Ima­cec en caí­da li­bre

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Re­na­to Se­gu­ra Ce­rre­gio­nal.cl

Apro­pó­si­to de la re­tro­ex­ca­va­do­ra, en el año 2014, re­cuer­do ha­ber par­ti­ci­pa­do en TVU de un pa­nel aca­dé­mi­co de aná­li­sis so­bre los efec­tos de la re­for­ma tri­bu­ta­ria en el país; el de­ba­te se cen­tró en ana­li­zar los efec­tos de di­cha re­for­ma, en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca del país. En una ac­ti­vi­dad si­mi­lar, pe­ro con for­ma­to de Se­mi­na­rio, jun­to a eje­cu­ti­vos de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción y de la Sociedad Na­cio­nal de Agri­cul­tu­ra, fui par­tí­ci­pe de las aprehen­sio­nes y re­pa­ros, que los gre­mios pro­duc­ti­vos de la Pro­vin­cia del Bio­bío, ma­ni­fes­ta­ban so­bre la me­di­da im­pul­sa­da por el Go­bierno.

A po­co más de dos años, de la ocu­rren­cia de di­chos even­tos, el com­por­ta­mien­to del Ima­cec da cuen­ta que, la in­quie­tud ma­ni­fies­ta de quie­nes los con­vo­ca­ron, es­ta­ban en lo co­rrec­to. La se­rie deses­ta­cio­na­li­za­da del in­di­ca­dor de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca men­sual, mues­tra se­ña­les de una eco­no­mía que se es­tá en un fran­co pro­ce­so de es­tan­ca­mien­to. Es­te fe­nó­meno de­ja en una po­si­ción ex­tre­ma­da­men­te vul­ne­ra­ble a la eco­no­mía chi­le­na fren­te a shocks in­ter­na­cio­na­les, don­de el in­cre­men­to anor­mal de la deu­da pú­bli­ca pue­de con­du­cir al país ha­cia un pro­ble­ma es­truc­tu­ral de ma­yor gra­ve­dad y en­ver­ga­du­ra.

¿Por qué lle­ga­mos a es­te es­ta­do? Por­que el equi­po eco­nó­mi­co del Go­bierno, sub­es­ti­mó la in­ci­den­cia de la gran em­pre­sa en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el em­pleo. En un ac­to su­bli­me de in­ge­nui­dad e idea­lis­mo, se asu­mió que, el es­tí­mu­lo a la mi­cro y pe­que­ña em­pre­sa, po­dría com­pen­sar los efec­tos ad­ver­sos de cam­biar las re­glas del jue­go, en ma­te­ria tri­bu­ta­ria, a las gran­des cor­po­ra­cio­nes. A pe­sar de los da­tos pú­bli­cos apor­ta­dos por el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, to­da­vía se es­cu­cha, de la bo­ca de im­por­tan­tes au­to­ri­da­des del país, el fa­laz dis­cur­so que la Mipy­me ge­ne­ra el 80% del em­pleo. En mi opi­nión, fue un error es­tra­té­gi­co el orien­tar la re­tro­ex­ca­va­do­ra ha­cia los gran­des ca­pi­ta­les. La preo­cu­pa­ción pre­fe­ren­te ha­cia la Mipy­me, ha con­tri­bui­do a es­ta­bi­li­zar sec­to­res eco­nó­mi­cos orien­ta­dos al ser­vi­cio -co­mo ocu­rre con la Re­gión del Bio­bío– pe­ro con mal desem­pe­ño en el re­sul­ta­do de la eco­no­mía a ni­vel agre­ga­do.

¿Có­mo sa­li­mos del em­bro­llo? En pri­mer lu­gar, re­co­no­cien­do en los he­chos el apor­te de la gran em­pre­sa al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y al es­tí­mu­lo del em­pleo y, en con­se­cuen­cia, re­to­man­do re­glas cla­ras y trans­pa­ren­tes pa­ra es­ti­mu­lar la in­ver­sión de lar­go pla­zo. Pa­ra con­tra­rres­tar la con­cen­tra­ción de la ri­que­za, que sub­ya­ce so­bre la ope­ra­ción de las gran­des cor­po­ra­cio­nes, se de­be per­fec­cio­nar y apli­car la ley an­ti­mo­no­po­lio, crean­do un am­bien­te le­gal y eco­nó­mi­co que per­mi­ta, a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas de Chi­le, la mo­vi­li­dad en la es­ca­la de pro­duc­ción.

En un ac­to su­bli­me de in­ge­nui­dad e idea­lis­mo, se asu­mió que, el es­tí­mu­lo a la mi­cro y pe­que­ña em­pre­sa, po­dría com­pen­sar los efec­tos ad­ver­sos de cam­biar las re­glas del jue­go, en ma­te­ria tri­bu­ta­ria, a las gran­des cor­po­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.