Jor­ge Ma­nu­kian: de em­pre­sa­rio ho­te­le­ro a res­tau­ra­dor

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Portada - Ni­co­lás Irri­ba­rra. Fo­to­gra­fías :Ma­nuel Dio­ca­res. © 2016 La Tri­bu­na

Jor­ge Ma­nu­kian es un em­pre­sa­rio an­ge­lino, con pa­dres de pro­ce­den­cia pa­les­ti­na, - de he­cho su pa­dre na­ció en Be­lén, y to­do lo que su­ce­dió des­de el co­mien­zo del ge­no­ci­dio ar­me­nio, mar­ca­ron a su abue­lo, pa­dre e in­clu­so a él. Es­te mis­mo hom­bre, que des­de ha­ce al­gún tiem­po ha desa­rro­lla­do su ca­pa­ci­dad em­pren­de­do­ra de ma­ne­ra fe­no­me­nal, al día de hoy, con 58 años, y to­da una vi­da en Los Án­ge­les, se ca­só con Pa­tri­cia Avi­lés ha­ce 35 años, con la cual tu­vo tres hi­jos. Fue con su nú­cleo fa­mi­liar, con quien to­mó la de­ci­sión de aven­tu­rar­se pa­ra ser pro­pie­ta­rio del mí­ti­co Ho­tel Al­cá­zar, al­go que nun­ca an­tes ha­bía he­cho con al­gu­nos de sus ne­go­cios. “El ru­bro ho­te­le­ro se dio to­do por­que mi pa­dre fue ho­te­le­ro, com­pró la con­ce­sión del Ho­tel Al­cá­zar el año 68, has­ta el 72 cuan­do fue ex­pro­pia­do. Y des­pués no­so­tros se­gui­mos nues­tras vi­das ca­da uno por su cuen­ta, y reini­cié el te­ma ho­te­le­ro el año 2006, cuan­do com­pré la ca­sa que era de mis pa­pás y la trans­for­mé en ho­tel, el Di­kran, que es el nom­bre de mi pa­pá”, co­men­tó. Ade­más, aña­dió que “has­ta el mi­nu­to el ne­go­cio ho­te­le­ro es muy com­ple­jo, que re­quie­re mu­cha in­ver­sión, y de­be es­tar co­mo un re­loj. Es ad­mi­nis­trar una ca­sa, pe­ro mu­cho más gran­de. Más que na­da es un ho­tel de tu­ris­mo-co­mer­cial”. Tras to­dos es­tos años li­de­ran­do el ho­tel que se ubi­ca en ca­lle Co­lo Co­lo con Al­ma­gro, se de­ci­dió en ad­qui­rir el Al­cá­zar, y la idea era una so­la: re­cu­pe­rar el edi­fi­cio. “Los due­ños an­te­rio­res me lo ofre­cie­ron, no te­nían ellos nin­gu­na po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­rar­lo. In­ten­ta­ron ven­der­lo, hu­bo re­ma­tes, pe­ro no ha­bía in­tere­sa­dos. Me lo ofre­cie­ron, les pe­dí un tiem­po, y al fi­nal lle­ga­mos a acuer­do. Fue­ron va­rios años des­de que ocu­rrió el te­rre­mo­to, al año ya te­nían ven­di­do los mue­bles y el me­na­je. In­tere­sa­dos no ha­bían, y si lle­ga­ron, se da­ban cuen­ta que no te­nían es­ta­cio­na­mien­to”,

MA­NU­KIAN JUN­TO A SU FA­MI­LIA, con quie­nes to­mó la de­ci­sión de ad­qui­rir el Ho­tel Al­cá­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.