Co­noz­ca las for­mas sim­ples de au­men­tar la ener­gía y el ren­di­mien­to

Una co­rrec­ta hi­dra­ta­ción dia­ria pue­de ser más efi­caz pa­ra au­men­tar los ni­ve­les de ener­gía que los pro­duc­tos con­ven­cio­na­les.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

La ma­yo­ría de las personas pue­den pro­du­cir por sí mis­mas las ener­gías ne­ce­sa­rias pa­ra afron­tar el día a día. Es­tas se ob­tie­nen fá­cil­men­te de la ali­men­ta­ción, los nu­trien­tes, el oxí­geno e, in­clu­so, se di­ce que se ob­tie­ne de los sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos.

Sin em­bar­go, el es­ti­lo de vi­da ac­tual, las cons­tan­tes si­tua­cio­nes de es­trés, la ma­la ali­men­ta­ción, la contaminación y las múl­ti­ples ta­reas, en­tre otros fac­to­res, ha­cen que fá­cil­men­te ten­ga­mos ba­jo­nes de ener­gía, sin­tién­do­nos dé­bi­les e in­clu­so en­fer­mos o de­pre­si­vos. Por es­ta ra­zón, es im­por­tan­te sa­ber có­mo po­de­mos au­men­tar los ni­ve­les de ener­gía na­tu­ral­men­te ya que, aun­que exis­ten ener­gi­zan­tes co­mer­cia­les, es­tos no son re­co­men­da­bles pa­ra la sa­lud. En es­ta oca­sión te com­par­ti­mos for­mas sim­ples y na­tu­ra­les de au­men­tar tu ener­gía y, de pa­so, me­jo­rar el ren­di­mien­to fí­si­co.

HIDRATARSE ADE­CUA­DA­MEN­TE

La des­hi­dra­ta­ción es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de los ba­jo­nes re­pen­ti­nos de ener­gía. Aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te ten­ga que ser una des­hi­dra­ta­ción cró­ni­ca. Si es mo­de­ra­da pue­de ha­cer­nos sen­tir ago­ta­dos e in­ca­pa­ces de con­cen­trar­nos en nues­tras ta­reas. Si la sen­sa­ción de can­san­cio em­pie­za a in­va­dir­te, to­ma un va­so de agua y mi­ra a ver qué pa­sa.

Mu­chos no lo sa­ben, pe­ro una co­rrec­ta hi­dra­ta­ción dia­ria pue­de mar­car la di­fe­ren­cia, de he­cho, me­jor que to­man­do me­di­ca­men­tosy otros pro­duc­tos con­ven­cio­nal es pa­ra au­men­tar los ni­ve­les de ener­gía.

EVI­TAR el USO De CELULARES AN­TES De DOR­MIR

El es­ti­lo de vi­da mo­der­na y la in­va­sión de te­lé­fo­nos celulares in­te­li­gen­tes han he­cho que la ma­yo­ría de las personas ten­gan cier­ta de­pen­den­cia y adic­ción de es­tos dis­po­si­ti­vos, a tal pun­to de que no lo pue­den de­jar ni pa­ra ir a la ca­ma. En re­cien­tes es­tu­dios se ha en­con­tra­do que el uso de es­te ti­po de dis­po­si­ti­vos an­tes de dor­mir pue­de am­pliar la ac­ti­vi­dad ce­re­bral, im­pi­dien­do el co­rrec­to des­can­so y el sue­ño re­pa­ra­dor. Al no dor­mir bien, los ni­ve­les de ener­gía al día si­guien­te dis­mi­nu­yen y se­rá di­fí­cil con­cen­trar­se. Lo ideal es apa­gar o ac­ti­var el si­len­cia­dor del ce­lu­lar con, al me­nos, 30 mi­nu­tos de an­ti­ci­pa­ción an­tes de ir a dor­mir.

IN­CRE­MEN­TAR el CON­SU­MO De Hie­rro

El hie­rro es el mi­ne­ral res­pon­sa­ble de trans­por­tar oxí­geno a di­fe­ren­tes par­tes del cuer­po, con­tri­bu­yen­do a la eli­mi­na­ción de re­si­duos y ayu­dan­do a man­te­ner los ni­ve­les de ener­gía equi­li­bra­dos. Cuan­do nues­tro cuer­po no ab­sor­be las can­ti­da­des ne­ce­sa­rias de hie­rro, de in­me­dia­to se em­pie­zan a sen­tir una se­rie de sín­to­mas que anun­cian que al­go no an­da bien en el or­ga­nis­mo. El can­san­cio, la fal­ta de con­cen­tra­ción y la fa­ti­ga son sín­to­mas que po­drían in­di­car que ne­ce­si­tas hie­rro. En es­te ca­so, lo ideal es in­cre­men­tar el con­su­mo de len­te­jas, fri­jo­les ro­jos/po­ro­to ro­jo, ver­du­ras de ho­ja ver­de y le­gum­bres. Si es­to no es su­fi­cien­te, con­sul­ta al es­pe­cia­lis­ta, ya que po­dría ha­ber una de­fi­cien­cia de hie­rro que de­be ser tra­ta­da ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca.

EVI­TAR el USO ex­ce­si­vo De FÁR­MA­COS

An­te cual­quier do­len­cia o pro­ble­ma de sa­lud la ma­yo­ría de personas re­cu­rre al uso de me­di­ci­nas far­ma­co­ló­gi­cas que pa­re­cen ser una so­lu­ción rá­pi­da y efec­ti­va. Sin em­bar­go, se ha com­pro­ba­do que mu­chos de esos fár­ma­cos po­drían te­ner efec­tos se­cun­da­rios som­no­lien­tos, que pue­den ha­cer que la per­so­na se sien­ta can­sa­da y con sue­ño a pe­sar de que ape­nas es­té ini- cian­do el día. Si re­cién em­pe­zas­te a con­su­mir al­gún ti­po de me­di­ca­men­to y sien­tes esa cla­se de sín­to­mas, lo ideal es con­sul­tar de nue­vo al mé­di­co y pe­dir­le su­ge­ren­cia de al­gún ti­po de me­di­ci­na al­ter­na­ti­va. Es­ta op­ción es sa­lu­da­ble y pue­de me­jo­rar tus ni­ve­les de ener­gía.

HA­CER ejer­ci­cio, Pe­ro MO­DE­RA­DO

To­do en ex­ce­so re­sul­ta per­ju­di­cial, y el ejer­ci­cio no es la ex­cep­ción. Los ex­per­tos ase­gu­ran que el ejer­ci­cio ayu­da a com­ba­tir la pro­duc­ción cor­po­ral de cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés que pue­de ba­jar nues­tras ener­gías y cau­sar­nos ten­sión. Sin em­bar­go, cuan­do la per­so­na se ex­ce­de con el ejer­ci­cio y es­fuer­za su cuer­po más de la cuen­ta, los efec­tos pue­den lle­gar a ser con­tra­rios y, en lu­gar de com­ba­tir la pro­duc­ción de cor­ti­sol, lo pue­de in­cre­men­tar oca­sio­nan­do más es­trés y sen­sa­ción de can­san­cio. Pa­ra ob­te­ner un ejer­ci­cio pro­ve­cho­so que ayu­de a sen­tir más ener­gías y buen es­ta­do de áni­mo, los ex­per­tos re­co­mien­dan rea­li­zar una ru­ti­na bre­ve de ac­ti­vi­dad car­dio, jun­to con al­gu­nos mi­nu­tos de en­tre­na­mien­to de fuer­za. Es­ta com­bi­na­ción de ejer­ci­cios con­tri­bu­ye a te­ner un me­jor ren­di­mien­to fí­si­co y al­tos ni­ve­les de ener­gías.

DA­TOS EX­TRAS

Si te ejer­ci­tas en­tre 3 a 4 ve­ces por se­ma­na de­bes cen­trar­te prin­ci­pal­men­te en lle­var una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da y vas­ta. Pa­ra quien reali­ce ejer­ci­cios más vi­go­ro­sos (en­tre 6 a 7 ve­ces/ se­ma­na) de­ben pres­tar especial aten­ción a la re­po­si­ción de re­ser­vas de glu­có­geno mus­cu­lar, mo­di­fi­can­do la dis­tri­bu­ción del por­cen­ta­je de nu­tri­men­tos del día.

La im­por­tan­cia de nu­trir­se de ma­ne­ra óp­ti­ma cuan­do se lle­va una ru­ti­na de ejer­ci­cios cons­tan­te de­ter­mi­na­rá el buen es­ta­do de sa­lud de ca­da in­di­vi­duo. Por ello, es im­por­tan­te no te­ner ham­bre du­ran­te ca­da ru­ti­na.

Da­dos los be­ne­fi­cios que el ejer­ci­cio brin­da a la sa­lud, es im­por­tan­te sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho y man­te­ner la ener­gía pa­ra lle­var un es­ti­lo de vi­da ac­ti­vo.

Pa­ra ob­te­ner un pe­so ideal, re­co­men­da­mos acu­dir con un pro­fe­sio­nal de la sa­lud pa­ra que di­se­ñe un plan de ali­men­ta­ción especial pa­ra ca­da ne­ce­si­dad.

Pa­ra que no te sien­tas fa­ti­ga­da, de­bes te­ner pre­sen­te es­tos con­se­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.