El cos­to so­cial del ba­jo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Editorial Del Director - Ga­briel Her­nán­dez Di­rec­tor

El pa­sa­do miér­co­les 7 de sep­tiem­bre, el Ban­co Cen­tral pre­sen­tó su In­for­me de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria ( IPOM), el cual arro­jó ni­ve­les preo­cu­pan­tes en ma­te­ria de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. La pro­yec­ción ba­jó a un ran­go de 1,5% a 2% y asi­mis­mo, re­du­jo las es­ti­ma­cio­nes pa­ra el 2017 de 2%a 3%. Mien­tras el fon­do mo­ne­ta­rio in­ter­na­cio­nal ha ci­fra­do que paí­ses ve­ci­nos co­mo Pe­rú cre­ce­rán al 3,7% o Ar­gen­ti­na que se ha pues­to el desafío de cre­cer el pró­xi­mo año de un 3 a un 5%, resulta ver­da­de­ra­men­te de­li­ca­do lo que es­tá ocu­rrien­do a ni­vel na­cio­nal. Den­tro de los fac­to­res ex­pues­tos por los ex­per­tos, lo que ga­ti­lla­ría es­ta con­trac­ción se­rían prin­ci­pal­men­te los fac­to­res in­ter­nos. Las re­for­mas im­pul­sa­das por el eje­cu­ti­vo y la des­con­fian­za que exis­te en el sec­tor pri­va­do man­tie­nen ten­so el am­bien­te fren­te a la po­si­bi­li­dad de le­van­tar las ci­fras. Ge­ne­ral­men­te, es­tos in­di­ca­do­res no nos di­cen na­da, nos cues­ta en­ten­der­los y las per­so­nas di­fí­cil­men­te pue­den to­mar en cuen­ta lo re­le­van­te que son. Las ci­fras me­dio­cres que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do el país, se tra­du­cen en po­cas pa­la­bras, en per­so­nas con más ba­jos in­gre­sos, em­pleos pre­ca­rios o de­re­cha­men­te, ce­san­tía. Lo que in­di­có el BC es­ta se­ma­na, en re­su­men es el peor re­gis­tro que ten­ga nues­tro país des­de 1990 y aun­que la pro­pia Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca le pon­ga pa­ños fríos a la si­tua­ción, sos­te­nien­do que la in­ver­sión en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca “co­mo hos­pi­ta­les, cen­tro de sa­lud, vi­vien­das, ca­rre­te­ras, puen­tes”, po­drían re­cu­pe­rar el rit­mo de la eco­no­mía, ge­ne­rar más em­pleos y brin­dar pro­tec­ción a las fa­mi­lias, la ver­dad de las co­sas es que no es­tá na­da de fá­cil, con­si­de­ran­do la pro­yec­ción que se es­ti­ma pa­ra el 2017. El eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, Gui­ller­mo Pat­ti­llo, ha si­do en­fá­ti­co en se­ña­lar que son los pro­pios ele­men­tos in­ter­nos del país los que tie­nen el fre­na­zo en ma­te­ria de cre­ci­mien­to. El pro­fe­sio­nal ha acu­sa­do una ma­la ges­tión lo­cal, “re­for­mas mal he­chas” las que ha lla­ma­do “an­ti mer­ca­do”, por­que ase­gu­ra que han ge­ne­ra­do un des­pres­ti­gio so­bre la ac­ti­vi­dad pri­va­da, lo cual ha pro­vo­ca­do un da­ño gra­ve. De es­ta ma­ne­ra, el desafío del go­bierno de re­cu­pe­rar la eco­no­mía, pa­re­cie­ra ha­ber­se es­tan­ca­do y to­do in­di­ca que se­rá la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción, sea cual sea el pen­sa­mien­to ideo­ló­gi­co que es­co­ja la ciu­da­da­nía, la que ten­drá que ha­cer­se car­go del pro­ble­ma. En con­clu­sión, la des­ace­le­ra­ción que tie­ne ac­tual­men­te el país, se­gún las vo­ces au­to­ri­za­das de la eco­no­mía, no evi­den­cia que ha­brá una so­lu­ción en el cor­to pla­zo. Afor­tu­na­da­men­te en la re­gión del Bio­bío y Los Án­ge­les es­pe­cial­men­te, el de­sem­pleo se en­cuen­tra es­ta­bi­li­za­do, pe­ro no hay que con­fiar­se, ya que el efec­to en ca­de­na que pue­de pro­du­cir­se con es­te mo­des­to es­ce­na­rio, po­dría te­ner se­rias con­se­cuen­cias si no exis­te un des­pe­gue im­por­tan­te en to­dos los ru­bros. Co­mo no­ta al mar­gen, en la mi­cro­eco­no­mía, tam­bién se de­ben im­pul­sar es­tra­te­gias que per­mi­tan mo­ti­var el em­pren­di­mien­to, el desa­rro­llo y tam­bién el aho­rro. Ac­tual­men­te, se­gún el eco­no­mis­ta Gino Lo­ren­zi­ni, de Fe­li­ces y Fo­rra­dos, no hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre una per­so­na que aho­rra en su ca­sa o en el Ban­co, por lo tan­to, los be­ne­fi­cios de mo­ti­var la in­ver­sión in­di­vi­dual tam­po­co fa­vo­re­ce a un me­jor cli­ma de ne­go­cios a ni­vel na­cio­nal. Hay que des­pe­gar en la gran in­dus­tria, el co­mer­cio, la cons­truc­ción, pe­ro tam­bién a ni­vel de per­so­nas. Ar­dua ta­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.