Gri­tos y de­ma­ses

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rily Lü­ders Es­cue­la de Pe­rio­dis­mo Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez

Cuan­do los paí­ses se ten­sio­nan es cuan­do se ve real­men­te quié­nes creen en la li­ber­tad de ex­pre­sión y de opi­nión y quié­nes más o me­nos. Cuan­do fal­ta li­de­raz­go po­lí­ti­co, unos gri­tan y a otros los ca­llan. Al­go de es­to he­mos vis­to por es­tos la­dos y, aun­que ya es­tá bas­tan­te ins­ta­la­do que el diá­lo­go es­tá di­fí­cil, me­re­ce la pe­na dar­le una vuel­ta de ca­ra a los me­ses elec­to­ra­les que se nos vie­nen.

Ha­ce unos días, un gru­po irrum­pió en la ofi­ci­na del rec­tor de la Uni­ver­si­dad Al­ber­to Hur­ta­do pa­ra in­sul­tar­lo a ga­ra­ba­tos. Na­da más le­jos que la li­ber­tad de ex­pre­sar­se que ha­cer­lo a la fuer­za, re­te­nien­do a al­guien con­tra su vo­lun­tad pa­ra es­cu­char in­sul­tos. Un par de días des­pués, el ex Pre­si­den­te La­gos va sa­lien­do de dar una en­tre­vis­ta ra­dial so­bre su can­di­da­tu­ra y se aba­lan­zan so­bre su au­to con pie­dras y pa­ta­das en pro­tes­ta por sus de­ci­sio­nes en edu­ca­ción su­pe­rior. Am­bas es­ce­nas las ve­mos ca­si de in­me­dia­to por las re­des so­cia­les, mi­nan­do de a po­co con do­sis de vio­len­cia un cli­ma se­gu­ro pa­ra to­mar po­si­cio­nes en el de­ba­te.

Pe­ro no so­la­men­te los gri­tos da­ñan. Tam­bién es da­ñino no dis­cu­tir a fon­do y con­sen­suar qué nue­vos lí­mi­tes es­ta­mos dis­pues­tos a im­po­ner en es­tas ma­te­rias. Un ejem­plo. La se­ma­na pa­sa­da la su­pe­rin­ten­den­cia del ra­mo in­sis­tió an­te las AFP que la co­mu­ni­ca­ción con sus afi­lia­dos no de­be “des­viar la aten­ción de los tra­ba­ja­do­res de lo que es re­le­van­te res­pec­to de sus fon­dos pre­vi­sio­na­les, es­to es, la ren­ta­bi­li­dad, el cos­to y el ser­vi­cio que pres­tan”. En otras pa­la­bras, an­te la po­lé­mi­ca por la car­ta de Ha­bi­tat, se ad­vier­te des­de la au­to­ri­dad que se es­tá de­li­mi­tan­do la co­mu­ni­ca­ción. En es­tric­to ri­gor es­to no im­pi­de que ge­ren­tes o di­rec­to­res en­tren al de­ba­te pú­bli­co so­bre pen­sio­nes, pe­ro al me­nos hay que dar­le una vuel­ta en es­tos tiem­pos en que pre­ci­sa­men­te lo que se bus­ca es au­men­tar los ca­na­les en­tre las ins­ti­tu­cio­nes y las per­so­nas.

Se en­tien­de que por su ca­rác­ter de fi­nan­cie­ras y re­gu­la­das, las AFP de­ben res­pe­tar cier­tas nor­ma­ti­vas en la ma­ne­ra y pe­rio­di­ci­dad en que en­tre­gan in­for­ma­ción. Aho­ra, ¿quién de­fi­ne lo que es “des­viar la aten­ción”? ¿No es aca­so en­tre­gar otros da­tos adi­cio­na­les y aná­li­sis de po­ten­cia­les re­for­mas a las pen­sio­nes al­go que pre­ci­sa­men­te lle­va­rá a más in­for­ma­ción y, por lo tan­to, a me­jo­res de­ci­sio­nes a los afi­lia­dos? ¿ Por qué pen­sar que los afi­lia­dos no ten­drán la ca­pa­ci­dad de for­mar­se una postura in­de­pen­dien­te des­pués de re­ci­bir una car­ta así?

La li­ber­tad de ex­pre­sión y opi­nión se ba­sa en la con­fian­za en que los ciu­da­da­nos no re­quie­ren ser pro­te­gi­dos de in­for­ma­ción ni de opi­nio­nes pa­ra po­der desa­rro­llar su pro­pia postura y to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes. Y más aún, se ba­sa en que las so­cie­da­des sean ca­pa­ces de dis­cu­tir cuan­do por gri­tos, le­yes o cir­cu­la­res las es­ta­mos afec­tan­do.

Se en­tien­de que por su ca­rác­ter de fi­nan­cie­ras y re­gu­la­das, las AFP de­ben res­pe­tar cier­tas nor­ma­ti­vas en la ma­ne­ra y pe­rio­di­ci­dad en que en­tre­gan in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.