Ci­vi­li­za­ción y bar­ba­rie, a 15 años del 11-S

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Dr. Cris­tián Me­di­na Val­ver­de Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les y Hu­ma­ni­da­des Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Con­ver­ti­do en uno de los he­chos más te­le­vi­sa­do de las úl­ti­mas dé­ca­das, el bom­bar­deo a la To­rres Ge­me­las el 11 de sep­tiem­bre de 2001 ga­ti­lló un cam­bio en el eje de gra­ve­dad de los asun­tos mun­dia­les y ca­ta­pul­tó al es­ca­pa­ra­te de la es­ce­na in­ter­na­cio­nal con inusi­ta­da fuer­za al te­rro­ris­mo yiha­dis­ta. Ese mar­tes de sep­tiem­bre, dos avio­nes co­mer­cia­les de Ame­ri­can Air­li­nes y Uni­ted Air­li­nes im­pac­ta­ron con­tra los edi­fi­cios más al­tos en el World Tra­de Cen­ter de New York, de­jan­do un to­tal de dos mil 843 muer­tos y cer­ca de seis mil he­ri­dos. Otros dos avio­nes de­bían es­tre­llar­se con­tra el Pen­tá­gono y el Ca­pi­to­lio o la Ca­sa Blan­ca, aun­que la he­roi­ci­dad de los pa­sa­je­ros del vue­lo Uni­ted-93 que iba rum­bo a uno de es­tos úl­ti­mos blan­cos lo im­pi­dió.

En lo eco­nó­mi­co los per­jui­cios de lí­neas aé­reas y se­gu­ros fue­ron cuan­tio­sos, y úni­ca­men­te pa­ra la ciu­dad de Nue­va York se es­ti­man en 83 bi­llo­nes de dó­la­res y la pér­di­da de 52.000 em­pleos.

De­trás de los aten­ta­dos es­ta­ba la som­bra de Al Qae­da, que re­clu­tó co­mo ver­du­gos a personas con ideo­lo­gía yiha­dis­ta, en su ma­yo­ría de na­cio­na­li­dad sau­dí, y que se en­tre­na­ron ex­pre­sa­men­te pa­ra lo­grar su pro­pó­si­to. El egip­cio Moha­med At­ta li­de­ra­ba el gru­po y ac­tuó si­guien­do las ór­de­nes del mis­mí­si­mo Osa­ma Bin La­den en Af­ga­nis­tán.

Pa­ra al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, los trá­gi­cos even­tos de esa ma­ña­na son el ac­ta de de­fun­ción del lar­go si­glo XX, pa­ra otros, mar­can el cie­rre de­fi­ni­ti­vo de la Gue­rra Fría y el ad­ve­ni­mien­to de un pe­río­do de in­ter­de­pen­den­cia avan­za­da que in­vo­lu­cra­ba y com­pro­me­tía a las gran­des po­ten­cias co­mo a los Es­ta­dos dé­bi­les, es­pe­cial­men­te en los as­pec­tos de la se­gu­ri­dad in­ter­na­cio­nal.

Si el año 2000 la ci­fra de muer­tes a ni­vel glo­bal a causa del te­rro­ris­mo fue me­nos de 4 mil personas, en 2012 más de 8.500 ata­ques te­rro­ris­tas co­bra­ron la vi­da de ca­si 15.500 in­di­vi­duos con­for­me la vio­len­cia de­vas­tó Áfri­ca, Asia y Orien­te Me­dio, de acuer­do con el Na­tio­nal Con­sor­tium for the Study of Te­rro­rism and Res­pon­ses to Te­rro­rism. Es­to re­pre­sen­ta un in­cre­men­to del 69% en ata­ques y un au­men­to del 89% en de­ce­sos des­de 2011. En 2014 la can­ti­dad de vi­das que fue­ron to­ma­das co­mo con­se­cuen­cia de la irra­cio­na­li­dad te­rro­ris­ta as­cen­die­ron a 32.700 personas, lo que es ocho ve­ces más que al co­mien­zo del si­glo.

Trans­cu­rri­dos ya 15 años des­de el 11-S el te­rror, la ame­na­za, los aten­ta­dos, el mie­do, el ex­tre­mis­mo, las eje­cu­cio­nes, las víc­ti­mas, la se­gu­ri­dad, las gue­rras, etc. son te­mas que se han ins­ta­la­do en la agen­da in­ter­na­cio­nal co­mo con­se­cuen­cia de la per­vi­ven­cia del fe­nó­meno te­rro­ris­ta y de­mues­tran que las pro­me­sas del en­ton­ces pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Geor­ge W. Bush so­bre que ani­qui­la­ría la ame¬na­za te­rro­ris­ta en ca­da “os­cu­ro rin­cón” del mun­do se es­fu­ma­ron dra­má­ti­ca­men­te, obli­gán­do­nos a re­plan­tear­nos nues­tra pro­pia idea de fu­tu­ro.

Las pro­me­sas del en­ton­ces pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Geor­ge W. Bush so­bre que ani­qui­la­ría la ame¬na­za te­rro­ris­ta en ca­da “os­cu­ro rin­cón” del mun­do se es­fu­ma­ron dra­má­ti­ca­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.