Ley del Ta­ba­co: Sa­lud o pues­tos la­bo­ra­les

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Ac­tual­men­te a ni­vel na­cio­nal, son más de 15 mil per­so­nas las que de­pen­den de es­te ru­bro pa­ra dar el sus­ten­to a sus fa­mi­lias, por lo que la de­ci­sión de en­du­re­cer las res­tric­cio­nes pa­ra el ru­bro son un pro­ble­ma de Es­ta­do, que no só­lo de­be ve­lar por res­guar­dar la sa­lud pú­bli­ca, sino tam­bién las fuen­tes la­bo­ra­les. No es­tá na­da de fá­cil to­mar una de­ci­sión, pe­ro se de­be ha­cer.

Quién pen­sa­ría en los años 60 que la in­dus­tria del ta­ba­co, 50 años des­pués co­men­za­ría a ser tan cues­tio­na­da por los da­ños que ge­ne­ra en la sa­lud. Ha­ce un par de dé­ca­das las per­so­nas fu­ma­ban en avio­nes, bu­ses y has­ta ha­ce 10 años, has­ta al in­te­rior de los malls o en los edi­fi­cios de las uni­ver­si­da­des.

Pe­ro los tiem­pos cam­bian y la nor­ma­ti­va del país ha ido su­man­do res­guar­dos pa­ra la sa­lud en es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les.

Es así que el 15 de ju­lio de 2015, el Se­na­do apro­bó las mo­di­fi­ca­cio­nes a la Ley del Ta­ba­co pa­ra ade­cuar la le­gis­la­ción al con­ve­nio mar­co de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, que es, sin lu­gar a du­das, muy es­tric­to. Se tra­ta del pri­mer tra­ta­do ne­go­cia­do ba­jo los aus­pi­cios de la en­ti­dad, el cual es­tá ba­sa­do en prue­bas que re­afir­man el de­re­cho de to­das las per­so­nas al má­xi­mo ni­vel de sa­lud po­si­ble. La ini­cia­ti­va re­pre­sen­ta un cam­bio de pa­ra­dig­ma en el desa­rro­llo de una es­tra­te­gia de re­gla­men­ta­ción pa­ra abor­dar las sus­tan­cias adic­ti­vas; a di­fe­ren­cia de tra­ta­dos pre­vios so­bre con­trol de dro­gas. En­tre las dis­po­si­cio­nes se es­ta­ble­ce la pro­tec­ción con­tra la ex­po­si­ción al hu­mo del ta­ba­co; una re­gla­men­ta­ción del con­te­ni­do de los pro­duc­tos de ta­ba­co, la re­gla­men­ta­ción de la in­for­ma­ción di­vul­ga­da por los ci­ga­rri­llos, el em­pa­que­ta­do y eti­que­ta­do de los pro­duc­tos, Edu­ca­ción, co­mu­ni­ca­ción, for­ma­ción y sen­si­bi­li­za­ción pú­bli­ca y me­di­das de re­duc­ción de la de­man­da con­cer­nien­tes a la de­pen­den­cia y ce­se del ta­ba­co. Cual­quie­ra po­dría pen­sar que a fu­tu­ro se­rá una sus­tan­cia prohi­bi­da.

Sin em­bar­go, re­sul­ta cu­rio­so que, de acuer­do a una in­for­ma­ción emi­ti­da por un me­dio na­cio­nal, el pro­yec­to lle­va más de un año en la Cá­ma­ra ba­ja. Son las lla­ma­das “le­yes dor­mi­das”. Re­cor­de­mos que la Bri­tish Ame­ri­can To­bac­co, que po­see el 93% del mer­ca­do, anun­ció el año pa­sa­do, que pon­dría fin a sus ope­ra­cio­nes en el país, in­clui­da la re­gión del Bio­bío. Es­to por la gran can­ti­dad de dis­po­si­cio­nes que li­mi­tan su ven­ta, pu­bli­ci­dad y con­su­mo.

Ac­tual­men­te a ni­vel na­cio­nal, son más de 15 mil per­so­nas las que de­pen­den de es­te ru­bro pa­ra dar el sus­ten­to a sus fa­mi­lias, por lo que la de­ci­sión de en­du­re­cer las res­tric­cio­nes pa­ra el ru­bro es un pro­ble­ma de Es­ta­do, que no só­lo de­be ve­lar por res­guar­dar la sa­lud pú­bli­ca, sino tam­bién las fuen­tes la­bo­ra­les. No es­tá na­da de fá­cil to­mar una de­ci­sión, pe­ro se de­be ha­cer. Hay ci­fras preo­cu­pan­tes, co­mo que el 66% de los me­no­res de 18 años, fu­ma ci­ga­rros men­to­la­dos o que Chi­le li­de­ra las ci­fras de ado­les­cen­tes fu­ma­do­res en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.