre­ga­rán las dos cua­dri­mo­tos ofre­ci­das.

Por lo que yo veo aquí que es­tos in­di­vi­duos es­tán re­cu­rrien­do a cual­quier sub­ter­fu­gio pa­ra elu­dir la res­pon­sa­bi­li­dad que les afec­ta, más aún cuan­do pa­ra con­se­guir sus ma­li­cio­sos pro­pó­si­tos es­tán op­tan por cual­quier ar­ti­ma­ña vi­cio­sa.

Los in­di­vi­duos Ca­ta­lán y Del­ga­do han ven­di­do dos ve­ces la cua­dri­mo­to, una a mí y la se­gun­da no sa­be­mos a quién ni en cuán­to y con sus res­pec­ti­vos már­ge­nes de ga­nan­cia y la jus­ti­cia qué hi­zo, fa­vo­ri­tis­mo por una par­te por el da­ño del otro.

Voy a ocu­par un tér­mino que no se me­re­cen: se­ño­res Ca­ta­lán y Del­ga­do de con­for­mi­dad a la más ab­so­lu­ta ver­dad de los he­chos an­te­rior­men­te que­re­lla­dos y a mis di­chos en la pu­bli­ca­ción del día 11-08-2016, lo ra­ti­fi­co en to­das sus par­tes, y se­ría el peor co­bar­de desis­tir­me an­te us­te­des.

Que no han he­cho otra co­sa que ju­gar al pi­lla­je sin dar­se cuen­ta que con sus ac­ti­tu­des ma­li­cio­sas es­tán con­fi­gu­ran­do el de­li­to de ex­tor­sión pre­sio­nán­do­me pa­ra con­se­guir sus más su­cios pro­pó­si­tos, muy ale­ja­dos de la con­cien­cia, el cri­te­rio y trans­pa­ren­cia, cuan­do lo úni­co que de­bie­ran ha­ber he­cho es pa­gar­me mi cua­dri­mo­to en pla­ta, pe­ro da la ca­sua­li­dad que no me han pa­ga­do ni un so­lo pe­so.

De los se­ño­res lec­to­res de es­te tan que­ri­do dia­rio, en­tre ellos de­be ha­ber un se­ñor abo­ga­do o más, los cua­les al to­mar co­no­ci­mien­to de la des­ca­ra­da ac­ti­tud de es­tos in­di­vi­duos de­ben pen­sar lo mis­mo que yo, có­mo un ca­so muy po­cas ve­ces vis­to, que los au­to­res de pre­sun­tos de­li­tos re­cu­rran a exi­gen­cias al mar­gen de to­do or­de­na­mien­to ju­rí­di­co.

La reali­dad es tam­bién, que de­bi­do a que mi re­pre­sen­tan­te abo­ga­do, ha ac­tua­do de ma­ne­ra muy com­pla­cien­te con es­tos in­di­vi­duos, a tal ex­tre­mo que me da que pen­sar en una po­si­ble con­fa­bu­la­ción, lo que a es­te res­pec­to es­toy prac­ti­can­do mi pro­pia in­ves­ti­ga­ción.

Co­mo ex sol­da­do ca­ra­bi­ne­ro apren­dí que an­te una gue­rra no hay que ren­dir­se aun­que se pier­dan ba­ta­llas, lo in­tere­san­te es ga­nar­la.

Por úl­ti­mo, me voy a per­mi­tir so­li­ci­tar en­tre los lec­to­res de es­te dia­rio con tí­tu­lo de abo­ga­do, se in­tere­se por es­te ca­so a un por­cen­ta­je bas­tan­te con­ve­nien­te pa­ra lle­var a ca­bo un jui­cio en con­tra de es­tos ti­pos tan des­ca­ra­dos, ade­más creo que den­tro del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co y asi­de­ro le­gal, los mon­tos a los dos mi­llo­nes y me­dio que es el va­lor de la cua­dri­mo­to en­tre mu­chos otros va­lo­res.

Se­ñor abo­ga­do si le in­tere­sa use mi co­rreo elec­tró­ni­co mar­do­co.roa­sav@hot­mail.com y siem­pre que no sea ami­go de es­tos se­ño­res que co­mo es­tra­te­gia tam­bién po­dría dar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.