Elec­cio­nes: más que una pa­sa­re­la de ig­no­ran­cia

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Fran­cis­co Mu­ñoz Al­men­dras Ciu­da­dano

ca­da par­ti­do cree o de­fien­de.

Me pa­re­ce una fal­ta de res­pe­to enor­me a la ciu­da­da­nía que se pre­ten­da con­ver­tir las elec­cio­nes en una es­pe­cie de con­cur­so de be­lle­za o sim­pa­tía, que sea tan­ta la ne­ce­si­dad de los par­ti­dos de te­ner un cu­po en al­gún car­go mu­ni­ci­pal o gu­ber­na­men­tal, eli­gien­do per­so­na­jes sin idea­rios po­lí­ti­cos de­fi­ni­dos, que nun­ca en su vi­da han com­par­ti­do los idea­les que pue­da de­fen­der uno u otro par­ti­do, y que in­clu­so, ni si­quie­ra han par­ti­ci­pa­do en el mis­mo par­ti­do, per­so­nas que in­clu­so son ca­pa­ces de trai­cio­nar sus pro­pios idea­les por de­fen­der los de otros a su con­ve­nien­cia, pa­ra te­ner así un cu­po pa­ra par­ti­ci­par en las pró­xi­mas elec­cio­nes, ol­vi­dan­do en mu­chos ca­sos a las ba­ses de sus pro­pios par­ti­dos, ba­ses que pue­den lle­var in­clu­so años es­pe­ran­do la opor­tu­ni­dad de po­der ofre­cer al­go más que un puer­ta a puer­ta a la co­mu­ni­dad, ofre­cien­do es­ló­ga­nes y pro­pues­tas ela­bo­ra­das tras bam­ba­li­nas, o por ellos mis­mos, ya que en mu­chos ca­sos, las pro­pues­tas ni si­quie­ra son ela­bo­ra­das por los mis­mos can­di­da­tos, ba­ses que ven la opor­tu­ni­dad de mos­trar sus ideas, pe­ro en nom­bre de otro per­so­na­je ajeno a sus par­ti­dos o idea­les, ba­ses que lo han da­do to­do por sus par­ti­dos y han de­ja­do sus pies en la ca­lle pa­ra que sus ideas sean re­pre­sen­ta­das, ba­ses que mu­chas ve­ces se en­cuen­tran sin ser to­ma­das en cuen­ta por­que son per­so­nas que no cuen­tan con los re­cur­sos pa­ra ar­mar cam­pa­ñas, pe­ro que son per­so­nas que sí es­tán pre­pa­ra­das pa­ra ha­cer una sa­na y bue­na po­lí­ti­ca, ba­ses que sí en­tien­den la di­fe­ren­cia en­tre li­be­ra­lis­mo clá­si­co, li­be­ra­lis­mo con­ser­va­dor, lai­cis­mo, con­ser­va­du­ris­mo o so­cial­de­mo­cra­cia.

¿ Tie­ne im­por­tan­cia que se­pan la di­fe­ren­cia que exis­te en­tre di­fe­ren­tes pos­tu­ras fi­lo­só­fi­cas en el ám­bi­to po­lí­ti­co? Cla­ro que sí, ya que son esas ideas las que fi­nal­men­te son vo­ta­das en ca­da elec­ción, ideas que mues­tran dis­tin­tas vi­sio­nes de Es­ta­do, de có­mo ma­ne­jar­lo y de ha­cia dón­de lle­var los des­ti­nos de la Re­pú­bli­ca.

Creo que por es­ta ra­zón, en­tre otras más, Chi­le se en­cuen­tra su­mi­do en una gra­ve cri­sis po­lí­ti­ca, por­que han des­cui­da­do enor­me­men­te la elec­ción de las per­so­nas que de­fien­den sus di­ver­sas pos­tu­ras y vi­sio­nes po­lí­ti­cas. Es ne­ce­sa­rio de­jar la po­lí­ti­ca a quie­nes sa­ben y en­tien­den de po­lí­ti­ca, a las per­so­nas que lle­van qui­zás una vi­da es­pe­ran­do po­der ser con­si­de­ra­dos, y que a pe­sar de es­tar pre­pa­ra­dos, por al­gu­na ra­zón no son to­ma­das en cuen­ta y son pos­pues­tas por apa­re­ci­dos que lo úni­co que tie­nen que ofre­cer es un ros­tro o el di­ne­ro, ya sea de la per­so­na en cues­tión o el de la pa­re­ja de turno.

Es ne­ce­sa­rio que la po­lí­ti­ca vuel­va a su ADN ori­gi­nal, a los apa­sio­na­dos que sue­ñan desde hace mu­chos años con ver a la Re­pú­bli­ca en un me­jor es­ta­do, sien­do ma­ne­ja­da co­rrec­ta­men­te, una Re­pú­bli­ca al ser­vi­cio de sus hi­jos. Es ne­ce­sa­rio que la po­lí­ti­ca vuel­va y sea di­ri­gi­da por hom­bres y mu­je­res que sue­ñan con en­tre­gar un me­jor por­ve­nir a sus hi­jos, a los que sa­ben y en­tien­den que en sus car­gos pue­den de­fen­der los idea­les que ca­da par­ti­do re­pre­sen­ta, y que con es­pe­ran­za ca­da cuatro años son vo­ta­dos por per­so­nas que es­pe­ran que sean re­pre­sen­ta­das ge­nui­na­men­te.

Es im­por­tan­te que la ciu­da­da­nía no se de­je pa­sar más a lle­var, y que a pe­sar de que tie­ne una ca­si nu­la edu­ca­ción cí­vi­ca, en­tien­da que no bas­ta só­lo con ale­grar­se, con que el ami­go, el fa­mi­liar o el po­lí­ti­co de mo­da (que en mu­chos ca­sos ni si­quie­ra son de la co­mu­na por la cual se es­tán can­di­da­tean­do) o equis can­di­da­to va­ya ins­cri­to en una pa­pe­le­ta, sino que es ne­ce­sa­rio que la ciu­da­da­nía exi­ja ca­li­dad en esa per­so­na: ca­li­dad éti­ca, edu­ca­cio­nal, po­lí­ti­ca y doc­tri­nal. Só­lo así ve­re­mos a gen­te que en verdad es­tá pre­pa­ra­da pa­ra di­ri­gir los des­ti­nos de nues­tra ama­da Re­pú­bli­ca.

Es­pe­re­mos que la ciu­da­da­nía, así co­mo tie­ne la ca­pa­ci­dad de exi­gir ca­li­dad en el comercio, sa­lud o edu­ca­ción, tam­bién exi­ja ca­li­dad en los po­lí­ti­cos, an­ti­guos o nue­vos, que se pre­sen­ten a elec­cio­nes, ya que en la ca­li­dad de ellos ve­re­mos la ca­li­dad fi­nal­men­te de que to­das las re­for­mas, pro­pues­tas y pro­yec­tos sean bien he­chas y eje­cu­ta­das, pro­pues­tas que den lo me­jor de sí pa­ra cum­plir con las ne­ce­si­da­des y ex­pec­ta­ti­vas de los hi­jos de es­ta tie­rra, ca­li­dad que fi­nal­men­te nos lle­va­rá a que Chi­le sea la co­pia feliz del Edén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.