Un pro­ble­ma de con­cep­to

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Opinión -

Uno de los prin­ci­pa­les ar­gu­men­tos pa­ra jus­ti­fi­car el abor­to apun­ta a la li­ber­tad de ele­gir, de tal for­ma que es­te su­pues­to de­re­cho so­la­men­te se­ría ejer­ci­do por quie­nes op­ten por él. Así, quie­nes no quie­ran abor­tar, que no lo ha­gan, pe­ro que no im­pon­gan su op­ción a los de­más. La ver­dad es que ha­ce ra­to que de­bié­ra­mos ha­ber caí­do en la cuen­ta que lo bueno y lo ma­lo, o si se pre­fie­re, los de­re­chos hu­ma­nos, no pue­den de­pen­der de lo que unos pien­sen, crean o quie­ran de ma­ne­ra au­tó­no­ma y com­ple­ta­men­te sub­je­ti­va, por­que tal co­mo “en gus­tos no hay na­da es­cri­to”, lo mis­mo pa­sa res­pec­to de idea­les, de­seos o in­tere­ses. Es por eso que el fun­da­men­to de­be ser más pro­fun­do. Es co­mo si un gru­po abo­ga­ra por res­ta­ble­cer la es­cla­vi­tud, en aten­ción a su gran in­te­rés en ello y que se­ña­la­ra que só­lo se ha­ría pa­ra cier­tos ca­sos (v. gr., pa­ra al­gu­nos con­de­na­dos). An­te quie­nes re­cla­ma­ran adu­cien­do “va­lo­res ob­je­ti­vos”, po­drían con­tes­tar que to­do es un asun­to de li­ber­tad, y que si se opo­nen a es­ta me­di­da, que no ten­gan es­cla­vos, pe­ro que no im­pon­gan su vi­sión a otros. Ob­via­men­te al­guien po­dría de­cir que se tra­ta de una com­pa­ra­ción im­pro­pia, por­que en el pre­sen­te ca­so se pue­de “ver” al es­cla­vo, no así al no na­ci­do. Con to­do, la tec­no­lo­gía ac­tual ca­si per­mi­te “to­car” al que es­tá por na­cer. Sin em­bar­go, y más allá de li­ber­ta­des, in­tere­ses o “vi­si­bi­li­da­des”, lo que mu­chos ale­ga­rían res­pec­to de la es­cla­vi­tud, es que su le­gi­ti­ma­ción no de­pen­de del ca­pri­cho de al­gu­nos, ni si­quie­ra de la ma­yo­ría, sino a un pro­ble­ma de con­cep­to: la in­he­ren­te igual­dad y dig­ni­dad de to­dos los miem­bros de la es­pe­cie hu­ma­na, al mar­gen de sus cir­cuns­tan­cias. Por tan­to, no só­lo da­rían igual esos in­tere­ses o li­ber­ta­des, sino que se­rían un fun­da­men­to ri­dícu­lo pa­ra el fin que bus­can. Por tan­to, la cla­ve es si to­dos los miem­bros de la es­pe­cie hu­ma­na, in­clui­dos los no na­ci­dos, son en ver­dad esen­cial­men­te igua­les y me­re­ce­do­res de res­pe­to, no por una con­ce­sión gra­cio­sa de quien de­be res­pe­tar­los, sino por pro­pio de­re­cho. En ca­so con­tra­rio, si al­gu­nos pre­ten­den que cier­tos se­res hu­ma­nos ten­gan de­re­chos evi­den­tes e in­dis­po­ni­bles in­clu­so pa­ra sí mis­mos (pues na­die pue­de ha­cer­se es­cla­vo, aun­que quie­ra) y otros úni­ca­men­te cuan­do con­ven­ga a las ma­yo­rías (los no na­ci­dos), la con­tra­dic­ción no es só­lo evi­den­te, sino que en el fon­do, se es­tá bo­rran­do con el co­do lo que se es­cri­be con la mano.

Max Sil­va Ab­bott Doc­tor en De­re­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.