RO­DEO II

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: Des­de un tiem­po a es­ta par­te se ha es­ta­do de­ba­tien­do, res­pec­to si el ro­deo es un de­por­te o un mal­tra­to ani­mal y es bueno de­fi­nir am­bos tér­mi­nos ya que cuan­do uno mez­cla los in­gre­dien­tes pue­de re­sul­tar un po­co amar­go el re­sul­ta­do. Pri­me­ro de­fi­na­mos qué es de­por­te. Es el es­fuer­zo la de­di­ca­ción en pos de un ob­je­ti­vo al com­pe­tir en igual con­di­ción con otros pa­ra lo­grar el es­tí­mu­lo que lo con­sa­gra co­mo el me­jor en su ca­te­go­ría ha­cien­do que la con­tien­da sea en el mar­co de la com­pe­ten­cia mo­ti­vo de ho­nes­ti­dad tan­to aquel que triun­fa co­mo aquel que no.

Co­mo se pue­de ver en es­ta sen­ci­lla ex­pli­ca­ción no hay he­ri­dos y mal­tra­ta­dos, só­lo he­ri­dos en su or­gu­llo de­por­ti­vo por lo que si que­re­mos ha­blar de al­go com­pe­ti­ti­vo de­be­mos su­po­ner que no hay ven­ta­jas de su­pe­rio­ri­dad o fuer­za que ten­ga en des­ven­ta­ja a uno u otro. Aho­ra vie­ne lo más com­ple­jo que de­be­mos ser muy cau­tos en no caer en po­pu­lis­mo que nos lle­ven a de­fi­nir de for­ma ba­nal lo que es el mal­tra­to ani­mal y per­der­nos en cú­mu­los de de­ta­lles que nos ha­rían per­der la real ra­zón de que es es­te. Si nos re­mon­ta­mos al re­la­to del gé­ne­sis, Dios nos po­ne co­mo cen­tro de la crea­ción y nos da la in­te­li­gen­cia y la ca­pa­ci­dad de po­der do­mi­nar to­da obra de la crea­ción pa­ra nues­tro ser­vi­cio y bie­nes­tar y en­tre eso es­tán los ani­ma­les pa­ra que nos sir­van tan­to en nues­tro queha­cer co­mo en nues­tra sobrevivencia y eso va des­de aquel ani­mal que nos acom­pa­ña has­ta aquel que “da su vi­da” co­mo ali­men­to y eso es el equi­li­brio de la na­tu­ra­le­za, sin em­bar­go, el Crea­dor no nos man­dó a ser do­mi­nan­te con un de­jo de abu­so so­bre to­dos ellos, sino más bien nos fa­cul­tó con el po­der ra­cio­nal de que ca­da ser tie­ne una fun­ción en es­ta obra.

En­ton­ces de­bo su­po­ner que fui ex­plí­ci­to en ma­ni­fes­tar que hay una di­fe­ren­cia de cier­to mo­do en­tre lo que es un de­por­te y lo otro. Co­mo una co­sa anec­dó­ti­ca es­te “de­por­te” lla­ma­do así lo que prac­ti­can en su ma­yo­ría los pa­tro­nes y sus cer­ca­nos y si en­tra­mos en el cos­to eco­nó­mi­co que con­lle­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.