Ve­ci­na de­nun­cia abu­so de po­der de fun­cio­na­rios de Ca­ra­bi­ne­ros en San­ta Bár­ba­ra

Se ori­gi­nó por un pro­ce­di­mien­to de en­tra­da y re­gis­tro, apa­ren­te­men­te sin au­to­ri­za­ción ju­di­cial.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl Pa­tri­cia Oya­ne­del,

Ape­sar que la si­tua­ción es­tá sien­do in­ves­ti­ga­da por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, la ve­ci­na de San­ta Bár­ba­ra, Pa­tri­cia Oya­ne­del, de­ci­dió ha­cer pú­bli­co un –po­si­ble- ca­so de abu­so de po­der, que ase­gu­ró ser víc­ti­ma en fe­bre­ro del año pa­sa­do.

La si­tua­ción se ha­bría re­gis­tra­do cuan­do efec­ti­vos po­li­cia­les de la co­mi­sa­ría de la co­mu­na, arri­ba­ron a su do­mi­ci­lio si­tua­do en Vi­lla Los Jun­qui­llos, con una or­den de en­tra­da y re­gis­tro pa­ra re­ti­rar una ca­mio­ne­ta, apa­ren­te­men­te sin au­to­ri­za­ción ju­di­cial.

“Lle­ga­ron al­re­de­dor de 3 uni­for­ma­dos, sin em­bar­go, un ca­ra­bi­ne­ro, que creo que es sar­gen­to, me di­ce ven­go a bus­car la ca­mio­ne­ta. Él ve­nía con la per­so­na que re­cla­ma­ba el au­to. Yo le di­je que te­nía que pre­sen­tar­me una or­den le­gal pa­ra in­gre­sar a mi do­mi­ci­lio, sin em­bar­go, me di­jo: yo no ne­ce­si­to nin­gu­na or­den, ni na­da”.

An­te ese ni­vel de res­pues­ta, la po­bla­do­ra – co­men­ta­que ac­ce­dió por te­mor, tan­to así que no en­con­tró las lla­ves del por­tón de su vi­vien­da, lo que pro­vo­có otra si­tua­ción -a lo me­nos- cues­tio­na­ble.

“Yo con el mie­do que te­nía, no en­con­tré las lla­ves. En­ton­ces ellos for­za­ron el can­da­do, des­tru­yén­do­lo. Tras ello, se lle­va­ron la ca­mio­ne­ta”, ase­gu­ró.

LA CA­MIO­NE­TA DE LA DIS­COR­DIA

Con la fi­na­li­dad de con­tex­tua­li­zar la si­tua­ción, la de­nun­cian­te par­tió por re­la­tar el ori­gen del vehícu­lo.

“Él en­tre­gó un vehícu­lo an­ti­guo co­mo par­te de pa­go, lue­go que so­li­ci­ta­ra una re­ba­ja por un si­tio que era de pro­pie­dad de mi her­mano. Yo hi­ce la transac­ción de ese pre­dio a pe­ti­ción de él, pues se en­con­tra­ba en­fer­mo, con la con­di­ción que me que­da­ra con la ca­mio­ne­ta”, ase­gu­ró.

Tras ello, Oya­ne­del, pre­ci­só la su­pues­ta jus­ti­fi­ca­ción que uti­li­za­ron pa­ra pe­dir la de­vo­lu­ción del mó­vil.

“El vehícu­lo es­tu­vo en mi po­der por 3 años, lap­so en que nun­ca hi­zo los pa­pe­les a nom­bre mío. Él me de­cía que quien le ven­dió la ca­mio­ne­ta era de Con­cep­ción, por ello me es­tu­vo tra­mi­tan­do y nun­ca se hi­zo la trans­fe­ren­cia”, ar­gu­men­tó.

JUDIALIZACIÓN DEL TE­MA

La si­tua­ción no que­dó só­lo ahí, pues la po­bla­do­ra de­ci­dió pre­sen­tar la de­nun­cia an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de Los Án­ge­les, con la fi­na­li­dad que se in­da­gue los he­chos.

“Yo ten­go la de­nun­cia an­te Ca­ra­bi­ne­ro y PDI, sien­do de­ri­va­dos los an­te­ce­den­tes a la Fis­ca­lía de Los Án­ge­les, sin que has­ta el mi­nu­to ha­ya una re­so­lu­ción al res­pec­to”, con­clu­yó.

Yo con el mie­do que te­nía, no en­con­tré­cont las lla­ves. En­ton­ces ellos for­za­ronr­za­ro el can­da­do, des­tru­yén­do­lo. Tra­sas el ello, se lle­va­ron la ca­mio­ne­ta”.

ve­ci­na de­nun­cian­te.

RES­PUES­TA DE CA­RA­BI­NE­ROS

La Tri­bu­na in­ten­tó co­mu­ni­car­se con la Co­mi­sa­ría de Ca­ra­bi­ne­ros de San­ta Bár­ba- ra, en es­pe­cí­fi­co, con el ma­yor Emi­lio Vásquez Mu­ñoz, no obs­tan­te, no se pu­do con­cre­tar an­tes de la ho­ra de cie­rre.

SE IN­TEN­TÓ CO­NO­CER la po­si­ción de Ca­ra­bi­ne­ros de la co­mu­na pre­cor­di­lle­ra­na, sin em­bar­go, no se lo­gró an­tes del cie­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.