Con es­tos ejer­ci­cios po­drás for­ta­le­cer los múscu­los de los ni­ños

Los múscu­los más fuer­tes tam­bién ayu­dan a que los ni­ños reali­cen ta­reas del ho­gar, evi­ten le­sio­nes y me­jo­ren su ren­di­mien­to en los de­por­tes.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Las ac­ti­vi­da­des de for­ta­le­ci­mien­to mus­cu­lar no son so­lo pa­ra los adul­tos y, en es­te sen­ti­do, y co­mo di­cen al­gu­nos, el en­tre­na­mien­to de fuer­za pue­de co­lo­car a tu ni­ño en un ca­mino de vi­da que lo con­duz­ca a una me­jor sa­lud y acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co.

Los múscu­los más fuer­tes tam­bién ayu­dan a que los ni­ños reali­cen ta­reas del ho­gar, evi­ten le­sio­nes y me­jo­ren su ren­di­mien­to en los de­por­tes. Pa­ra lo­grar que tus ni­ños se in­tere­sen en el ejer­ci­cio, sé crea­ti­vo. Las ac­ti­vi­da­des di­ver­ti­das pue­den au­men­tar su en­tu­sias­mo pa­ra rea­li­zar un buen for­ta­le­ci­mien­to mus­cu­lar.

A con­ti­nua­ción te en­tre­ga­mos una se­rie de consejos que pue­den rea­li­zar tus ni­ños de for­ma se­gu­ra. Tam­bién, con­tem­pla­mos co­mo da­to anexo, ejer­ci­cios que pue­des rea­li­zar con tu be­bé.

BA­RRAS TREPADORAS

Si es­tás bus­can­do una ac­ti­vi­dad di­ver­ti­da pa­ra que tu ni­ño pue­da for­ta­le­cer sus múscu­los, en­ton­ces llé­va­lo a la zo­na de jue­gos que ten­gas más cer­ca­na a tu ho­gar. De­bes sa­ber que ju­gar en las ba­rras trepadoras ayu­da­rá a for­ta­le­cer to­do su tren su­pe­rior, pa­sar de una a otra me­jo­ra­rá su resistencia mus­cu­lar y su coor­di­na­ción. Desafía a tu ni­ño pa­ra que se mue­va de un la­do a otro de es­te jue­go sin de­te­ner­se, pe­ro no te ale­jes. Su­per­ví­sa­lo de cer­ca, de mo­do que pue­das aga­rrar­lo si es que se lle­ga a caer.

PE­LO­TAS MEDICINALES

Por lo ge­ne­ral, los ni­ños aman ju­gar con pe­lo­tas de ba­lon­ces­to, béis­bol, fút­bol o rugby. Pa­ra for­ta­le­cer sus múscu­los, in­tro­dú­ce­los a las pe­lo­tas medicinales. Se re­co­mien­da uti­li­zar las más livianas has­ta que los ni­ños pue­dan rea­li­zar los ejer­ci­cios de ma­ne­ra co­rrec­ta, lue­go, po­drás au­men­tar gra­dual­men­te el pe­so con pe­que­ños in­cre­men­tos. La sen­ta­di­llas de lan­za­mien­to for­ta­le­cen las pier­nas, el pe­cho y los bra­zos. Pa­ra prac­ti­car es­ta ac­ti­vi­dad, pá­ra­te con tus pies dis­tan­ciados al an­cho de las ca­de­ras, sos­tén la pelota me­di­ci­nal en fren­te de tu pe­cho con am­bas ma­nos, len­ta­men­te rea­li­za una sen­ta­di­lla has­ta que tus cuá­dri­ceps es­tén pa­ra­le­los al pi­so, lue­go sal­ta rá­pi­da­men­te ha­cia arri­ba mien­tras arro­jas la pelota en al­to y en fren­te tu­yo.

CA­RRE­TI­LLA

Las ac­ti­vi­da­des que son con un com­pa­ñe­ro siem­pre son más di­ver­ti­das pa­ra los ni­ños. El ejer­ci­cio de la ca­rre­ti­lla les per­mi­te tra­ba­jar jun­tos pa­ra for­ta­le­cer sus múscu­los. Pa­ra rea­li­zar­lo, co­ló­ca­te en el pi­so co­mo si fue­ras a ha­cer una fle­xión. Pí­de­le a tu com­pa­ñe­ro que te aga­rre tus to­bi­llos y los le­van­te has­ta el ni­vel de su cin­tu­ra, man­tén tu cuer­po rec­to y no per­mi­tas que tu es­pal­da se hun­da. Una vez que ya es­tés po­si­cio­na­do, ca­mi­na con tus ma­nos ha­cia ade­lan­te y con­du­ce a tu com­pa­ñe­ro a tra­vés del pi­so. Des­pués de que ha­yas lle­ga­do al otro la­do de la ha­bi­ta­ción, cam­bia las po­si­cio­nes con tu com­pa­ñe­ro. Pue­des ha­cer es­ta ac­ti­vi­dad aún más di­ver­ti­da ha­cien­do que los ni­ños jue­guen carreras unos con­tra otros. Ten en cuen­ta que es­te ejer­ci­cio for­ta­le­ce­rá los pec­to­ra­les, del­toi­des y trí­ceps de tus ni­ños.

GU­SA­NOS ME­DI­DO­RES

Otra ma­ne­ra de ha­cer muy di­ver­ti­do al en­tre­na­mien­to mus­cu­lar, es pro­po­ner que los ni­ños imi­ten a los ani­ma­les. Por ejem­plo, haz que in­ten­ten imi­tar al gusano me­di­dor. Es­ta ac­ti­vi­dad fortalece la es­pal­da, los bra­zos, los hom­bros y los is­quio­ti­bia­les. Pa­ra prac­ti­car- la, dis­tan­cia tus pies al an­cho de tus hom­bros; mien­tras los man­tie­nes so­bre el sue­lo, plié­ga­te y co­lo­ca tus ma­nos en pi­so en fren­te tu­yo. Tu cuer­po se ase­me­ja­rá a una “V” in­ver­ti­da. Ca­mi­na con tus ma­nos ha­cia ade­lan­te has­ta que tu es­tó­ma­go es­té a unas 3 pul­ga­das del sue­lo y, una vez que es­té pa­ra­le­lo al pi­so, ca­mi­na con los pies ha­cia ade­lan­te de mo­do que pue­das vol­ver a la po­si­ción “V”. Los ni­ños pue­den rea­li­zar es­te ejer­ci­cio va­rias ve­ces en to­do el pi­so.

4 ejer­ci­cios PA­RA FOR­TA­LE­CER los MÚSCU­LOS Del BE­BÉ

No so­la­men­te los ni­ños pue­den ha­cer ejer­ci­cios pa­ra for­ta­le­cer sus múscu­los, sino que tam­bién los be­bés, los que apor­ta­rán en es­ta­bi­li­dad pa­ra cuan­do co­mien­ce a ga­tear o ca­mi­nar.

Los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan que el be­bé duer­ma bo­ca arri­ba pa­ra dis­mi­nuir el ries­go de muer­te sú­bi­ta, sin em­bar­go, du­ran­te el día, cuan­do es­tá des­pier­to, con­vie­ne re­cos­tar­lo bo­ca aba­jo pa­ra que po­co a po­co se va­ya for­ta­le­cien­do su cue­llo. Cuan­do lo acues­tas de pan­ci­ta, se es­fuer­za por le­van­tar la ca­be­ci­ta pa­ra ver lo que hay a su al­re­de­dor, es­ta fuer­za fortalece sus múscu­los y lo pre­pa­ra pa­ra una de las eta­pas más im­por­tan­tes de su desa­rro­llo: el ga­teo.

Ade­más, los ni­ños que re­gu­lar­men­te es­tán acos­ta­dos bo­ca aba­jo apren­den mu­cho an­tes a gi­rar y ga­nan des­tre­za ma­nual, por el es­fuer­zo que tie­nen que ha­cer con las ma­nos pa­ra mo­ver­se. Aquí te de­ja­mos cua­tro sen­ci­llos ejer­ci­cios pa­ra ayu­dar a tu pe­que­ño hi­jo a for­ta­le­cer sus múscu­los.

Fortalece el cue­llo: a par­tir del mes de edad, ya pue­des pro­bar po­ner a tu be­bé bo­ca aba­jo (nun­ca des­pués de co­mer). Es­tar acos­ta­do en es­ta po­si­ción lo obli­ga a es­ti­rar el cue­llo pa­ra in­ten­tar le­van­tar la ca­be­ci­ta. En un ini­cio se sen­ti­rá in­có­mo­do, de tal for­ma que bas­ta con de­jar­lo en es­ta postura só­lo unos se­gun­dos. Au­men­ta el tiem­po po­co a po­co.

Con­si­gue tono mus­cu­lar: una vez que se ha­ya fa­mi­lia­ri­za­do con el ejer­ci­cio an­te­rior, prue­ba ro­dar­lo so­bre una pelota to­mán­do­lo por las axi­las. Es­ta postura le ayu­da a ex­ten­der su co­lum­na y a ga­nar el tono mus­cu­lar que ne­ce­si­ta pa­ra gi­rar­se o ga­tear.

Va­mos a le­van­tar­nos: a par­tir de los tres me­ses lo pue­des re­cos­tar bo­ca arri­ba y to­mar­lo de las ma­nos co­mo si fue­ras a le­van­tar­lo. Si rea­li­zas los ejer­ci­cios an­te­rio­res con re­gu­la­ri­dad, ga­na­rá la fuer­za ne­ce­sa­ria en su es­pal­da pa­ra ele­var él so­lo la ca­be­ci­ta.

Gi­rar el cuer­po: pa­ra que el pe­que­ño pue­da ga­tear, tie­ne que apren­der an­tes a gi­rar y a dar­se la vuel­ta. Pa­ra es­ti­mu­lar­lo, lla­ma su aten­ción con un ju­gue­te que le gus­te es­pe­cial­men­te de am­bos la­dos del cuer­po y alé­ja­lo pa­ra que in­ten­te to­mar­lo es­ti­ran­do los bra­ci­tos.

sé Cons­cien­te De que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca es po­si­ti­va. De­ja des­can­sar tus múscu­los día por me­dio, pa­ra que rin­das me­jor. re­cuer­da que la Dis­ci­pli­na es la ba­se del éxi­to. Prac­ti­ca es­tos ejer­ci­cios dia­ria­men­te y pron­to no­ta­rás los re­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.