EL OTRO 11

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: Hoy quie­ro ha­blar del on­ce de Sep­tiem­bre ese por la cual mu­rie­ron mi­les de personas, aquel que pro­vo­có mie­do e in­cer­ti­dum­bre en la po­bla­ción, don­de las vi­das de mu­chos hi­cie­ron un gi­ro de tal ma­ne­ra que ya sus no­ches y días es­ta­rían su­je­tos a la in­cer­ti­dum­bre co­ti­dia­na. No voy a ha­blar de la in­ter­ven­ción fo­rá­nea, esa que se ca­mu­flan en las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra acer­tar el mor­tí­fe­ro gol­pe que hi­zo su­cum­bir la es­ta­bi­li­dad de una na­ción de­jan­do al des­cu­bier­to cuan frá­gil pue­de ser la se­gu­ri­dad de la cual con­fia­mos. Us­te­des se ha­brán preguntado de cual otro 11 me re­fie­ro, pues bien he que­ri­do ha­blar de aquel don­de no hu­bo te­rro­ris­mo de Es­ta­do, de aquel de los no des­apa­re­ci­dos ni tam­po­co de las fo­sas co­mu­nes ni las cien­tos de osa­men­tas. No ha­go men­ción de los mi­les de exi­lia­dos y eje­cu­ta­dos por pen­sar dis­tin­to, no ha­go ni si­quie­ra men­ción de un pa­la­cio de go­bierno bom­bar­dea­do por quie­nes de­bie­ran ha­ber­lo de­fen­di­do o co­sa por el es­ti­lo. Co­mo to­dos se han da­do cuen­ta ha­blo de on­ce de sep­tiem­bre yan­qui de ese que fue en co­lo­res y que to­dos nos sen­ti­mos so­li­da­rios. Es­te en que no hu­bo per­se­cu­ción por ser di­fe­ren­te, don­de tam­po­co hu­bo de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos ni me­nos fo­sas co­mu­nes, aquel que nos sen­ti­mos so­li­da­rios por nues­tro her­mano ma­yor yan­qui, que aun­que fue ma­lo con no­so­tros, igual nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos de te­ner­lo co­mo nues­tro so­cio ami­go “pro­tec­tor”. No ha­go men­ción del on­ce de sep­tiem­bre, ese en blan­co y ne­gro, ese de las no­ches os­cu­ras de nues­tro pue­blo, el cual un pro­du­ce cier­ta sen­sa­ción de in­co­mo­di­dad pa­ra to­dos aque­llos que tie­nen las ma­nos man­cha­das de san­gre y muer­te. De ese on­ce no quie­ro ha­blar pa­ra no im­por­tu­nar a se­ño­res po­lí­ti­cos y po­de­ro­sos de esa fe­cha que vi­mos en te­le­vi­so­res “an­tu”, que vi­mos bo­rro­sa­men­te y que pa­ra mu­chos aun la ima­gen si­gue sien­do bo­rro­sa, a di­fe­ren­cia de es­te otro on­ce que fue vis­to en “plas­ma o led” y que has­ta pe­di­dos por su al­ma al buen Crea­dor y los otros que se con­de­na­ran por ser ateos, co­mu­nis­tas, ex­tre­mis­tas, pro-anar­quis­tas, etc. Yo te pre­gun­to ami­go ¿Cual on­ce de sep­tiem­bre pre­fie­res re­cor­dar se­gún tu con­cien­cia?

Abe­lar­do Cam­pi­llay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.