Co­noz­ca la tra­ve­sía de Clau­dio So­to en Mun­dial de Me­dio Iron Man

En una com­pe­ten­cia tan ex­ten­sa y ago­ta­do­ra, el re­sul­ta­do pa­só a se­gun­do plano, aun­que ob­tu­vo el dé­ci­mo lu­gar en­tre los sud­ame­ri­ca­nos. Aún así, se dio el tiem­po de conversar con La Tri­bu­na res­pec­to de es­ta ha­za­ña.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - DEPORTES -

Clau­dio So­to, do­cen­te y di­rec­tor de la ca­rre­ra de Ki­ne­sio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad San­to To­más, apo­ya­do por la em­pre­sa En­tre­te­ni­mien­tos Nue­vo Mun­do, es el an­ge­lino que tu­vo el pri­vi­le­gio de po­der asis­tir –por pri­me­ra vez en su ca­rre­ra de­por­ti­va- al mun­dial de Me­dio Iron Man que se reali­zó en Aus­tra­lia.

En di­cha com­pe­ten­cia, a la que lle­gó con cer­ca de una se­ma­na de an­ti­ci­pa­ción pa­ra su adap­ta­ción, tu­vo una des­ta­ca­da par­ti­ci­pa­ción, a pe­sar de no ob­te­ner pues­tos de avan­za­da en su ca­te­go­ría, tu­vo la po­si­bi­li­dad de ser el me­jor chi­leno, y es­tar en el top ten de los atle­tas sud­ame­ri­ca­nos.

Aho­ra, te de­ta­lla­mos des­de el via­je has­ta la com­pe­ten­cia, ca­da una de las sen­sa­cio­nes, emo­cio­nes y tra­ba­jo que reali­zó el triatle­ta an­ge­lino, que di­cho sea de pa­so, en el ini­cio de es­ta tem­po­ra­da en Ra­pel, lo pre­mia­rán co­mo el me­jor de su ca­te­go­ría en rán­king de www.triatle­tas.cl.

VUE­LO A AUS­TRA­LIA

Sa­li­mos de Los Án­ge­les a las 11:30 ho­ras del sá­ba­do 27 de agos­to, y en la no­che, a las 00:55 to­mó vue­lo a Bris­ba­ne, vo­lan­do 18 ho­ras y lle­gó a las 11:00 ho­ras de lu­nes 29 a Sun­chi­ne Coast.

“El pri­mer día muy di­fí­cil la adap­ta­ción al cam­bio ho­ra­rio y a las ho­ras de vue­lo. Bus­ca­mos don­de co­mer (Mc Do­nald) bus­ca­mos in­ter­net y lue­go una sies­ta que du­ró 5 ho­ras. Lue­go bus­ca­mos tien­da pa­ra com­prar y es­ta­ba to­do ce­rra­do a las 21 ho­ras. Dor­mi­mos ti­po 00:00 ho­ras, y el des­per­tar fue a las 5 de la ma­ña­na, muy bien. A las 08:00 fui a re­co­no­cer cir­cui­to bi­ke, aun­que co­men­za­mos per­di­dos con un gru­po de chi­le­nos, lue­go na­dar, al­muer­zo con Moi­sés To­rres, de Con­cep­ción, sies­ta cor­ta 13:30 ho­ras, y des­per­tar muy mal nue­va­men­te, con un can­san­cio tre­men­do, lue­go un tro­te sua­ve. Sa­lir a com­prar y dor­mir ti­po 23:30 ho­ras”, co­men­zó di­cien­do el atle­ta an­ge­lino.

El miér­co­les, des­per­tó va­rias ve­ces en la no­che. Se le­van­tó a las 6:30 ho­ras, y reali­zó tro­te lar­go a las 8:00 ho­ras y lue­go en­tre­na­mien­to de na­ta­ción en una pis­ci­na her­mo­sa de 50 me­tros, pú­bli­ca y de en­tra­da li­bre por so­lo $2.500. “Es­to es lo que ha­ce fal­ta en Los Án­ge­les”, in­di­có.

DÍA PRE­VIO

“Sin du­da ma­ña­na se­rá un gran día, un día por el cual he es­pe­ra­do por mu­cho tiem­po. Pe­ro po­cos sa­ben lo que ha cos­ta­do lle­gar has­ta acá, han si­do me­ses de gran es­fuer­zo, des­de mar­zo del 2015 pre­pa­ran­do Pu­cón, has­ta lue­go de esa ca­rre­ra cuan­do co­men­zó la pre­pa­ra­ción pa­ra el mun­dial. Mu­cho de ese es­fuer­zo lo ha rea­li­za­do mi fa­mi­lia, Pau­la, An­to­nia y Mar­tín, que han so­por­ta­do a un es­po­so y un pa­dre bas­tan­te au­sen­te, fo­ca­li­za­do en tra­ba­jar y en­tre­nar”, sos­tu­vo.

Ade­más, agre­gó que “si bien han si­do mu­chas ma­dru­ga­das de en­tre­na­mien­to si­len­cio­so, mu­chos sá­ba­dos y do­min­gos en que uno se des­apa­re­ce en la ru­ta jun­to a una bi­ci­cle­ta, mu­chos al­muer­zos de 5 mi­nu­tos por­que el res­to del tiem­po fue pa­ra ir a na­dar. En fin, creo que to­do lo an­te­rior es com­pen­sa­do só­lo por el he­cho de es­tar acá, con la ca­mi­se­ta chi­le­na y vi­vien­do es­ta ex­pe­rien­cia, que aun­que te lo con­ta­ran, siem­pre uno que­da­ría cor­to. Ma­ña­na iré a bus­car mi me­jor ca­rre­ra, ya me sien­to con un sue­ño cum­pli­do”.

DÍA DE LA CA­RRE­RA

“La no­che an­te­rior a la ca­rre­ra dor­mí co­mo nun­ca, con la se­gu­ri­dad de la pre­pa­ra­ción que rea­li­cé. Buen desa­yuno, y Pau­la qui­so acom­pa­ñar­me des­de el co­mien­zo. Ca­mi­na­ta a la par­ti­da y es­ta­mos. In­creí­ble ver el par­que ce­rra­do y la or­ga­ni­za­ción, to­do im­pe­ca­ble. A de­jar las bol­sas, pre­pa­rar la bi­ci­cle­ta y a ca­len­tar”, con­tó.

LA PAR­TI­DA

Co­men­zó bien el na­do, con el agua muy tran­qui­la, un par de ma­no­to­nes, pe­ro pu­do de­cir que na­dó so­lo.

“A ve­ces me des­con­cen­tra­ba, creo que po­día ha­ber na­da­do más rá­pi­do. T 1 lar­guí­si­ma, con al­gu­nos pro­ble­mas con el cas­co y a la ru­ta. Acá me sen­tí mal, no po­día aga­rrar a un gru­po y me pa­sa­ban y me pa­sa­ban. En km 45 lo­gré dar con un gru­po y buen rit­mo, pe­ro ya era tar­de, tra­té de en­fo­car­me en se­guir a buen rit­mo y es­pe­rar qué me de­pa­ra­ría el tro­te”, di­jo.

La T2 fue más rá­pi­da, es­tu­vo un po­co per­di­do, pe­ro bien. Sa­lió a co­rrer pen­san­do en lo eterno de los 21K, “co­rrí los pri­me­ros 8K a 4:20, y lue­go em­pe­cé a ba­jar, no po­día más, me pe­sa­ba to­do, pen­sa­ba en An­to­nia y Mar­tín, pen­sa­ba en Pau­la y que te­nía que ter­mi­nar. Me en­fo­qué nue­va­men­te, y me­jo­ré el rit­mo, pe­ro fue por ra­tos. Al fi­nal só­lo que­ría lle­gar. El áni­mo me lo da­ban los chi­le­nos que co­rrían y nos cru­zá­ba­mos co­rrien­do, y la ba­rra que ha­cían nues­tros acom­pa­ñan­tes”. Fi­nal­men­te, lle­gó a la me­ta, dan­do lo me­jor que po­día, en una ca­rre­ra tan lar­ga el re­sul­ta­do pa­só a un se­gun­do plano. Lo im­por­tan­te fue ter­mi­nar.

“Lo­gré muy bue­nos par­cia­les, fui dé­ci­mo de los sud­ame­ri­ca­nos, en don­de los aus­tra­lia­nos ob­tu­vie­ron los pri­me­ros lu­ga­res, fui el me­jor de los chi­le­nos en mi ca­te­go­ría, con mu­cho que me­jo­rar y men­ta­li­zar­me en es­ta nue­va tem­po­ra­da. Una ca­rre­ra inol­vi­da­ble, el en­torno ideal, pe­ro muy du­ra. Creo que to­da­vía pue­do me­jo­rar mu­cho más. Ve­re­mos có­mo an­da la tem­po­ra­da”, ce­rró Clau­dio So­to, triatle­ta an­ge­lino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.