Jo­sé San­tos Be­roí­za, la his­to­ria de un fu­si­la­do

II Par­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ives Or­te­ga Poer­ta

Fi­gu­ra­ban en el pai­sa­je de los años 70 ni un cuar­to de las ex­ten­sio­nes de bos­que na­ti­vo que exis­tie­ron, ni un cuar­to de las pra­de­ras ali­men­ti­cias, ni un cuar­to de mi­se­ri­cor­dia en el re­sis­tir del hom­bre de cam­po. El río Bío Bío, no­ble pa­trón de hom­bros an­chos y azu­les hu­me­de­cía los ojos ver­des de es­tos fron­te­ri­zos sue­los, en­so­ber­be­ci­do, más de al­gu­na vez, al­zó sus bra­zos to­rren­to­sos arra­san­do con cuan­ta siem­bra y ran­cha en­con­tró en su ca­mino, la re­bel­día del cau­dal se hi­zo co­mún, aún más cuan­do los mo­to­res y ma­qui- na­rias qui­sie­ron in­ter­ve­nir o coar­tar su li­ber­tad. Dios es gran­de, com­pa­si­vo y sa­be de enojo cuan­do lo pro­vo­can; di­cen los lu­ga­re­ños.

Con el co­rrer del tiem­po el bal­se­ro pa­sa a ser par­te im­por­tan­te den­tro del ci­clo de ex­trac­ción y eva­cua­ción de ma­de­ra, es­ca­sea­ban los ca­mio­nes; los ca­mi­nos ha­cia la cor­di­lle­ra se ha­cían in­ter­mi­na­bles por sen­de­ros cu­le­bre­ros, sien­do re­cor­ta­dos por el ba­rro y que ade­más eran pe­dre­go­sa­men­te ás­pe­ros; lo que ha­cía en­ca­re­cer el cos­to de di­cha em­pre­sa. Así fue co­mo don Jo­sé San­to Be­roí­za, es­tu­vo en bo­ga; pa­tro­nes y es­pe­cu­la­do­res sa­bían que es­te in­dio-ro­to, co­no­cía el Bío Bío tan­to co­mo a sus ma­nos, así co­mo las en­zar­za­das tram­pas que río aba­jo es­te po­seía.

San­ta Bár­ba­ra era el prin­ci­pal cen­tro de abas­tos de la zo­na pre­cor­di­lle­ra­na, pro­por­cio­na­ba las ca­ren­cias de la fa­mi­lia cam­pe­si­na-pe­wen­che, por lo que un cuar­to de ella ba­ja­ba a apro­vi­sio­nar­se, no obs­tan­te se pu­so des­con­fia­da por la em­bes­ti­da en­ga­ño­sa del win­ka (ex­tran­je­ro), ahí les veo, apro­ve­chan de ejer­cer el true­que de pro­duc­tos; la­na, cue­ros, car­bón, miel y fru­tos de la es­ta­ción. Las dis­tan­cias se ha­cían mor­ti­fi­can­tes en el lo­mo de los ani­ma­les de car­ga que con em­pe­ño de ti­tán co­men­za­ban a des­fi­lar de orien­te a po­nien­te por la ca­lle Co­mer­cio; apa­ra­to­sas ca­rre­tas guia­das por la dies­tra ins­truc­ción de un mu­cha­cho que con ga­llar­día ufa­na, pi­ca­nea los des­ti­nos de es­te par de bes­tias que osan en no obe­de­cer sus ór­de­nes – “Ti­za buey, ti­za”-. Las ña­ñas vie­nen de vuel­ta, des­fi­lan­do de las úl­ti­mas; car­ga­das co­mo bu­rras, tran­si­tan so­fo­ca­das, so­bre el es­pi­na­zo un abul­ta­do sa­co y otros em­be­le­cos; los pe­ñi en tan­to, mano en bol­si­llo me­dio des­gua­ñan­ga­do los pan­ta­lo­nes; ru­mean co­mo chi­vos una in­des­ci­fra­ble to­na­da, tam­bién los güe­ñe­ci­tos.

Por otra par­te, el tra­ji­nan­te bal­se­ro, en­tre afa­nes, cru­zó el pue­blo a zan­ca­das mien­tras se qui­ta el som­bre­ro ca­da vein­te pa­sos, un tan­to es­cu­rri­di­zo ya que te­nía que an­dar ra­pi­di­to pa­ra al­can­zar a los pa­tro­nes que le ha­cían el suel­do. De so­pe­tón en el ca­mino se de­tu­vo pa­ra leer las le­tras de una pi­za­rra “hoy car­ne de cas­ti­lla”, no po­día creer­lo; po­cos días atrás no ha­bía qué co­mer y aho­ra pues. El ma­ci­zo abas­te­ro sa­lió a la ve­re­da ce­rran­do las puer­tas del pues­to de car­ne. – ¡ Bue­nos día don San­tos! ¿An­da muy apu­ra­do pa­ra que me

acom­pa­ñe por ahí? – se le agra­de­ce don Mi­gue­li­to, voy a al­can­zar el tren; esa fue la res­pues­ta. Hoy ya es vier- nes, 21 de sep­tiem­bre, por la ma­ña­na las ca­lles ama­ne­cie­ron con es­car­cha y só­lo has­ta me­dio­día vino a cal­dear el sol, las humean­tes te­chum­bres del ca­se­río ha­cían que el ai­re fue­ra es­pe­so y se­co. Ha­ce diez días que un Gol­pe Mi­li­tar des­per­tó las bo­ci­nas en el ra­dio y las no­ti­cias co­rren co­mo per­di­go­nes sal­pi­can­do las mi­ra­das in­di­fe­ren­tes de las em­pin­go­ro­ta­das da­mas de las gran­des tien­das y los fu­tres que ha­cen lus­trar sus bo­tas por los ga­ña­nes que se ins­ta­lan en la pla­za de ar­mas… (Con­ti­nua­rá)

De so­pe­tón en el ca­mino se de­tu­vo pa­ra leer las le­tras de una pi­za­rra “hoy car­ne de cas­ti­lla”, no po­día creer­lo; po­cos días atrás no ha­bía que co­mer y aho­ra pues.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.