En­tre­gan me­di­das pa­ra evi­tar clo­na­ción de tar­je­tas ban­ca­rias

A mo­do de ejem­plo, si ne­ce­si­ta gi­rar di­ne­ro el lla­ma­do es a efec­tuar la ope­ra­ción en un ca­je­ro que cuen­te con bue­na lu­mi­no­si­dad, ideal­men­te en aque­llos ubi­ca­dos en los ban­cos.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLICIAL -

La jor­na­da de es­te lu­nes y mar­tes que­dó al des­cu­bier­to una clo­na­ción ma­si­va de tar­je­tas ban­ca­rias en la ciu­dad de Los Án­ge­les y que afec­tó -al me­nos- a unas 34 per­so­nas.

En torno al te­ma, la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes en­tre­gó una se­rie de re­co­men­da­cio­nes co­mo for­ma de pre­ve­nir es­te ti­po de de­li­tos.

Al res­pec­to, el lla­ma­do a los usua­rios de tar­je­tas de cré­di­to o dé­bi­to es a uti­li­zar aque­llos ca­je­ros que cuen­ten con bue­na lu­mi­no­si­dad, es­pe­cí­fi­ca­men­te aque­llos que ubi­ca­dos en los ban­cos, que se en­cuen­tren en zo­nas cén­tri­cas y don­de exis­ta gran afluen­cia de pú­bli­co.

Asi­mis­mo, cuan­do in­gre­sen a los re­cin­tos don­de se en­cuen­tren es­tas má­qui­nas, fi­jar­se de que no ha­ya al­gún dis­po­si­ti­vo o cá­ma­ra que les lla­me la aten­ción.

Pe­ro, prin­ci­pal­men­te, “an­tes de rea­li­zar el gi­ro ase­gu­rar­se de que la ra­nu­ra por don­de in­gre­sa la tar­je­ta es­té fi­ja, mo­ver tam­bién el te­cla­do por­que pue­de que sea fal­so (...) En es­tos ca­sos, los de­lin­cuen­tes ma­ni­pu­lan la ra­nu­ra, ob­te­nien­do la in­for­ma­ción de la tar­je­ta. Des­de la ra­nu­ra mag­né­ti­ca (el an­ti­so­cial) ob­tie­ne to­dos los an­te­ce­den­tes del cuen­ta co­rren­tis­ta o del usua­rio”, re­la­tó el sub­je­fe de la Bri­ga­da de In­ves­ti­ga­ción Criminal (Bi­crim) de la PDI an­ge­li­na, sub­co­mi­sa­rio Cé­sar Her­mo­si­lla.

Asi­mis­mo, el ofi­cial de la po­li­cía ci­vil ex­pre­só que es en los te­cla­dos don­de que­dan gra­ba­das las cla­ves de in­gre­so a la cuen­ta co­rrien­te, de dé­bi­to o de aho­rro de un clien­te.

En es­te sen­ti­do, “siem­pre ta­par el te­cla­do de ma­ne­ra tal de que, si bien es cier­to exis­te un skim­mer que es lo que se co­nec­ta en la ra­nu­ra, no te­nien­do la cla­ve los de­lin­cuen­tes no po­drán ha­cer mal uso de la in­for­ma­ción de la tar­je­ta de cré­di­to de los usua­rios”, ex­pre­só Her­mo­si­lla.

Asi­mis­mo, si al­guien con­cu­rre a al­gún lo­cal co­mer­cial, res­tau­rant o ben­ci­ne­ras y pa­ga­rá lo con­su­mi­do con tar­je­ta, lo ideal es que si se la en­tre­ga a un em­plea­do pa­ra que efec­túe la ope­ra­ción, és­te lo ha­ga fren­te al clien­te y de ma­ne­ra tal que pue­da ver lo que el tra­ba­ja­dor es­tá rea­li­zan­do.

Es­to, por­que “son en es­tas si­tua­cio­nes don­de se ge­ne­ran los usos frau­du­len­tos de tar­je­tas ya que uti­li­zan los skim­mers, los que tie­nen es­con­di­dos, y cuan­do es­tán fue­ra de la vi­sión del clien­te pa­san la tar­je­ta y ob­tie­nen la in­for­ma­ción”, re­la­tó Her­mo­si­lla.

Lue­go, cuan­do en­tre­gan el dis­po­si­ti­vo mó­vil pa­ra que el clien­te di­gi­te su cla­ve, ellos se co­lo­can en una ubi­ca­ción de ma­ne­ra tal de ob­te­ner­la.

En es­te sen­ti­do, el lla­ma­do es a que sea el clien­te quien ma­ni­pu­le el dis­po­si­ti­vo y que, al mo­men­to de di­gi­tar la cla­ve, sea en una po­si­ción don­de el em­plea­do que es­tá ope­ran­do la can­ce­la­ción no la ten­ga a la vis­ta y no pue­da ob­te­ner la in­for­ma­ción de los nú­me­ros in­gre­sa­dos.

Da­to im­por­tan­te es el cam­bio fre­cuen­te de cla­ve y que és­ta no sea fá­cil de des­ci­frar; es de­cir, que no sean fe­chas de na­ci­mien­to o de ma­tri­mo­nio, etc., sino que bus­car siem­pre una com­bi­na­ción que sea di­fí­cil pa­ra el de­lin­cuen­te po­der re­co­no­cer­la o iden­ti­fi­car­la.

En ca­so de que un clien­te ha­ya co­men­za­do a rea­li­zar la transac­ción y se per­ca­te de al­gu­na si­tua­ción sos­pe­cho­sa, el ofi­cial de la po­li­cía ci­vil re­co­men­dó dar avi­so de in­me­dia­to a su eje­cu­ti­vo de ven­tas o al guar­dia que se en­cuen­tra en el lu­gar.

En ca­so de que sea un fin de se­ma­na, con­tac­tar­se con la me­sa cen­tral del ban­co. To­dos ellos tie­nen un nú­me­ro de emer­gen­cia, y dar cuen­ta de lo su­ce­di­do.

En ca­so de que una per­so­na ya sea víc­ti­ma de es­te de­li­to, dar cuen­ta del he­cho a al­gún fun­cio­na­rio del ban­co y lue­go rea­li­zar la de­nun­cia de for­ma in­me­dia­ta, ya sea en Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le, la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes o en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

UNA DE las RE­CO­MEN­DA­CIO­NES es cam­biar de for­ma fre­cuen­te la cla­ve de sus tar­je­tas ban­ca­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.